Análisis de videjuegos: Las palabras pueden generar efectos diferentes en un texto con el mismo contenido teórico

Los análisis de videojuegos han sido un tema recurrente en discusiones y críticas al propio medio. Desde el review bombing, como simbología de mala calidad, hasta textos más destructivos o alabadores de lo necesario sobre un título, los análisis comienzan a oler raro. A fin de cuentas, las palabras tienen un gran poder sobre la realidad. Cualquier adjetivo usado de forma inadecuada puede desencadenar resultados impredecibles. Quizás es un buen momento para recordar el significado de la palabra asertividad. Una palabra que viene a definir la forma más adecuada de expresarnos sin herir a los demás. Aunque, a veces, basta con ser templado sin exagerar sobre aquello de lo que hablamos. Obviamente la objetividad es imposible en un análisis, pero si podríamos abogar por un lenguaje más adecuado.

Toda esta verborrea la expongo para escenificar cómo un análisis puede dar la imagen inadecuada de un producto y tergiversar completamente el objetivo de este. Porque un juego “bien” es un juego “bien”. Quiero decir, no es necesario que todo trabajo sea de 10 para poder disfrutarlo, las cosas “bien”, también son buenas. Hemos llegado a un punto en el que un sencillo número es capaz de trastocar nuestra percepción y hacernos ver las cosas mejores o peores de lo que son. Y no solo eso, pues podemos llevarnos decepciones con productos tildados de sobresaliente en el momento en que no sentimos esa misma sensación a los mandos. Porque, reitero, los análisis son textos subjetivos. La visión de cada producto varía según quien lo mira.

Llevo tiempo deseando que la numerología desaparezca de los análisis. Imagino un medio del videojuego donde los análisis sean eso, solo textos donde se expone lo vivido durante un juego. Los pros, los contras y los “ta bien” del juego en cuestión son lo más relevante. No obstante, si llegásemos a esa utopía de letras, habría que tener en cuenta “el poder de la palabra”. Como vaticinaba al principio de este artículo, las palabras pueden cambiarlo todo. Una misma frase puede afectar de diferentes formas a un lector según las palabras que se usen. De esta forma, tildar algo de mierda puede generar un efecto más negativo de lo necesario, pues bastaría con llamarlo mal producto. Igual que deificar las cosas tampoco ayuda nadie, basta con decir que son muy buenas o mejor de lo común.

En definitiva, la ansiada objetividad que busca el público de los videojuegos podría compensarse con un mejor vocabulario para expresar las ideas. En el momento en que se comenta la opinión propia de un juego analizado, eliminando el concepto de nota, y se centra toda la atención en expresar las impresiones sin caer en las garras de la adulación o la destrucción se consigue un análisis claro. Obviamente, no seré yo quien consiga este equilibrio perfecto escribiendo, pero por lo menos apostaré por ser más equilibrado al escribir, me guste o no el producto. Si habéis leído hasta aquí os doy las gracias por la atención y os deseo un feliz domingo.

El poder de la palabra

6

Nota

6.0/10

Pros

  • Sincero
  • Directo
  • Apasionado

Cons

  • Pretencioso
  • No es objetivo
  • Demasiado corto

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.