El Xbox Fan Fest 2019 vuelve en el mejor momento posible: celebrando el presente de Xbox One junto con los amigos del X019 de Londres.

Al contrario de lo que pasó el año pasado, en esta ocasión si que hemos podido contar con un Xbox Fan Fest en nuestro territorio, y la experiencia no ha podido ser más gratificante. Como su propio nombre indica, los asistentes al evento hemos podido ser partícipes de una fiesta donde lo importante no eran las novedades jugables, la cantidad de puestos de juego que había disponibles ni los próximos anuncios que estaban al caer. La cita que tuvo lugar en el White Lab de Madrid tuvo como finalidad el reencuentro entre los fans con Xbox, realizando una serie de actividades relacionadas con la marca y todo ello aderezado de música generando un buen ambiente que no hemos visto en otras ocasiones. O al menos es la sensación que un servidor pudo recibir del evento.

Que justo nuestra fiesta celebrada por Xbox España coincidiese con el X019 de Londres fue todo un acierto, ya que sumó puntos a la hora de generar mas expectación e ilusión sobre lo que nuestra consola puede ofrecer de cara a un futuro. No quiero extenderme más de la cuenta, pero los juegos de Xbox Game Pass, todos los titulos indies que vamos a tener disponibles, la inclusión de sagas como Yakuza en nuestra plataforma, y un sinfín de alegrías más se vieron directamente reflejadas en la cara de los asistentes del Xbox Fan Fest. La alegría y gozo del personal también se extendió gracias a la comida facilitada para tal evento, y es que los fans de Xbox pudimos abastecernos de pizzas, perritos calientes y hamburguesas mientras veíamos la gala londinense. No hay nada mejor que ver estas conferencias rodeados de buena compañía.

Como he dicho, no fue un evento donde destacasen las novedades, pero tuvimos ciertas pinceladas de juegos previstos para un futuro cercano o que saldrán de manera inminente. Se podría decir que Star Wars Jedi: Fallen Order acaparó la mayor parte de las miradas gracias a su gran cantidad de puestos disponibles para probar sus virtudes. Además de contar con los cascos .. (una pasada, por cierto) pudimos ver el salto significativo que supone jugar al título de EA entre una Xbox One S y Xbox One X. Pudimos comenzar la trama en una especie de tutorial y aunque no encaramos ningún combate, nos valió para hacernos una idea de la calidad gráfica que el juego atesora. Pero no solo nos encarnamos en Jedi, ya que otro gran foco de atención lo tuvimos con Ori and the Wild of Wisps, la segunda entrega protagonizada por este simpático animalito blanco y que pretenderá emocionarnos con el lanzamiento del juego el próximo año.

Pese a que no había muchos puestos asignados para cada juego, eso no impidió que tuviéramos una gran diversidad de títulos, incluso para PC. El mítico Age of Empires II resurgía de sus cenizas en alta definición y con un teclado y ratón a la altura. Meridiem Games tampoco quiso faltar a la cita con Asterix y Obelix 3: El Menhir de Cristal, Garfield Kart Furious Racing o con su esperadísimo Blacksad: Under the Skin. Y así podría seguir un buen rato, ya que la lista es amplia: Gears 5, PES eFootball 2019, The Outer Worlds, Ghost Recon: Breackpoint, Borderlands 3…y muchos mas que se me olvidan. Ojo, que pese a esta batería de juegos que he nombrado, había otras actividades igual de interesantes, como realizarse un tatuaje “de mentirijilla” con tu logo más querido o hacerse una foto con Morgana en su cosplay de Kait.

El lugar indicado, el denominado White Lab, fue del tamaño suficiente para albergar a todas las personas que quisimos celebrar el buen ritmo que lleva Microsoft con su consola. Si hacemos comparaciones con otros años, podemos sacar pros y contras, aunque a grandes rasgos es un edificio adecuado para este tipo de actos. Aun recuerdo hace dos años cuando el Xbox Fan Fest se realizó en el Global Sports Innovation Center, un edificio al lado del Palacio de los Deportes. Su disposición a lo largo de tres plantas hizo que los usuarios se disgregaran, perdiendo un poco esa sensación de “bloque unido” y quedando todo relegado a pequeños grupos aislados. En esta ocasión no es así, y que todo se centrase en una sola planta, de manera diáfana y con un espacio adecuado a los asistentes han hecho más bien que mal (aunque eso no hizo que la gente bailara, pese a que teníamos DJ…).

En definitiva, Xbox Fan Fest ha vuelto a sorprender y a ilusionar a los asistentes. Puede que faltaran novedades, campeonatos y una puesta en escena que asombrase al fan de Xbox que se pasase por allí. Pero también hay que recalcar que no estamos hablando de una feria al uso, ni de una zona de exposición de las próximas novedades, ni mucho menos de un X019 cono se estaba celebrando en el mismo instante en Londres. A su favor nos ha dejado la bonita experiencia de compartir nuestro hobby con otras personas que piensan como nosotros, las actividades que estaban disponibles para hacer la velada mas amena y una sensación optimista frente al futuro que tiene la marca. Ojalá podamos ser testigos de un próximo Xbox Fan Fest el próximo año que consolide la propuesta de Microsoft por nuestro territorio.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.