2K Games nos pone en la pista sobre el posible aumento de precio para la próxima generación de juegos.

Antes del lanzamiento de Xbox 360, el precio estándar recomendado para los nuevos lanzamientos era de 49,99€ por título (en la generación de la primera Xbox). Aunque eso sí, esto podía cambiar dependiendo del minorista donde fuéramos habitualmente a comprar o si hablábamos de títulos “muy esperados”, con juegos como GTA San Andreas a 65€, por poner un ejemplo. Sin embargo, cuando Xbox 360 se lanzó en 2005, el precio recomendado se elevó a los 59,99€ en el momento del lanzamiento, que es donde ha permanecido más o menos desde entonces, salvo algunas excepciones al comienzo de la generación, con títulos costando 69,99€ (ejem, Game, ejem). Años más tarde se nos introdujo el componente del DLC y el precio de los juegos empezó a tener en cuenta si el título era prominentemente online o no, lo que llevó a los jugadores a gastar aún más dinero en el futuro. Ahora, en 2020, parece que las compañías podrían hacer lo mismo que hace 15 años si siguen el mismo ejemplo que 2K Games.

2K ha presentado recientemente a los jugadores profesionales que aparecerán en la portada de NBA 2K21, pero quizás lo más interesante es que el comunicado de prensa contenía información sobre los precios de cada versión. La versión de la generación actual de NBA 2K21 se lanzará a su precio normal de 59,99 dólares en los EEUU, que es lo habitual hasta ahora. Habrá una edición especial llamada Mamba Forever, que incluye los títulos de la generación actual y de la siguiente por 99,99 dólares, con un homenaje al difunto Kobe Bryant. Parece algo normal, si no fuera porque compañías como Microsoft, CD Projekt o EA están ofreciendo actualizaciones gratuitas para sus títulos si los hemos comprado en la generación actual.

2K Games ha señalado que las versiones de Xbox Series X y PlayStation 5 de NBA 2K21 se venderán por 69,99 dólares. Esto es diez dólares más que lo visto en esta generación y sin duda podría convertirse en una tónica general para el resto de compañías y una mala señal para las carteras de los consumidores. Esta medida se ha tomado antes que la fijación del precio de las consolas o a la fecha de lanzamiento de estas. Este además es el primer precio que hemos visto para un nuevo lanzamiento de la próxima generación.

Lo peor es que, además de cobrar 99,99 dólares por la Mamba Forever Edition, que tradicionalmente es la edición “tocha” del juego, lo más probable es que esta edición solo incluya monedas para gastar en el juego y carezca de contenidos físicos. Para empeorar las cosas, 2K Games ha dejado los modos MyTEAM y MyCAREER como unos modos cargados de microtransacciones y en los que el componente de “juego de azar” roza la ilegalidad. Teniendo eso en cuenta, es difícil no ver el aumento del precio del juego como algo bastante vergonzoso. Se puede argumentar que todos los juegos de la próxima generación tendrán el mismo precio, pero esto también es algo terrible. Muchas versiones estándar de juegos como Battlefield o Call of Duty son bastante más baratas, ya que EA y Activision hacen hincapié en la compra del pase de temporada, que también es una forma de sacar más dinero.

Muchos de los principales responsables de la industria a lo largo de los años han mencionado la necesidad de aumentar los precios de los juegos debido a la cantidad de tiempo y recursos necesarios para lograr los objetivos de un estudio para su lanzamiento. Eso puede ser más comprensible para los títulos que se lanzan cada pocos años o incluso para las nuevas IP. ¿Estaríamos más dispuestos a pagar 10 euros más por Halo Infinite porque conocemos el potencial del juego? Algo así sí que parece algo por lo que merezca pagar un poco más, si ese fuera el caso. ¿Pero cobrar 10 euros más por un juego de lanzamiento anual que apenas incluye novedades y que encima está cargado de microtransacciones? No amigos, este no es el camino. El anuncio de 2K no es una garantía de que los juegos vayan a subir de precio con la próxima generación, pero esto solo nos augura un futuro que puede ponerse más peliagudo que nunca para las carteras de los consumidores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.