O cómo la segunda parte mejora en todo a la primera

¿Cómo están ustedes? Pues… igual

Es todo un reto elaborar un producto que sea original, divertido y, sobre todo, con una personalidad bien definida. Máxime en un género tan manipulado, sobado y vilipendiado como es el del terror. Siempre digo que prefiero una obra distinta y novedosa que diez que repitan la misma fórmula, por muy buena que esta sea. Que rompa mis esquemas y que me dejen con la sensación de que, en el fondo, no he perdido el tiempo. Porque sí, amigos y amigas: el tiempo es lo más valioso que tenemos. Spoiler: Death Park no innova en absolutamente nada.

Death Park surgió como juego para plataformas móviles, aunque ahora podemos disfrutarlo en una versión “mejorada” para consolas. Esto ya es indicativo de las muchas carencias a nivel técnico que arrastra. Desarrollado por Euphoria Games, esta aventura de supervivencia intenta con todas sus fuerzas sumarse a un género que, quizás, deberíamos dejar reposar unos cuantos meses. Para que regrese con más ahínco, me refiero.

Trama

En Death Park tendremos que explorar un parque de atracciones siniestro y abandonado, resolver puzles y responder numerosos acertijos. Para crear una atmósfera tensa y espeluznante, tendremos a un payaso maléfico persiguiéndonos constantemente, por lo que deberemos avanzar de la manera más sigilosa posible.

El miedo, sin embargo, y debido a las carencias técnicas antes comentadas, no se siente real la mayor parte del tiempo. Hay un intento evidente por engrandecer un producto original de móviles, pero al final… no llega a ser suficiente. Esto es un problema, porque hoy en día contamos con excelentes videojuegos de terror en nuestras consolas, y destacar es muy muy necesario.

El antagonista, y posiblemente sea lo mejor del juego, es un payaso malrollero y feo de cojones. Sus movimientos toscos y muy poco pulidos, que a priori pueden parecer una falta de trabajo en el aspecto de la animación, en realidad le confieren una presencia bastante chunga y grimosa, lo que, en cierto modo, dota de su atractivo al videojuego en general.

A nivel sonoro… muy poco (o nada) a destacar.

¡A jugar!

Nuestro cometido será resolver los puzles y acertijos que nos iremos encontrando a lo largo de los siete niveles del juego, todos ellos diferentes entre sí. A su vez, debemos evitar que Pennywise, o… ESO, nos encuentre y nos haga filetes de carbono. Si nos encuentra, es tan fácil como esconderse bajo cualquier elemento del escenario que nos lo permita o agacharnos y caminar en sigilo hasta que se canse y desaparezca. Un punto muy positivo es que, mientras ESO nos persigue, estaremos más tensos que en el bautizo de un Mogwai.

La duración de Death Park es relativa, aunque grosso modo será de unos 40 minutos (puede oscilar entre 20 minutos y una hora), ya que los puzles no es que sean excesivamente complejos. Recomiendo encarecidamente jugar en el modo de dificultad más elevado para acrecentar la sensación de supervivencia. La rejugabilidad puede tener su atractivo, ya que Death Park incluye varios finales.

Y para acabar

Death Park no es un juego original y tampoco destaca en ningún apartado. Sin embargo, tiene sustos muy bien estructurados. Es más, por el precio que tiene, merece la pena apoyar al estudio para que puedan continuar mejorando sus productos y sacar en un futuro obras de mayor envergadura. En esta industria, debemos apoyarnos todos. Porque los de arriba… me temo que continuarán mirándonos por encima del hombro. Con indiferencia. O, lo que es peor, con condescendencia.

Death Park 2 es más de lo mismo… pero mejor. Además, podemos llevar armas. Armas de fuego.

Death Park

5,99 €
5

5.0/10

Pros

  • Sustos asegurados
  • Su atmósfera

Cons

  • Optimización muy poco trabajada
  • Que es... más de lo mismo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.