El debut de la serie Far Cry en consolas Xbox se dio con esta magnifica entrega para la primera Xbox.

Es fácil olvidar que la franquicia Far Cry se estrenó en PC hace más de 16 años, exactamente en el año 2004. Fue Crytek quién lanzó esta primera entrega y no en un principio no tenían planes de portarlo a consolas de sobremesa, pero Ubisoft adquirió los derechos de la serie y decidió lanzar el juego en la primera Xbox y PS2. Sin embargo, por problemas de potencia, la versión de PS2 fue desechada, y se continuó únicamente con la de Xbox. Esto dio lugar a que Far Cry: Instincts saliera a la venta más de un año después, siendo este el debut de la serie en la primera consola doméstica de Microsoft.

El juego nos pone en la piel de Jack Carver, un ex oficial de la Marina de los Estados Unidos que fue dado de baja por problemas de corrupción y que tuvo que huir al paraíso tropical del archipiélago del Jucatán. Sin embargo, rápidamente se hace evidente que hay algo mucho más siniestro escondido en este grupo de islas del Pacífico y claro, nosotros estaremos en el meollo de la cuestión..

Este es un tema común de los juegos de Far Cry. Te encuentras intentando sobrevivir en un entorno hostil dirigido por un brutal dictador, que a menudo es un enemigo para el recuerdo como lo fue Vaas en Far Cry 3. En este caso, el villano es Krieger, un tipo algo desequilibrado que ha estado experimentando con un suero diseñado para desbloquear los rasgos animales latentes del hombre.

Jack será uno de los sujetos de prueba de este experimento, lo que le permite obtener “habilidades animales”, como un poderoso ataque cuerpo a cuerpo y mayor velocidad. Estas serán habilidades muy útiles, ya que rápidamente nos encontraremos esquivando enemigos que nos atacan por todos los lados, incluidos unos mutantes diseñados en el centro de investigación de Krieger.

Estas habilidades eran un nuevo añadido a esta versión del juego, pero este no fue el único cambio que recibimos los usuarios de Xbox. Debido a que la potencia de la primera Xbox era obviamente menor que lo de un PC de la época, la historia se modificó y se hizo algo más lineal para compensar esto. Aún así, el título fue muy bien recibido por la crítica y los jugadores, siendo uno de los títulos más vendidos en Xbox en aquel 2005.

Para la gente que no podía permitirse un PC de gama alta en ese momento, la llegada de un juego tan laureado en compatibles fue muy bien recibida. El ritmo del juego era muy alto, con peleas y tiroteos por doquier, pero también contenía un toque de terror bastante interesante, especialmente en lo que respecta a la aparición de los ya mencionados mutantes.

Las “habilidades animales” de Jack eran un añadido de mucho nivel y casaba muy bien con la mecánica del juego, especialmente cuando nos enfrentábamos a numerosas facciones que intentaban acabar con nosotros en todo momento. El arsenal de armas disponible era bastante numeroso, con mucho por descubrir mientras explorabas la isla. En cuanto al apartado gráfico, nos encontramos ante uno de los juegos más potentes de todo el mercado de Xbox, con unos escenarios plagados de detalles, enemigos, vegetación, efectos, etc. Otra de las cosas que nos dan algo de nostalgia a los que somos más talluditos, es el espectacular doblaje al castellano que tenía el título. Detalles que en aquella época se cuidaban muy mucho.

El juego fue relanzado para Xbox 360 un año después, junto con su secuela Evolution, en un paquete llamado Far Cry Instincts: Predator. Este todavía está disponible, junto con un port del juego original para PC y es retrocompatible en Xbox One.

La saga Far Cry ha tenido un gran éxito a lo largo de los años y no muestra signos de desgaste, pese a alguna entrega reciente que quizá no estaba tan a la altura. Sin embargo, si quieres ver dónde empezó todo, vale la pena echar un vistazo a este Far Cry: Instincts en Xbox. Sigue siendo un shooter en primera persona frenético y salvaje que sigue siendo muy divertido de jugar hoy en día.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.