Uno de los top-5 de la primera Xbox está disponible gracias a la retrocompatibilidad con las actuales consolas.

Incluso para los estándares habituales de las series de SEGA (ejem, Yakuza), Panzer Dragoon tuvo una existencia bastante tortuosa. La serie, que comenzó su andadura en la injustamente criticada SEGA Saturn, tuvo tres entregas que vendieron mal a pesar de recibir elogios de la crítica, por lo que el estudio japonés responsable, Team Andromeda, tuvo incluso que cerrar poco después. Panzer Dragoon Orta fue un título que contó con antiguos desarrolladores de Andromeda (ahora en el estudio Smilebit), pero que también sufrió de varios contratiempos, comenzando su desarrollo en la Dreamcast antes de ser trasladado a Xbox como consecuencia de la salida de SEGA del mercado de las consolas. Sin embargo, la espera mereció la pena, ya que se trata de uno de los mejores shooters sobre raíles que se han hecho nunca y un auténtico benchmark gráfico para la primera consola de Microsoft.

Retomando el formato de shooter sobre raíles abandonado por SEGA, Panzer Dragoon Orta ofrece una cantidad tremenda de acción en sus 10 niveles durante 5 cortas, pero trepidantes horas. En un mundo gobernado por el tiránico Imperio, Orta es una adolescente que ha sido secuestrada y a la que se le ha llamado “presagio de la muerte”. El Imperio utiliza creaciones monstruosas para destruir el asentamiento nómada en el que vivimos, pero antes de que Orta perezca, es salvada por un misterioso dragón que la ayuda a escapar. Junto con su compañero Abadd, la pareja busca la manera de defenderse del tiránico Imperio y de sus ataques.

Para ser sinceros, la historia pasa a un segundo plano frente a la acción, que es fantástica. Mientras Orta cabalga en su dragón, los jugadores pueden disparar rápidamente con su pistola láser o fijar a varios enemigos a la vez. También se puede girar 360 grados para enfrentarse a los enemigos de todos los lados, que por suerte se pueden detectar mediante un radar. Puede resultar abrumador lidiar con tanta acción a la vez cuando jugamos, lo que convierte a Orta en un juego de los difíciles de verdad.

El dragón de Orta cuenta con tres formas, cada una con sus propios beneficios y a las que se puede cambiar al instante. El ala base es la más polivalente, el ala pesada es más poderosa pero con movilidad reducida y el ala de planeo es más débil pero más ágil. Cada una de ellas puede mejorarse con bases genéticas recogidas de los enemigos, lo que significa que su uso variado es más beneficioso.

Panzer Dragoon Orta fue también una maravilla técnica, impulsada por una fantástica dirección artística. Todo tiene un aspecto nítido y detallado, con una iluminación asombrosa y niveles amplios para la época en la que salió, que van desde amplios bosques hasta claustrofóbicos túneles con inscripciones antiguas. Tanto si te enfrentas a acorazados del Imperio como a gigantescas criaturas parecidas a medusas o a antiguos sistemas de defensa impulsados por maquinaria, todo está muy bien representado. A pesar de ello, el rendimiento nunca se resiente, e incluso ver Panzer Dragoon ahora mismo en movimiento (fue mejorado para Xbox One X, recibiendo un tratamiento en 4K) es una maravilla. El sonido también es perfecto, con una gran banda sonora que incluye una amplia gama de instrumentos.

Panzer Dragoon Orta es un sublime shooter sobre raíles y uno de los mejores juegos de la primera Xbox. Manteniendo las sólidas bases establecidas por Zwei y añadiendo nuevos elementos al núcleo del juego, nos encontramos con una experiencia emocionante y cautivadora que merece ser rejugada un par de veces. Recordad que el juego es retrocompatible con las consolas actuales de la familia Xbox, además de haber sido mejorado gráficamente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.