“Select your Champion”

No quito yo que “Diario del yermo” quede mejor a un artículo de la serie Fallout pero es que cuando se me vino a la cabeza lo de escribir acerca de mi primera semana con Apex Legends vaya que ha sido toda una travesía por un desierto plagado de peligros pero al que no sienta nada mal el volver un días más. Y tras haber leído las palabras del compañero Mario en su relación amor/odio con lo nuevo de Respawn Entertainment va siendo el turno de leer a un novato al que le ha picado la curiosidad por lanzarse al campo de batalla.

Cuando se empezó a oír de lo nuevo de Respawn para pocos días después dar a conocer al mundo y lanzar inmediatamente Apex Legends ciertamente me llamó la curiosidad aunque fue meterme a Twitch durante esos primeros días para ver a Ninja haciendo todo tipo de piruetas y como hace el abuelo Simpson en el conocido gif, entrar por la puerta y salir inmediatamente. Me he tomado mi tiempo para entrar a Apex y desde el momento en que le das al botón de descargar hay algo claro, este es un videojuego que está impaciente por ser jugado; aquí no importa que las texturas en alta definición no se hayan descargado, lo importante es lanzarse al terreno de juego… y morir, que te reanimen, que vuelvas a morir, que un compañero te lleve a una baliza y que vuelvas al terreno para adivina qué, ¡morir una vez más!

Como buen videojuego nacido en el año 2019 a este Apex Legends no le faltan los niveles, el loot y el superar retos para conseguir nuevas skins, armas, frases y un sin fin de elementos para mantener enganchado al jugador que necesita una motivación para seguir regresando. ¿Esto es malo? ni mucho menos, no tengo ningún reparo en mencionar que soy muy malo con el tema de construir en Fortnite lo que resulta en partidas nada recomendables para montarme mi canal de YouTube/Twitch pero lo que hace que de vez en cuando me ponga con el videojuego de Epic Games son los retos que al completar poco a poco me van dando recompensas como nuevas pantallas de carga, o unos cuantos paVos que seguramente en un año sean los suficientes para comprar la skin de la banana.

Apex Legends no se diferencia de Fortnite en este planteamiento y quien lo quiera afrontar de la misma manera que yo lo hago no le veo mucho problema, aunque por suerte debo decir que mi acercamiento a Apex ha sido muy distinto y a parte de colocar una bonita skin a Bangalore yo es que paso directamente del resto. Lo que durante mis primeros días de juego me ha enganchado a este free-to-play es lo divertida que es su jugabilidad, aún no he ganado mi primer partida, y no sé si para cuando regrese con esta sección lo haya hecho, pero de algo estoy seguro y es que podré decir que estuve cada vez más cerca. Una bonita forma de decir que aún doy bastante pena.

Hay jugadores a los que sin exagerar he escuchado decir que Apex Legends es una “cochinada”, puedo ver los elementos que les supongan una barrera de entrada pero como jugador de shooters en primera persona no recordaba una experiencia tan gratificante desde que toqué por primera vez la serie Halo. Hay muchos elementos por dominar y a poco más de una semana de juego aún sigo aprendiendo cosas y me queda mucho por mejorar, sin embargo Apex se las arregla para que cuando no esté jugando piense en nuevas formas en las cuales vencer a los oponentes.

Lo de sobrevivir en el yermo generalmente es para lobos solitarios, no profundizaré mucho en el tema de la comunicación y es que no creo que aporte a la discusión nada que no se haya dicho ya, así que solo comento que es sencillamente perfecto el como su un miembro del equipo tiene micrófono y los otros dos no o que de hecho ninguno lo tenga no sea impedimento para un buen trabajo en equipo. Quien lo quiera siempre puede saltar en la otra punta del mapa e ir a lo Rambo en un yo contra el barrio y dejar de lado a sus compañeros, pero lo que posibilita ese flow que tiene Apex es que incluso cuando quieras ir a tu bola nunca llegue a sentar mal el coordinarse con los compañeros.

Las posibilidades de juego que da Apex Legends son gigantescas y por eso me agrada mucho que la barrera entre el novato y el jugador experto no sea tan marcada, se siente muy natural el querer ser mejor y el espacio del tutorial para probar armas y movimientos sienta de maravilla, así que con una semana jugando a Apex Legends veo muy claro que el cielo es el límite y estoy muy ansioso por ver la evolución del videojuego durante los meses por venir.

A modo de pie de página recomiendo mucho un vídeo publicado semanas atrás por la gente de Eurogamerspain que tras sentirme demasiado “noob” me ha dado la vida, ah y como consejo mucha atención al tema de la sensibilidad y es que en mi caso personal me ha tomado unas cuantas partidas para dar con la configuración adecuada, después de todo siempre es mejor saber que te han matado porque son mejores a que lo hayan hecho porque no has podido reaccionar. ¡Nos vemos en el yermo!