Un negocio, a medida que crece y se desarrolla, debe reflejar esa expansión para que visión de la empresa quede representada frente al cliente. Cualquier marca que esté bien diseñada debe responder a un objetivo claro, el de ser escalable y que esto ayude a que siga siendo funcional a medida que va creciendo.

Una de las grandes capacidades a desarrollar por parte de una empresa es que sea lo más flexible posible para satisfacer las necesidades siempre cambiantes de los usuarios y poder estar en sintonía con las tendencias del mercado con respecto al consumo e interacción.

El cambio de imagen corporativa responde a ese objetivo de las empresas para seguir resultando atractivas de cara a los clientes. En el sector de los videojuegos, y en concreto Xbox, esto ha sido una constante desde sus inicios allá por 1998. Fuera de Xbox, pero dentro del sector, ya en Comunidad Xbox comentábamos el registro de la marca Matter y la creación de un nuevo logotipo, algo que podría estar derivado de la potente inversión del gigante tecnológico chino NetEase en la desarrolladora Destiny Bungie.

¿Cuánto de importante es actualizar la imagen corporativa para ofrecer una impresión fresca y actualizada de la marca? Esos información la mostramos con detalle a continuación

Adaptarse a los nuevos tiempos e incorporar los cambios de hábito de la sociedad

Las marcas y su imagen no son elementos atemporales y estancos que no deben ser modificados. Todo lo contrario, el sistema de Branding está para ser revuelto de manera frecuente, aunque eso suponga una serie de reajustes muy cuidadosos.

No cabe duda de que los cambios pueden provocar una disminución o asociación por parte de los clientes, pero para enfrentarse a estos cambios hay que realizar análisis y estudios previos en los que se pongan sobre la mesa todos los escenarios posibles que pueden aparecer tras el rebranding.

En la mayoría de ocasiones, el cambio de imagen corporativa no responde únicamente a una sustitución del logo o el eslogan, sino que lo que se quiere conseguir es adaptar la compañía a los nuevos tiempos, incorporando los cambios de hábito de la sociedad. Importantísimas marcas de reconocido prestigio a nivel global han cambiado sus colores identificativos para lograr una mayor aceptación por parte del público.

Y aunque el proceso de cambio de imagen corporativa lleve aparejado, a priori, la idea de que es necesaria dedicar una gran inversión para tal efecto, la realidad es que en internet encontramos plataformas que permiten realizar esta tarea de manera cómoda. Con Oberlo estaremos creando un logo fácilmente de manera gratuita, gracias a las herramientas que ofrece esta web.

Cuando las empresas actualizan la imagen corporativa, modifican su nombre, combinan o incluso separan elementos de su logo, lo que deben buscar es que su esencia, sus señas de identidad, sigan siendo el arma más potente para llegar al público. Esto obliga a que los cambios visuales o de contenido en la imagen corporativa deben aparecer siempre para sumar y no deben romper con la confianza y la fidelidad establecidas con la audiencia.

En esta tarea deben participar todos los empleados de la empresa, pues un cambio de imagen corporativa es algo más que echar mano de herramientas para crear logotipos. Dar este paso supone ser más accesibles a los clientes, mostrar el crecimiento de la marca y adaptarse a los nuevos tiempos y las demandas de la sociedad.

Mostrar el crecimiento de la marca

Esta es una de las razones que está detrás de muchos cambios de imagen corporativa. Al igual que los logos o eslóganes no deben ser estancos en el tiempo e inamovibles y deben adaptarse a los nuevos tiempos, con las empresas ocurre algo similar.

El objetivo de todas las empresas es seguir creciendo, pues el crecimiento se asocia a más ingresos y más beneficios. Comentábamos anteriormente que las empresas tienen que ser escalables y esto implica lanzar nuevos productos, ofrecer nuevos servicios… y es ahí cuando llega aparece el momento de re-evaluar la marca para que sea más accesible.

Con el crecimiento de la empresa y la adaptación a los nuevos tiempos de la imagen corporativa llega también la necesidad de trabajar en los nuevos usos de la marca y las aplicaciones aceptadas en ese rediseño del branding.

Llegar a más clientes potenciales

Un último motivo que invita a replantearse el proceso de branding en cualquier empresa es asumir que la imagen de marca conecta de forma directa y visual con los clientes. Si el segmento de los clientes cambia o se hace más amplio, esto debe aparecer también en el logotipo y la imagen corporativa.

Las empresas que triunfan son, por norma general, aquellas que muestran una imagen dinámica en las que el público percibe una evolución pero se sigue sintiendo representado. En ocasiones, basta únicamente con cambiar la imagen corporativa de marca para renovar el interés del público actual y captar ese interés creciente en otros actores.

Un cambio de imagen corporativa a tiempo es, aunque parezca contradictorio, permanecer en la idea primigenia de toda empresa, que debe ser seguir mostrándose atractivos de cara al público. Cuando las marcas cambian junto a su público, las marcas perduran y a la vez, crecen.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.