Dean Evans pone punto y final a su relación con Ubisoft tras más de 10 años.

Far Cry 3: Blood Dragon de Ubisoft fue una de las agradables sorpresas inesperadas de 2013. Fue una expansión independiente de uno de los mejores juegos de 2012, Far Cry 3, y una parodia-homenaje de las películas de acción, dibujos animados y videojuegos de los años 80. Hasta la fecha, tiene un cierto estatus de culto entre los fans de Far Cry y es considerado como uno de los puntos culminantes de la serie prominente.

Dicho esto, su creador, Dean Evans, ha anunciado que después de casi 12 años abandona Ubisoft.

El currículum de Evans incluye Far Cry 3: Blood Dragon, pero durante su tiempo en la editora/desarrolladora francesa, trabajó en varias propiedades de renombre, incluyendo las sagas Assassin’s Creed y Splinter Cell.

Más recientemente estaba trabajando en un nuevo concepto de juego con Ubisoft, que ha sido archivado. Al ser aplazado, Ubisoft le ofreció a Evans la oportunidad de unirse al grupo de liderazgo editorial en París, pero decidió aprovechar la oportunidad de dejar la compañía por completo.

“Me separé de mi esposa y luego el proyecto en el que estaba trabajando fue cancelado”, explicó Evans de la decisión de irse. “Todo esto está sucediendo al mismo tiempo, por lo que empecé a pensar: ¿Es la mejor opción para mí mudarme a otro país extranjero? Tengo 40 años, ya no soy un jovenzuelo dispuesto a nuevas aventuras.

Evans señala que se marcha de Ubisoft en términos amistosos con la empresa. En cuanto a lo que va a hacer ahora, parece que no está relacionado con el mundo de los videojuegos. Evans planea regresar al Reino Unido y tomarse un tiempo libre para viajar.

En cuanto a cuándo volverá Evans al desarrollo de videojuegos, no está claro. Sin embargo, cuando vuelva, sus planes no incluyen volver a la escena de los AAA. Más bien, tiene la ambición de formar su propio estudio más pequeño y crear proyectos a partir de ahí.

“Mucha gente se ha quejado del negocio de los triple A y de la falta decisión para tomar riesgos, y creo que yo sería un hipócrita si siguiera adelante y no tomara ningún riesgo”, dijo Evans. “Así que, creo que podría montar mi propio estudio y ver a dónde va eso.”