Rise of the Tomb Raider se somete a la prueba de rendimiento entre todas las opciones gráficas de Xbox One X y la versión de Xbox One

Ahora que se acerca el lanzamiento de Shadow of the Tomb Raider, hay muchos jugadores que se están poniendo al día o descubriendo sus dos anteriores entregas (hablamos del reboot de la saga). Rise of the Tomb Raider es la segunda entrega de esta trilogía que está a punto de cerrarse y se centra en los inicios de Lara Croft en el mundo de la arqueología y los misterios que la rodean.

Un tiempo después del lanzamiento de Xbox One X, esta segunda entrega recibió un parche gratuito para la consola premium de Microsoft. Incorpora 3 opciones gráficas a elegir: resolución 4K nativa, gráficos enriquecidos y foco en el rendimiento.

El canal tecnológico VG Tech, habitual en esta web, ha realizado una comparativa entre las tres versiones de Xbox One X, y la versión estándar de Xbox One para que veamos las diferencias.

Todas las versiones exceptuando la que pone el esfuerzo en el rendimiento, corren a 30 FPS, teniendo bajadas hasta los 20 FPS en Xbox One, o 23 FPS en Xbox One X. La opción de rendimiento de Xbox One X alcanza los 60 FPS de media, aunque tiene bajones hasta los 35/43 FPS, pero la mayor parte del tiempo se ve bastante fluido al máximo de frames por segundo. En este enlace tenéis todas las estadísticas al completo.

Rise of the Tomb Raider está disponible para Xbox One, Playstation 4 y PC vía Steam. Además está mejorado para Xbox One X con varias opciones a elegir y es parte de la suscripcion Xbox Game Pass.