Sin embargo, la función de juego cruzado no llegará este año finalmente.

Psyonix confirmó que Rocket League recibirá un parche de mejora para Xbox One X y que llegará como parte de una actualización final de fin de año, cuyo lanzamiento está previsto para principios de diciembre.

Con esta actualización el juego correrá a una resolución 4K y 60 FPS.

Además, han comentado que que el sistema de juego cruzado no llegará hasta 2019. Esta función permitiría a los jugadores de Xbox One, PlayStation 4 e incluso Nintendo Switch, si consiguen tener el acuerdo de todas. El lanzamiento de esta función estaba previsto inicialmente para finales de 2018.

“La buena noticia es que con los recientes anuncios de Sony sobre el juego cruzado, ahora podemos hacer cambios adicionales para preparar RocketID para TODAS las plataformas, si recibimos permiso para hacerlo. Estamos trabajando muy duro para asegurarnos de que sea lo más intuitivo, estable y pulido posible, antes de lanzarlo al mundo”, reza el blog oficial de Psyonix.