Un broche de oro para quizá la historia más emotiva de amistad de la saga.

Square Enix y Hajime Tabata en particular ya notificaron la idea que tenían para Final Fantasy XV y la importancia para ellos del juego como servicio y así lo han demostrado con el título que nos concierne. Si bien no ha agradado a muchos de los que han disfrutado de esta saga durante años, para mí y para la gran mayoría ha resultado ser un Final Fantasy de los pies a la cabeza, pese a sus carencias que todos conocemos y los cambios en su mecánica. Ahora, después de un año entero de contenido y actualizaciones mes a mes, ha sido lanzada la Royal Edition, la edición más completa del juego y por ende la perfecta para todo aquel que todavía no ha tenido la oportunidad de jugar a Final Fantasy XV o para el que quiere saber más del universo que engloba el título, como es mi  caso.

Nota: Esta reseña contiene Spoilers, pero no de su final. Leerlo no te destripará la trama, pero sí alguna cosa que es mejor descubrir por si solo aunque ya nos notificaran en las notas del DLC el contenido que contiene así como de los nuevos jefes.

Contenido del pase de temporada incluido

En primer lugar cabe destacar que esta edición contiene todo el contenido lanzado hasta la fecha, con lo que engloba lo siguiente: Episodio Gladiolus, Prompto y Ignis, multijugador Hermano de Armas del cual hicimos una extensa reseña y de su contenido, y por ultimo todo el contenido descargable como armas, trajes, recetas, misiones y por supuesto todas las actualizaciones. Pero incluye además algunas cosas que también estaban pensadas en un primer momento para la versión Windows Edition, como la cámara en primera persona.

Reseña de Final Fantasy XV: Hermanos de Armas

Dicho esto, no hace falta decir que esta edición es lo que tuvo que ser el juego en desde su lanzamiento, algo evidente pero que no entrare en debates sobre ello, porque pese a ello soy un jugador que le ha echado más de 260 horas al título, que no es poco. Los Episodios los recomiendo encarecidamente, sobre todo el que para mi opinión es el más redondo de todos ellos y con unas cotas de epicidad bastante altas, el Episodio Ignis. Por otra parte y para completar el contenido del pase de temporada, se encuentra el multijugador Hermanos de Armas, que como dije en su momento, si os gusto el film tanto como a mí lo disfrutareis, aunque con un pequeño lastre en la consola de Microsoft, la casi imposibilidad de encontrar jugadores y teniendo que jugar con bots en casi toda su plenitud. Pese a lo dicho, Hermanos de Armas, es algo que todo seguidor debe probar y que además tocará el contenido de esta Royal Edition y lo nuevo añadido especialmente para la ocasión.

¿Qué hay de nuevo?

Empezaré por lo más básico y lo que de seguro será lo más inmediato que probarán los que ya hayan jugado al título y los que no, la cámara en primera persona. Esta opción que se activa pulsando los dos stick al mismo tiempo, nos dará la opción de ver el mundo desde los ojos del propio Noctis o de los compañeros con los que puedes intercambiar en combate. Sin embargo, dada la velocidad endiablada de los combates y el continuo movimiento, es algo que funcia mejor sobretodo en la exploración, aunque no deja de ser algo muy ‘guay’ y más como añadido extra.

Otras de las novedades de esta edición es el tema de los vehículos, de dos de ellos especialmente, el Barco Real y el Regalia Type-D. El primero de ellos ahora podremos usarlo para navegar por las aguas del Reino de Lucis, teniendo tres puntos en los que tendremos disponible un muelle: Altissia, el embarcadero de Galdin y Cape Caem. Además con la embarcación, que cabe destacar que es bastante manejable y rápida, tendremos la oportunidad de tomar nuevas fotos gracias a Prompto en puntos clave, descansar, tener acceso a la tienda y lo que es lo más importante, localizar nuevas zonas de pesca en alta mar teniendo la ocasión de hacernos con nuevos ejemplares para nuestra colección de peces. En lo que se refiere al Regalia Type- D podremos equiparle con mejoras al igual que el Regalia Original, como darle más propulsión en el salto o más velocidad, así como acceso a nuevos vinilos.

Aunque todo lo mencionado es lo suficientemente atractivo, nada comparable a lo realmente llamativo de la Royal Edition, todo en el capítulo 14, capítulo final de Final Fantasy XV. Aunque el final ya de por sí era lo bastante emotivo, lo que ha realizado Square Enix con esta versión modificada es algo digno de ver. En primer lugar se nos ofrece un mapa más expandido de Insomnia, capital de Lucis, en el que hasta que entremos a la ciudadela podremos pelear con nuevos cadentes y deleitarnos con otra de las obras de la gran Yoko Shinomura.

A poco que avancemos por lo que queda de la ciudad después del tremendo ataque del Imperio, nos encontraremos con Cor Leonis, el que ya conocimos en la historia principal el que nos llevará a un destacamento en los subterráneos donde queda un pequeño destacamento de los Glaives, que han quedado bastante diezmados después de los hechos ocurridos durante los diez años y los eventos de Hermanos de Armas, con el que conecta a la perfección. Con estos e interactuando con ellos tendremos acceso a tres nuevas misiones exclusivas también de esta edición, que aunque sean pocas nos ofrecerán jugosas recompensas.

Una vez decidamos avanzar hacia el palacio, será a partir de un encuentro con el enemigo por antonomasia del título donde empezará un ciclo y un no parar de eventos únicos. En el juego principal, una vez que llegábamos al final, luchábamos contra un subjefe y contra el jefe final. Pero aquí la cosa se expande con hasta 4 subjefes más, entre los que se encuentran Cerberus (invocación de Final Fantasy VIII) y tres de los reyes antiguos de Lucis. Pero los nuevos enemigos en sí no es lo más importante, sino es también la grandeza de las cinemáticas que tendrán lugar entre evento y evento, que como mínimo conseguirán poneros la piel de gallina, estas profundizan más entre la amistad de los 4 protagonistas y alguna sorpresillas que de corazón espero que veáis por vosotros mismo, porque son simplemente geniales. A todo esto hay que sumarle la posibilidad de usar una evolución del coro espectral como otro nuevo añadido, el coro espectral Arcano, el cual tendrá un efecto aún más devastador y que podrá usar Noctis después de encontrar un objeto.

Ahora bien, ¿vale la pena adquirir Final Fantasy XV: Royal Edition?, la respuesta es sí. Si tenemos en cuenta el precio que cuesta, os encontrareis con todo un Final Fantasy, y con contenido más que suficiente para pasar horas y horas pegados a vuestros monitores, eso sin contar con todo el contenido post-ending que contiene. Además si ya posees el juego principal podéis adquirir el pack de contenido de la Royal Edition por separado, la cual te dará acceso a lo mencionado, excluyendo de ello el contenido del pase de temporada.

Solo queda esperar para ver lo que Square Enix tiene pensado para el futuro próximo de Final Fantasy XV, para el que de momento se tiene conocimiento de nuevos episodios de otros personajes, pero que no echaremos en falta por el momento de la edición presente.