Una de las entregas de la franquicia Halo más desconocidas por la gran mayoría.

Para mí, Halo ha sido la franquicia más importante para Xbox desde su lanzamiento junto con la primera Xbox allá por 2001. Y pese a los pequeños “traspiés” de las últimas fechas, lo sigue siendo así aún hoy en día. Sin embargo, si eres de los sólo has jugado las aventuras principales del Jefe Maestro, entonces te estás perdiendo fantásticos juegos como Halo Wars 2 o el que vamos a analizar hoy: Halo 3: ODST. Me cuesta mucho dar razones al que me lo preguntan, pero esta entrega está sin ninguna duda en mi top de títulos favoritos de la saga. Porque sí, pese a ser un spin-off, este Halo 3: ODST es un juego de Halo de principio a fin. 

Halo 3: ODST estaba pensado en un principio como una pequeña y corta campaña que iba a ser lanzada entre Halo 3 y Halo: Reach, y que iba a servir de nexo de unión. Sin embargo, una vez que se tomó la decisión de centrar la historia en los Soldados de Choque de Descenso Orbital (ODST en inglés), el proyecto comenzó a tomar una dirección totalmente distinta. Es cierto que esta entrega es bastante más corta que otros títulos de Halo, sin embargo, el objetivo era proporcionar una experiencia diferente a lo visto anteriormente en la franquicia. Pues bien, objetivo cumplido. 

En Halo 3: ODST se nos cuenta la historia de los acontecimientos sucedidos en la Tierra justo después de que la nave del Covenant realice un salto espacial en los compases finales de Halo 2. Ubicado una vez más en Nueva Mombasa, nos pondremos en el papel de un nuevo recluta que entra al ODST y al que su compañeros se refieren como “El Novato”. En esta ocasión Nueva Mombasa es un escenario de mundo abierto donde iremos descubriendo la historia personal de cada soldado, de un total de 6. Podremos jugar con cada miembro del equipo para descubrir exactamente lo que les pasó durante el evento. Entre los miembros del equipo es posible que reconozcas a Buck, interpretado por Nathan Fillion (Castle, Firefly), y al que también vimos en Halo 5: Guardians, o al genial Alan Tudyk (Tucker&Dale vs Evil, Star Wars: Rogue One). En los compases iniciales del título nos empieza a quedar claro lo importante que será el papel de los ODST para impedir que el Covenant dé pasos clave para ganar la guerra. Y sí, una de las claves que hace que esta entrega de Halo brille por encima de las demás es su fantástico y sombrío argumento

La diferencia clave que ya hemos señalado de Halo 3: ODST es que puedes abordar cualquier misión del juego, en cualquier orden. A medida que exploremos las calles de Nueva Mombasa también nos encontraremos con patrullas del Covenant, con las que podremos elegir entre liarnos a balazos o pasar desapercibidos ante ellas utilizando el sigilo y la estrategia. Para profundizar en la trama, también descubriremos fragmentos repartidos por terminales de “La historia de Sadie”, una serie de audios y diapositivas que nos dará una visión descarnada de la guerra desde la perspectiva civil. Sin duda alguna es algo que no hemos visto en ninguna otra entrega. 

Otro de los puntos a destacar de este Halo 3: ODST es que es una entrega mucho más adulta y madura, con un tono bastante oscuro en comparación con otros juegos. Las calles ocupadas por el Covenant en Nueva Mombasa son oscuras, terroríficas y llenas de peligro. Por si fuera poco, volvemos a tener una banda sonora absolutamente fantástica. Martin O’Donnell y Michael Salvatori aceptaron el reto de crear algo diferente y produjeron una banda sonora inolvidable, desesperanzadora y muy emotiva para hacer resaltar la sombría narrativa del juego.

Las misiones del título canalizan muy bien esa sensación de peligro y desesperanza ante lo desconocido. Y encima son muy divertidas de jugar. Los enemigos que nos encontraremos durante la aventura son ya ampliamente conocidos por todos: Grunts, Jackals, Drones, Hunters y Brutes. También tendremos nuestra mezcla habitual de acción a pie y en vehículos, una de las señas identidad de Halo, así como una diversa gama de escenarios de un planeta Tierra totalmente asediado. El juego hace un excelente trabajo al ilustrar lo mal que están las cosas para los seres humanos y lo peor que se pueden poner. Unos elementos de desesperanza y oscuridad que solo hemos vuelto a ver en Halo: Reach.

Además de una divertida campaña para un solo jugador que encaja muy bien con la historia de la trilogía original (algo corta, por desgracia), Halo 3: ODST contaba con un modo multijugador llamado “Tiroteo”. Esto era algo nuevo en Halo y es esencialmente un modo de juego cooperativo para hasta cuatro jugadores en Xbox Live. Sólo se podía jugar con invitación, así que no había emparejamiento con desconocidos, y presentaba la mayoría de los rasgos multijugador de Halo 3, como las calaveras y tablas de clasificación.

El universo de Halo siempre me ha fascinado y sus entregas siempre se han basado en contar una historia fácil de seguir, pero con un grado de epicidad y profundidad que las hacía apasionantes. Halo 3: ODST sin embargo amplió la narración y proporcionó una experiencia única en la franquicia, sin perder sus señas de identidad. Sinceramente no puedo recomendar este juego lo suficiente. Si eres un fan de Halo que aún no lo ha jugado, trata de hacerte con él sea como sea. No os arrepentiréis.

Halo 3: ODST está ya disponible en la Halo: MasterChief Collection de Xbox One. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.