Las posibilidades de un nuevo Fable desde mi punto de vista

Estamos ya en el tiempo de descuento. La E3 está aquí mismo y las esperanzas y sueños se acrecentan. Y aunque en el pasado he hablado de rumores sobre el regreso de Fable, esta vez quiero daros un punto de vista más personal sobre el esperado reboot o secuela de las aventuras en Albión.

Si os parecéis un poco a mí, recodaréis Fable con una mezcla de nostalgia y melancolía. Pues la segunda entrega, aunque no cumplía con las expectativas tras las promesas de Molyneux, fue innovadora. Al fin y al cabo el golpear un árbol en un combate no implicaba la caída de una bellota que finalmente se convertiría en un nuevo árbol(yo confiaba en ti Molyneux). Sin embargo el título era capaz de jugar con la moralidad, a un nivel psicológico, presentando a un protagonista sin voz que crecía y cambiaba según las decisiones tomadas. Además del cambio físico, el mundo también se veía afectado por estas decisiones generando una aventura diferente para cada elección. Sin embargo la tercera entrega, por desgracia, no supo mantener el nivel.

El título era capaz de jugar con la moralidad

Pero basta de presentaciones, voy a hablaros de lo que me gustaría ver en un nuevo Fable. Si bien la saga lucía cel shading colorido, podría ser interesante pasar página y apostar por el fotorrealismo. Algo que no es tan descabellado si realmente Playground Games está detrás de todo esto. Al fin y al cabo es la desarrolladora que me ha maravillado con cada nuevo Forza Horizon. Además me encantaría disponer de un detallado editor de personajes con el que perder un par de horas intentando hacer una réplica de Nick Cage (todos los hemos hecho alguna vez…).

Pasar página y apostar por el fotorrealismo

Los gráficos no lo son todo (decir esto siempre da caché), pero si es importante la ambientación. Un nuevo Fable debería mantener la esencia de sus predecesores en lo que la banda sonora implica. Por otra parte lo aderezaría todo con un estilo entre victoriano y steampunk para renovar su estética. Estos dos estilos mezclados podrían conseguir un ambiente quizás menos mágicos, pero acercarían al juego a una realidad más oscura y madura. Pero si algo es clave en la puesta en escena es el humor inglés, los chascarillos y las frases jocosas. Por lo que sería ideal mantener esta línea, sino mejorarla.

El diseño de escenarios debería ser fiel a los bocetos originales de Bowerstone, Oakvale o el Gremio de Héroes pero con el lavado de cara victoriano. Además, y creo que esto es obvio, debería optar por el mundo abierto sin pantallas de carga. Y el perro, que no falte el perro.

Toca hablar de la parte jugable y el desarrollo del personaje. Sería ideal profundizar en el concepto original de la fuerza, la voluntad y la habilidad. Pero esta vez con habilidades equipables más allá de los hechizos clásicos. Además, porque no, combinar las tres ramas para tener incontables posibilidades al construir al héroe o heroína. Si a todo esto le pudiese agregar subida de nivel, además de equipamiento personalizable con estadísticas ya tendría el cóctel rpg ideal. Por otro parte el combate debería ser un action-rpg moderno. Ágil, pero táctico. En esta ocasión no quiero un hack n slash. Finalmente, aunque Fable nunca tuvo un botón para saltar a voluntad, va siendo hora de que pueda dar brincos y volteretas por el campo.

El perro, que no falte el perro

Sin duda Fable es una saga muy querida por los fans de Xbox. No solo eso, es también la que enamoró a muchos de nosotros en la generación pasada con la Xbox 360. Por ende, el regreso a Albión sería una pieza clave en el resurgir de Microsoft. ¿Qué os gustaría a ver en un nuevo Fable? ¿Os bastaría con un regreso a las raíces, o preferís un lavado de cara completo?

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.