Todos sabemos que el mundo de los videojuegos trasciende la práctica de un mero pasatiempo o de una actividad de ocio. Si bien estos productos nacieron como una herramienta del entretenimiento digital, hoy en día es evidente que se han transformado en mucho más que eso. Los videojuegos actuales, con su complejidad y su atractivo, son un universo en sí mismos, con incontables asideros.

Tanto es así, que no es inusual el caso de personas que convierten a su videojuego preferido en su fuente principal de trabajo. La profesionalización de la actividad le ha dado a esta práctica el prestigio que se merecía en la sociedad. Esto está relacionado con el lugar que ocupa en las generaciones actuales, que han crecido rodeadas de videojuegos y que entienden la seriedad que pueden conllevar.

Esta reivindicación de los videojuegos es visible en las competencias profesionales de eSports, que despiertan el fanatismo de grandes audiencias. incluso las mejores casas de apuestas ahora permiten apostar en ellos. Algunos de los eSports más populares en las apuestas online se encuentran patrocinados por firmas reconocidas. La conexión con el deporte no se termina ahí: basta ver lo sucedido en la ceremonia de apertura de los últimos Juegos Olímpicos.

El lugar de los eSports en el deporte mundial

Los deportes electrónicos comenzaron con una recepción algo desdeñosa por parte de la disciplinas más asentadas, pero hoy en día esto ha cambiado. Muchos videojuegos se practican de manera profesional, lo cual incluye un entrenamiento minucioso para sus atletas electrónicos. En esto, no tiene ninguna diferencia con los deportes convencionales.

Además, los eSports más populares congregan a numerosos fans, que se alinean tras un equipo. Con esto, la disciplina gana en emoción y amplitud de perspectivas. Al igual que en los deportes tradicionales, el surgimiento de una afición especializada la da un sentido de validez singular a la práctica. De hecho, se calcula que los eSports más célebres, como League of Legends, tienen más seguidores que algunas de las disciplinas atléticas más antiguas, como el lanzamiento con garrocha.

Otro dato relevante que valida el lugar de los eSports es la atención que se les presta en las casas de apuestas. Al igual que las grandes contiendas futbolísticas, los torneos internacionales de deportes electrónicos despiertan pasiones que se miden en el volumen de las apuestas realizadas. Los operadores de juego en línea le dan una gran importancia a los eSports, pues se esmeran en crear numerosos mercados con cuotas competitivas.

Los videojuegos en el deporte: la música de los Juegos Olímpicos

Ocurre a menudo que los videojuegos quieren parecerse a los deportes tradicionales. Este camino los lleva a la profesionalización marcada anteriormente, mediante la cual los juegos simples se convierten en auténticos eSports. Sin embargo, en ocasiones sucede lo contrario: los videojuegos se cuelan en el mundo del deporte.

Así se vio en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Tokio, en los que la música estuvo dada por la banda sonora de algunos de los videojuegos más populares de la historia, todos creados por industrias japonesas. Los fans reconocieron enseguida el guiño, a través de canciones como “Overture: Loto’s Theme” de Dragon Quest, “Star Light Zone” de Sonic the Hedgehog y “Royal Capital Majestic Grandeur (Pomp And Majesty)” de Tales of Graces.

Otro de los que se hizo presente a través de su música fue Final Fantasy. La importancia de este título es significativa: desde su aparición como videojuego, ha visto todo tipo de reversiones que pasan por el cine, la música, el teatro y la literatura. Un auténtico caso que ilustra la centralidad cultural de los videojuegos en el mundo moderno.

El mensaje de los organizadores de los Juegos pareció bastante claro: los videojuegos no compiten en este certamen, pero están presentes. De hecho, no es descabellado pensar que en un futuro no muy lejano los eSports podrían ser parte de las competencias deportivas de este tipo. Ya ha habido acercamientos en esa dirección, que permiten soñar con contiendas de FIFA en paralelo a los más importantes encuentros de tenis o de fútbol.

Las voces que favorecen esta dirección señalan que los eSports son la herramienta ideal para hacer que los jóvenes se interesen más en los Juegos Olímpicos. Tal es la popularidad de muchos de los videojuegos practicados profesionalmente, que supera a la de varias disciplinas olímpicas tradicionales. Además, mientras que el promedio de edad de un espectador de tenis es de 55 años, la audiencia de los eSports tiene una media de 26. Así pues, al parecer, el futuro del deporte olímpico tendrá ineludibles tintes electrónicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.