CyberConnect2 ha querido mostrar sus planes y nos desvela sus próximos proyectos, todos ellos de un gran carácter independiente.

La compañía encargada en realizar juegos de muy buena factura técnica basados en Naruto, One Piece, así como otras IP´s con gran calado nipón como puede ser Asura´s Wrath quiere darse un “pequeño” respiro y proponer tres juegos independientes, lo que componen la llamada “Trilogía de la Venganza”. Toda esta información la podéis encontrar en el último número de la revista Weekly Famitsu, aunque los extractos traducidos los hemos extraído de la conocida web Gematsu.

El primero de ellos se trata de Tokyo Ogre Gate, un título frenético ambientado en una ciudad de Tokio llena de fantasmas y con elementos mágicos. Este carácter de fantasía se entremezclará con un marco histórico situado en la Primera Guerra Mundial, con unas mecánicas jugables que consistirán en acelerar la rapidez de nuestros golpes y combos para hacer más daño al rival.

El segundo juego presentado fue Fugue on the Battlefield, un RPG con trazas de shooter y roguelike donde su principal baza será que los personajes son gatos y perros. La guerra también formará parte de esta aventura, y pese al carácter gracioso de sus protagonistas, todo parece estar enfocado a un tono adulto y violento.

El tercer título es Cecile, un juego con scroll horizontal en 2.5D donde tendremos el control de una de las cuatro hermanas con deseos de ser bruja, y que para cumplir su objetivo deberá arrebatar la vida a las otras tres aspirantes. Las cuatro “lolitas góticas” (no nos lo inventamos nosotros, viene en la ilustración de CyberConnect2) serán muy dispares entre sí, con sus propios ataques especiales, pecados que redimir y personalidad.

Veremos qué tal resultado ofrece ahora el estudio CyberConnect2 con estas tres propuestas indies, sobre todo ahora que no están restringidas a contratos de otros juegos como pasó con Bandai Namco y su saga Naruto. La libertad creativa, al menos, la vemos plasmada completamente en estos tres juegos, así que tienen un buen camino por delante.