Terminamos el repaso de los títulos de la exclusiva franquicia de Xbox: Fable.

De todas las exclusivas desarrolladas por los estudios de Microsoft, ninguna otra serie necesita un resurgimiento como la saga Fable. Ambientada en la rica y bella tierra de Albion, Fable es uno de esos títulos que llenó el vacío de los juegos de rol en la primera Xbox, una plataforma que, recordemos, en esa época era más conocida por ser LA consola de los shooters con juegos como Halo, Half Life o Call of Duty. Más que ninguna otra licencia, Fable ha conseguido combinar la aventura de fantasía con la progresión de una historia basada en decisiones que contaban con una tremenda identidad cohesiva. Lionhead Studios, con el amado y odiado Peter Molyneaux a la cabeza, fueron los principales responsables de la franquicia Fable. Ambos son considerados elementos fundamentales del éxito de la serie y, por desgracia, también de su caída.

Desde la tan comentada tercera entrega, los fans no han podido volver de aventura por las vastas tierras de Albion. Debido a errores creativos y problemas fiscales, Lionhead Studios sacó a la luz y condenó a su propia serie a la oscuridad. Pero a pesar de la mala gestión de la empresa, Fable sigue siendo la cúspide de lo que un exclusivo debe ser y su ausencia en Xbox One ha sido tremendamente notoria. Con numerosos rumores sobre el resurgimiento de la saga próximamente (con Playground Studio a la cabeza), hoy vamos a comenzar a comentar uno a uno todos los títulos de la serie y qué es lo que hizo que ser convirtiera en un auténtico fenómeno para los fans. Hoy finalizaremos el repaso con Fable III y Fable Legends.

Antes de comenzar no olvidéis echar un vistazo a las dos partes anteriores del serial, si es que aún no las habéis leído:

Fable III (2010)

Una vez más, la historia se desarrolla en el mundo de Albion, sólo que esta vez nos ubicamos durante la época de la Revolución Industrial. La trama se centra en los hijos del héroe del juego anterior. Logan, el mayor de los dos chicos, es el nuevo gobernante de Albion y su reinado es considerado totalmente tiránico por su pueblo. El protagonista, siendo el segundo descendiente del héroe original, es un personaje sin nombre que busca derrocar a su propio hermano y devolver a la tierra de Albion a una era de prosperidad. A lo largo de este entrega el protagonista es guiado en su búsqueda por una serie de NPCs que nos ayudarán, tanto en el combate como en la exploración. Este sistema de ayuda no se había visto a tal escala hasta ese momento en la serie. Esto se evidencia bastante durante la secuencia de escape en las catacumbas del primer acto del juego. Sir Walter Beck, el antiguo consejero del rey, guía al héroe a través de una serie de pruebas y nos ayudará a combatir a nuestros perseguidores. Beck casi asume cada encuentro con el enemigo por sí mismo sin necesidad de nuestra intervención. Este sistema de ayuda trajo a Fable III muchas críticas entre su base de jugadores y la crítica. 

La historia principal de la tercera entrega de la saga se centra en el derrocamiento del rey Logan y, con algunos pequeños giros en la trama, los jugadores descubrirán por qué el hijo primogénito del famoso héroe se corrompió hasta tal punto. A pesar de este factor sorpresa no visto en las anteriores entregas, al tercer juego de Lionhead Studios le faltaron muchas cosas que hicieron de los dos primeros juegos unas clases magistrales de diseño a nivel general. Gran parte de la consternación de los aficionados se derivó de la decisión de Lionhead Studios de situar a Albion en una era de tecnología e industrialismo. Sólo medio siglo separa la línea de tiempo de Fable II de su sucesor, y tal avance en el tiempo dejó poco espacio para una cuarta entrega en la franquicia, ya que nos poníamos en un mundo mucho más moderno. Esta circunstancia de diseño estableció la espiral descendente que iba a venir para la franquicia Fable y su base de fans quedó desconcertada por este avance en la cronología.

Fable III marcó el final de la serie como una fuerza dominante en el género de los juegos de rol. Aunque mantuvo gran parte de la mecánica de avance de la trama basado en la elecciones del juego anterior, esta entrega dio poco en términos de progresión de la serie. Las misiones eran ahora mucho más repetitivas, la tierra de Albion era un mosaico de surrealismo y modernización que daba al mundo estético una sensación extraña, y el combate era tan repetitivo como sus diálogos. Lionhead Studios se disolvió unos años después de la tercera entrega de la otrora amada serie, terminando así la franquicia principal en un momento bajo. Por esta razón muchos se han preguntado desde entonces qué será de Albion y el fantástico paisaje en el que encaja.

Fable Legends y el fin de una saga

Se ha escrito mucho sobre la decepción que sintieron los jugadores cuando Microsoft decidió cancelar el exclusivo juego de rol cooperativo para Xbox One que iba a ser Fable Legends. Con sus cuatro héroes y un villano principal como mecánica central de juego, Legends marcó una vuelta a la fantasía medieval que fue abandonada por la modernización de Fable III. Ambientado cientos de años antes de la trilogía original, este nuevo RPG basado en un sistema de juego cooperativo devolvería la serie a una época de folclore y mitos. Esta nueva entrega tenía como objetivo reforzar los aspectos sociales de los juegos RPG, permitiendo a los equipos de jugadores compartir aventuras con el objetivo de dejar atrás el pasado. Pero toda esta promesa se convirtió en nada.

Tras dos títulos de dudosa calidad como fueron el indie Fable Héroes y el título de Kinect para Xbox 360 Fable: The Journey, Lionhead Studios anunció que cerraba sus puertas ese mismo año 2012, dejando a la franquicia Fable como una reliquia de una época pasada de las exclusivas de Xbox. Al igual que la mitología de su paisaje, Fable se desvaneció en la tradición y el mundo de Albion con ella.

El futuro de la franquicia

Mientras que en 2018 los fans recibieron Fable Fortune en Xbox One y PC, pocos esperaban que un juego de cartas gratuito se pareciera tanto a la trilogía original. Parecía que Fable se dirigía a un nuevo territorio que se parecía más a algo como el juego de cartas Magic the Gathering que a sus verdaderas raíces de aventura. Por desgracia el juego cerró sus servidores el mes pasado.

En la actualidad, con Playground Games a los mandos de una nueva entrega parece que el mundo de Fable puede volver a la vida. Pero independientemente de este hecho, una nueva entrega de la serie tendría que servir más como precuela o reboot, que como una secuela al más puro estilo. Con una cronología de tiempo confusa y enrevesada, Fable tiene en estos momentos demasiadas incoherencias temporales como para no preocuparse por ello. Sea como sea, con todos los edificios en ruinas y las tiendas cerradas hasta nuevo aviso en Bowerstone, desde aquí sí que tenemos claro un deseo: que la nueva entrega de Fable devuelva la franquicia a su antigua gloria.

1 Comentario

  1. Una genialidad de saga muy querida por muchos. Una lastima que todo haya acabado asi, ojala volvamos a ver y disfrutar lo lindo de Fable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.