Hoy, en Domingos de Indie, Revery Rebirth

El domingo está aquí y con él un nuevo indie que descubrir. Directamente desde Kickstarter os traigo Revery Rebirth, un título RPG muy musical donde los guerreros son ases de la guitarra y los hechiceros amos de la batería. Con este curioso punto medio entre mundos tan opuestos vamos a intentar desentrañar que nos ofrece tan peculiar propuesta.

De mano de Michael Elmquist y bajo el sello de RatBirdGames se presenta Revery Rebirth, un juego donde la música es el eje de todo. Pero no os confundáis, no estamos ante el regreso de los Guitar Hero ni las guitarras de plástico. Revery Rebirth es un RPG por turnos de la vieja escuela, además viene acompañado de gráficos hechos a mano para conseguir el efecto retro deseado. Asimismo, entre toda esta vorágine pixealrt se halla el mundo de Caarmellum, un continente lleno de biomas variados que van desde islas tropicales a glaciales regiones sin olvidar los bosques y las montañas.

Revery Rebirth es un RPG por turnos de la vieja escuela

A nivel jugable tenemos el clásico sistema de combate por turnos, pero en esta ocasión en vez de blandir hachas y báculos empuñamos guitarras y bajos. Con este cambio de paradigma las batallas se resuelven mediante composiciones y notas, las cuales además tienen una carga elemental. Este concepto es realmente interesante, puesto que al igual que en Final Fantasy los enemigos reaccionan según su elemento a cada canción que nosotros lancemos. Por ende es importante estudiarse bien las partituras.

Cabe destacar que este proyecto aboga por tocar temas como la sexualidad, el amor, el abandono y la aceptación social mediante una aventura en la que además podemos aprender algo sobre música. Asimismo en vez de hechizos y ataques aprendemos a ser músicos, y todo mediante a la Rockstar. Este concepto es literal, pues el sistema de mejora de personajes funciona sobre la “rockstar”, una roca grabada donde desbloqueamos nuevas capacidades. Mediante partituras aprendemos nuevas melodías para usar en cada personaje, por otra parte la rockstar es la que otorga poderes elementales a cada músico y además permite engarzar unos objetos denominados “lux”. Estos se hallan por todo el mundo y añaden mejoras elementales y habilidades.

La “rockstar” una roca grabada donde desbloqueamos nuevas capacidades

Sin duda, entremezclar el aprendizaje musical con conceptos como el rol y poner todo esto en práctica en una batalla por turnos es tan descabellado como original. Por ende para poner en marcha todos estos elementos el juego presenta todo un continente que explorar, donde podemos hallar todo tipo de ciudades, cuevas y mazmorras. En lo que a las ciudades respecta, podemos realizar los quehaceres típicos además de ir a conciertos y a clases de música. En las mazmorras debemos resolver el intrincado laberinto a la par que solventamos puzzles siempre relacionados con la música. Además, al más puro estilo Golden Sun, cada personaje tiene una serie de habilidades que usar fuera de combate para salvaguardar obstáculos de todo tipo.

Puzzles siempre relacionados con la música

En definitiva, Revery Rebirth no solo propone un juego de corte clásico, además es capaz de aportar mecánicas originales y crear un juego educativo a nivel musical y también social, puesto que presenta la integración social mediante personajes LGBTI. Con todo esto, y a la espera de una confirmación de llegada a consolas, me gustaría ver una propuesta tan fresca como esta en nuestras Xbox One.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.