Una suerte de Vin Diesel viajando en el tiempo y pegando disparos a todo lo que se mueve. ¿Necesitas algo más?

Pues aquí estamos otra semana más, trayéndoos nuevos retro-análisis de juegos que han marcado un antes y un después en nuestras queridas Xbox a lo largo del tiempo. Y esta vez os traigo una saga que tiene un lugar especial en mi corazón, ya que guardo muy buenos recuerdos de las tres entregas de las que consta esta IP. TimeSplitters: Future Perfect, lanzado en el año 2005, es el tercer juego de la franquicia y es una secuela directa del segundo desarrollado por la extinta Free Radical y publicado por EA.

El título fue lanzado en un momento en el que yo estaba en el instituto y rezaba día tras día para que sonara la sirena de los viernes para poder disfrutar del fin de semana y jugar a títulos como este. El plan era simple y sin fisuras: una habitación, refrigerios, Doritos y sesiones de consola que bien podrían considerarse auténticas maratones. Tiempos más sencillos y con las mínimas preocupaciones.

TimeSplitters: Future Perfect, al igual que el juego anterior, se lanzó en todas las consolas de la época (Xbox, GameCube y PlayStation 2) y fue más que bien recibido por las críticas profesionales y de los jugadores de todo el mundo. La primera diferencia más notoria fue la campaña para un solo jugador. En Timesplitters 2 esta no estaba mal, pero pecaba de ser bastante lineal. La experiencia en esta ocasión estaba mucho mejor desarrollada en Timesplitters: Future Perfect, e incluía fases de juego con vehículos. La historia también estaba mejor “conectada” con los títulos anteriores, siguiendo al Sargento Córtez (¿Vin Diesel?) en su viaje de regreso al pasado para salvar el futuro.

TimeSplitters: Future Perfect, al igual que el juego anterior, se lanzó en todas las consolas de la época (Xbox, GameCube y PlayStation 2) y fue más que bien recibido por las críticas profesionales y de los jugadores de todo el mundo. La primera diferencia más notoria fue la campaña para un solo jugador. En Timesplitters 2 esta no estaba mal, pero pecaba de ser bastante lineal. La experiencia en esta ocasión estaba mucho mejor desarrollada en Timesplitters: Future Perfect, e incluía fases de juego con vehículos. La historia también estaba mejor “conectada” con los títulos anteriores, siguiendo al Sargento Córtez (¿Vin Diesel?) en su viaje de regreso al pasado para salvar el futuro.

En esta entrega nos encontramos con muchos personajes del juego anterior, como el General y Anya, lo que refuerza la idea de que esta entrega continua con lo visto anteriormente, cosa que no hacía la segunda. Esto hizo que la campaña para un solo jugador sea más sustancial, ya que no se trataba de un segundo plato para amenizar a los jugadores del multijugador.

En esta entrega nos encontramos con muchos personajes del juego anterior, como el General y Anya, lo que refuerza la idea de que esta entrega continua con lo visto anteriormente, cosa que no hacía la segunda. Esto hizo que la campaña para un solo jugador sea más sustancial, ya que no se trataba de un segundo plato para amenizar a los jugadores del multijugador.

El aspecto clave de la saga, el modo multijugador, también está bien representado en TimeSplitters: Future Perfect. Volvían los modos Arcade y las Pruebas, que nos daban momentos gloriosos con situaciones a cada cual más esperpéntica. A modo de recompensa se ofrecían también un montón de personajes que podíamos conseguir jugando, ya fueran de los viejos o de los nuevos, y la gran mayoría de las opciones de personalización regresaron. Y eso es exactamente lo que hace que TimeSplitters sea tan divertido, un montón de diferentes modos de juego, partidas a cada cual más divertida y muchos personajes diferentes para jugar. Aunque estaba disponible el modo de juego online, los modos multijugador local y cooperativo de campaña fueron los que hacían a Timesplitters: Future Perfect brillar con fuerza.

Timesplitters: Future Perfect también volvió a incorporar el amado modo Creación de Mapas de la serie. A pesar de lo impresionante que fue en Timesplitters 2, el nuevo y mejorado Creador de Mapas fue más allá y fue algo realmente innovador. Esto no solo se debió a la gran cantidad de opciones cosméticas que ofrecía, como bots, objetos y otros ítems, sino también a la capacidad de crear sus propias misiones complejas y detalladas. La versión para Xbox salía ganando por encima de las demás versiones, ya que permitía diez bots por mapa, en comparación con los míseros cinco de PS2 y GameCube. Recuerdo que pasé horas y horas poniendo a punto mis propios escenarios y elaborando los objetivos de una manera que no había experimentado antes en un videojuego.

Es una pena que hayan pasado ya 15 años y este haya sido el último juego de una franquicia única. Recientemente tuvimos noticias sobre la posibilidad de que hubiera una nueva entrega de TimeSplitters, procedentes de Steve Ellis, su creador. Sin embargo, todo son suposiciones por ahora. Sólo podemos esperar y rezar para que Koch Media, la compañía que tiene en propiedad la IP, tenga en consideración a los muchos fans de esta saga y vuelvan a sacar un nuevo título.

Timesplitters: Future Perfect es lo que el mundo de los videojuegos necesita ahora mismo: un proyecto de juego con una idea alocada, divertida y sin concesiones. Así que mientras esperamos y rezamos por esta nueva entrega, ve corriendo a desempolvar tu Xbox original y vuelve a darle un tiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.