Convertirse en gamer profesional es el sueño de muchos. Significa llevar nuestro hobby favorito a otro nivel, generar ingresos por patrocinio, publicidad y representar a todo un país en competencias vistas por millones de personas de todo el planeta. En suma, es convertirse en una celebridad de los esports.

Practicar es lo más importante para convertirse en un verdadero profesional. Dedicar las horas suficientes al día nos permitirá elaborar nuestras propias estrategias para las competencias de videojuegos. Poco a poco iremos afinando nuestras destrezas y tendremos mejores habilidades en momentos decisivos.

A continuación presentamos un listado de estrategias para mejorar el rendimiento en cada partida:

  1. Coordinación ojo-mano. Hay algunos ejercicios que podemos realizar para coordinar mejor y tener mayor precisión. Para tener mayor destreza, podemos realizar ejercicios con una raqueta de tenis en una mesa. Hacer rebotar la pelota sin dejarla caer no ayudará a mejorar nuestra coordinación. Otra actividad es el malabarismo. Mantener tres bolas en el aire al mismo tiempo puede resultar divertido para algunos y todo un suplicio para otros.
  2. Hacer descansos. Si jugamos seis horas diarias, lo mejor es hacerlo en periodos. Tomar descansos regulares de cualquier actividad es crucial, pues permitirá que el cerebro absorba más información y se recargue. El agotamiento es un riesgo para quienes se preparan para un torneo de alta competencia, especialmente cuando tenemos que equilibrar el juego en equipo con la práctica individual. Hacer pausas es importante, así como iniciar la temporada de forma más relajada.
  3. Comer e hidratarse bien. La alimentación es fundamental para un buen desarrollo cognitivo. “Hay ciertos alimentos y suplementos asociados al buen desempeño en videojuegos. Un estudio reveló que la cafeína mejora la capacidad de reacción, un elemento clave en los videojuegos. La prueba se realizó con 75 mg, un poco menos que la cantidad que contiene una lata pequeña de 8 onzas de Red Bull. También está asociada con la memoria perceptiva. En tanto, la deshidratación reduce la concentración, debilita el rendimiento cognitivo y perjudica nuestras habilidades motoras”, subraya Katrine Rubæk, de la web Sundt y especialista en nutrición.
  4. Optimizar el espacio. Una investigación de la Universidad Estatal de Ohio reveló que una buena postura corporal puede dar mejor confianza en los pensamientos. “Los resultados muestran cómo nuestra postura corporal puede afectar no solo a lo que los demás piensan de nosotros, sino también a cómo pensamos sobre nosotros mismos”, expresó Richard Petty, coautor del estudio. También se aconseja eliminar el ruido externo en la medida de lo posible.
  5. Jugar de forma aleatoria. Armar un equipo con jugadores con diferentes habilidades puede mejorar en gran manera a cualquier equipo. Las habilidades de  comunicación y coordinación mejoran cuando el juego en equipo se realiza entre personas con diferentes habilidades y capacidades de comunicación. Salir de la zona de confort permite fortalecer destrezas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.