El primer juego de la saga Devil May Cry en llegar a una consola Xbox fue esta cuarta entrega lanzada en 2008.

Puede que Devil May Cry 4 no sea el punto de partida más interesante de la serie, pero como fue el primero de esta famosa saga en lanzarse en cualquier plataforma de Xbox, esto es motivo más que suficiente para que volvamos al pasado y le echemos un vistazo.

Devil May Cry 4 salió a la venta en Japón el 31 de enero de 2008 y una semana después en España por parte de Capcom. También disfrutó de una versión mejorada para Xbox One en junio de 2015, pero hoy nos centraremos en el juego original lanzado en Xbox 360. Esta entrega es un título de hack&slash con mucho estilo, centrada en un nivel de dificultad muy desafiante y que calificará cada combo de ataques que realicemos, al igual que pasaba en el resto de la serie. Así pues, tendremos que volver enfrentarnos a hordas de demonios que no nos lo pondrán fácil durante el camino.

Cronológicamente, Devil May Cry 4 es el tercer juego de la serie, antes de que se produjera el reinicio de DmC en 2013, tras Devil May Cry 3, que era una precuela del Devil May Cry original, pero antes de Devil May Cry 2, continuando la historia del protagonista principal, Dante, al tiempo que se introducía un nuevo (y ahora más conocido) personaje llamado Nero.

En los primeros momentos de la aventura, Nero y Dante (el protagonista de las anteriores entregas) se pelean, lo que lleva a los jugadores a pensar que Nero es el principal enemigo del juego. Sin embargo, a medida que el juego avanza y el jugador va tomando el control de Nero, descubre que Nero y Dante tienen el mismo objetivo: destruir la Orden de la Espada y a su líder Sanctus, al que Nero sigue a regañadientes.

Al principio, Nero está en desacuerdo con Dante, pero pronto descubre la verdad y, al final del juego (¡ATENCIÓN, SPOILERS!), Dante le confía a Nero el Yamato, un brazo diabólico perdido hace tiempo que perteneció al hermano gemelo de Dante, Vergil.

Al jugar la mayor parte del juego como Nero y recibir el Yamato de manos de Dante al final, siempre me pareció que Devil May Cry 4 era un juego puente para la serie, y que las siguientes entradas de la franquicia tendrían a Nero como protagonista principal (como así se vio con Devil May Cry 5).

Otras entregas de la serie también contaban con varios personajes jugables, Devil May Cry 2, por ejemplo, tenía los dos personajes de Trish y Lucía, sin embargo, siempre fueron vistos como personajes secundarios de Dante. A Nero se le veía más “hecho” como un personaje principal, además de ofrecer tenía una mecánica de batalla completamente diferente a los visto anteriormente con el Brazo del Diablo. Gracias a dios, hemos podido disfrutar de nuevo de Nero en Devil May Cry 5, porque era un personaje con mucho potencial como se ha demostrado finalmente.

Otra razón por la que Devil May Cry 4 supuso un cambio para la serie es que esta es menos “oscura” que las otras. En lugar de basarse únicamente en la arquitectura gótica y en una paleta de colores más oscura, Devil May Cry 4 presentaba una gran cantidad de escenarios ubicados durante el día, algo que anteriormente no habíamos visto en la saga.

Años más tarde, Capcom nos ofreció Devil May Cry HD Collection, una colección de los tres primeros juegos lanzados originalmente en PS2. Esto significa que todos los juegos de la serie están ahora disponibles Xbox One, lo cual es de agradecer para los que somos fans de la saga. Así pues, Devil May Cry 4 Special Edition está disponible en Xbox One también con una edición que incluye nuevos personajes jugables como Vergil, así como una notoria mejora gráfica respecto a la versión de Xbox 360.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.