Regresa el rey del gore con los fatalities más espectaculares e impactantes. Primeras impresiones de Mortal Kombat 11.

Durante el pasado fin de semana pudimos disfrutar de la beta cerrada de Mortal Kombat 11, la nueva entrega de esta veterana saga de lucha. Este período de prueba nos ha servido a muchos para ver de primera mano que tal luce y funciona lo nuevo de NetherRealm Studios, y lo cierto es que tiene muy buena pinta y mucho potencial. Así pues, veamos que tal ha sido nuestra primera toma de contacto con esta entrega, la cual ya podemos adelantaros que tiene todas las papeletas para convertirse en la mejor de la saga.

La saga Mortal Kombat tiene una larga historia a sus espaldas y una gran cantidad de entregas, así como crossover o spin-off. Sin embargo, la serie numerada es en teoría la que sigue en cierta parte el legado clásico, la que mantiene la esencia y la identidad que en su día la hizo desmarcar frente a sus competidores como un referente dentro del género de lucha, ya que solamente en ella podemos ser partícipes de las ejecuciones más alocadas de los videojuegos a la par que macabras. Por ello, nos gustaría avisar a todas aquellas personas aprensivas que en este videojuego puede haber material que quizás les sea un tanto delicado, pues Mortal Kombat 11 no se corta ni un pelo a la hora de cortar, desmembrar, trocear, cercenar, descuartizar… y así todas las formas que se os ocurran de generar dolor y sangrado en cantidades industriales.

NetherRealm Studios es parte de esa historia, así como uno de los puntos de inflexión clave dentro de la saga. Y es que la franquicia estaba atravesando una etapa bastante mala con unas entregas un tanto flojas y discutibles, así que no fue hasta que este estudio asumió su desarrollo que las cosas empezaron a cambiar con un Mortal Kombat 9 muy redondo en casi todos sus aspectos. Pero eso no es todo, pues la calidad y la ambición de cada nueva entrega solamente ha hecho que aumentar con el trabajo realizado y el paso de los años.

Y esa encarecida dedicación, mimo y amor que el estudio brinda a sus trabajos, es el motivo por el cual seguramente salgan joyas como la que seguramente tengamos entre manos en un futuro muy cercano, Mortal Kombat 11. Tras algo más de cuatro años volveremos a ver a Scorpion, Johnny Cage, Sub-Zero, Raiden o Sonya repartir tortas como panes. De esta forma, la prueba que hemos podido disfrutar, no es más que un pequeño ápice de todo lo que tendremos en la versión final. Sin embargo, es una pequeña muestra de que las cosas se han hecho bien y que la presentación ha sido la adecuada.

El contenido de la demostración ha sido enfocado a la vertiente online, por lo que tenemos el acceso muy restringido al resto de opciones. Las posibilidades que tenemos disponibles son: el Modo Torres y Partida Informal. La primera de ellas, ya es un clásico dentro de la licencia con lo que es de agradecer que se introduzca de nuevo. El segundo nos ofrece disputar partidas online contra otros jugadores, las cuales nos permiten ver que tal funciona el sistema de matchmaking y el comportamiento de este en los distintos emparejamientos. En este sentido, hemos de decir que la experiencia ha sido muy gratificante y que solamente hemos encontrado demoras puntuales en la búsqueda de contrincantes. Por otro lado, los personajes que se podían seleccionar eran: Scorpion, Baraka, Kabal, Jade y Skarlet.

A partir de este punto, vamos a focalizar más el apartado jugable y su comportamiento, pues creemos que es la faceta que más cambios ha sufrido y que más puede interesar conocer antes de que el título se ponga a la venta. En este sentido, la propuesta sigue los patrones y la esencia de las anteriores entregas, así como el mismo sistema de control, es decir, tenemos dos botones para los puñetazos, otros dos para las patadas y uno para defendernos. Sin embargo, se han realizado varios ajustes o cambios, los cuales en primera instancia nos parecían que mermaban un tanto el ritmo del juego, aunque a medida que hemos ido jugando ha resultado ser todo lo contrario.

El primero de los cambios a mencionar, el que quizás sea el más notable, es la división del medidor de energía. Este se ha fraccionado en dos partes con el fin de separar los ataques ofensivos y los defensivos, buscando de esta forma equilibrar un tanto más la experiencia de juego. Y a decir verdad, lo consigue de buena manera. Al tener ahora una barra para cada acción, podemos medir mejor nuestras acciones y estrategias en los distintos combates según la situación en la que nos encontremos, es decir, al no tener una única barra de energía para ejecutar todas las acciones, vemos que tenemos más posibilidades a nuestro alcance. Sin embargo, esto no significa que podamos ejecutar técnicas, movimientos especiales, contras o cualquiera de estos elementos sin límites, puesto que sigue habiéndolos. Sencillamente ahora tenemos dos barras diferenciadas con dos medidores que según vamos asestando golpes o defendiéndonos van llenándose. Una vez disponemos de uno de ellos, podemos usar esas porciones para realizar golpes fuertes o mejorados, técnicas especiales, maniobras de esquiva, utilizar objetos del escenario, cancels o breakers

Otro de los elementos que debutan en esta nueva entrega son los Fatal Blows, unas técnicas especiales que nos brindan una oportunidad cuando estamos contra las cuerdas. Nos explicamos. Estos movimientos vienen a sustituir los movimientos X-Ray de las dos anteriores entregas, los cuales, si los acordáis, no son más que unas técnicas devastadoras que se ejecutaban una vez habíamos cargado el medidor de energía al tope. Así pues, los Fatal Blows le dan una vuelta de tuerca a ese concepto. Ahora no tendremos que esperar a un indicador lleno, sino que podremos ejecutarlos una vez nos encontremos con un 30% de nuestra vida restante o menos, de ahí la última oportunidad de remontar el combate que os comentábamos.

Sinceramente, la inclusión de los Fatal Blows se nos plantea de una forma bastante justa a la par que bien medida, es decir, ahora los combates tendrán tensión hasta el final e incluso serán más espectaculares si cabe. Asimismo, las animaciones o secuencias que se activan una vez ejecutamos un movimiento de esta clase son los más dolorosos, así como los más brutales que podamos encontrar en este nuevo Mortal Kombat.

Los cambios o mejoras citados hasta ahora son los más destacables que hemos podido apreciar en esta demostración, aunque también cabría destacar que ahora el sistema de defensa ha sido mejorado un tanto para dotarlo de mayor profundidad o recompensa. La defensa, en esta entrega, premiará a quienes mejor jueguen o mejor sepan medir el tempo, pues aquellas coberturas realizadas justo en el momento del impacto del enemigo harán que este mismo salga despedido un poco hacia atrás. De este modo, se crea un poco de espacio entre el enemigo y nosotros, el cual nos permitirá tener un pequeño respiro si nos están sometiendo a una oleada de ataques incesante. También se ha eliminado la posibilidad de correr, así como la barra de resistencia, por lo que ahora deberemos medir bien la distancia entre el rival y nosotros.

Por otro lado, otro aspecto que nos gustaría tratar es la personalización de los personajes, los cuales no solamente han recibido un rediseño, sino que también han visto como su kit de habilidades ha cambiado. Por ello, nos tocará como volver a aprender a jugar con cada uno de ellos a pesar de que en esencia se sigue jugando como siempre. En cuanto a la personalización, hemos de decir que el editor del que dispone el videojuego nos deja hacer prácticamente lo que queramos con los luchadores, es decir, tenemos a nuestro alcance la posibilidad de diseñar nuestro propio estilo de lucha para cada uno de ellos. Asimismo, también podemos modificar sus aspectos con una gran variedad de piezas de equipo o elementos cosméticos.

A nivel técnico o gráfico, Mortal Kombat 11 nos parece una verdadera bestia, una pasada que nos ha encandilado y entrado directamente por los ojos. Los escenarios están llenos de detalles y como siempre cargado de elementos con los que interactuar, los efectos y las animaciones están a nivel muy alto, presentando un acabado excelente y una ejecución impecable. Asimismo, los modelados de los personajes es de lo mejor que hemos podido ver en mucho tiempo en el género. Así pues, sencillamente estamos ante un apartado que es brillante y el cual pocos defectos se podrían resaltar para mal.

Esto ha sido todo en cuanto a nuestras primeras impresiones de Mortal Kombat 11, la nueva incursión de NetherRealm Studios en los juegos de lucha. Por nuestra parte, nos estamos mordiéndonos las uñas debido a la ansiedad porque llegue el día 23 de abril, día en el cual se lanzará el videojuego al mercado y, por fin, podremos disfrutar plenamente de esta propuesta en su versión final. Si queréis un consejo, y os lo decimos desde el corazón, no le quitéis el ojo a este título porque dará mucho que hablar en los próximos meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.