Además, fue desarrollado en tan solo 2 meses por el equipo de Epic.

Fortnite Battle Royale llegó al mundo de los videojuegos por sorpresa y se abrió camino en el mercado de un terreno joven, como es el género battle royale, que estaba dominado por PUBG. A pesar de que su lanzamiento inicial estuvo plagado de controversia, ya que muchos lo tildaron de ser una copia de PUBG, las opiniones cambiaron rápidamente cuando los jugadores vieron lo diferente que era realmente y lo dedicada que era Epic con esta nueva comunidad. Con nuevos modos, eventos y recompensas semanalmente, no fue difícil para Epic ganarse a los fans y batir algunos récords.

Con lo intrincada que es la mecánica de construcción y la cantidad de nuevo contenido que ha llegado, desde la presentación del nuevo modo, muchos podrían sorprenderse de saber que realizar este modo sólo llevó dos meses de desarrollo.

Según Ed Zobrist de Epic Games durante su panel en la GDC: “Empezamos a trabajar en esto justo en el momento en que Save the World salía a la luz”, mencionó Zobrist. Save the World, el juego PvE, fue lanzado el 21 de julio y Fornite Battle Royalle llegó el el 26 de septiembre.

Dos meses tardaron en crear algo que ya se ha apoderado de todas las plataformas principales, ha introducido el crossplay, e incluso está dominando el mercado móvil también. Zobrist también comentó que para asegurarse de que la experiencia fuera lo que los jugadores querían, Epic recurrió a la ayuda externa de expertos que están familiarizados con la intrincada naturaleza de los multijugadores PvP.

“Fue el equipo de Unreal Tournament el que apareció a echarnos una mano para que básicamente pusiéramos lo que pensábamos que sería una versión PvP dentro de nuestro juego PvE”.