Mark Rubin, productor ejecutivo de Call of Duty: Ghosts, ha explicado que desarrollar para seis plataformas fue una “tarea brutal”, y que sumado a la revisión del motor gráfico, la historia y el nuevo mundo, “quizás no fue la decisión más inteligente”.

Comenta que pasaron de 70-80 personas en el estudio a 150, ya que no querían cederles ninguna de las versiones a estudios, sino que “queríamos asegurarnos de que éramos nosotros los que las hacíamos”.

“Sabíamos que sería muchísimo trabajo, y acabó siendo muchísimo trabajo, pero desde luego, era lo que nosotros queríamos“, concluía Rubin.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.