El título arcade clásico de Criterion pasa el examen de Xbox One ante la atenta mirada de VG Tech

El pasado martes Majornelson nos daba la noticia de que el clásico arcade de conducción, Burnout Revenge, estaba disponible en Xbox One gracias a la retrocompatibilidad. Uno de los títulos de carreras y acción frenética más querido de la época de Xbox Original y más tarde en Xbox 360, está disponible para los jugadores en esta generación sin tener que pagar más.

¿Y cómo se ve Burnout Revenge en la familia Xbox One? Pues sinceramente viendo las imágenes y la fluidez en las carreras hemos de decir que, como en todas las ocasiones, la mejora automática que reciben estos títulos en Xbox One y sobre todo en Xbox One X.

Aunque Xbox One X no tiene un parche dedicado Enhanced, la consola Premium de Microsoft parte con ventaja en cuanto a rendimiento. Pero si hablamos de resolución, Burnout Revenge renderiza a una resolución nativa de 1280×720 en Xbox One, Xbox One X y Xbox 360 cuando sale a 1080p. El resultado de escalar la imagen a 1843×1036 en todas las versiones, es un pixelado negro alrededor de la imagen.

El canal tecnológico especializado en este tipo de comparativas VG Tech, ofrece un test de rendimiento para medir la velocidad de cuadros por segundo en las tres versiones.

Como podéis ver en el vídeo, o bien en este enlace con todas las estadísticas, la media de frames por segundo es de 60, pero mayormente ronda los 54 y medio en las tres versiones. En algún momento del juego, hay considerables bajadas a 30 FPS, lo que es aguantado sin problemas por Xbox One X. Sin embargo, Xbox 360 tiene problemas puntuales bajando hasta 20 FPS en ocasiones y Xbox One a 24 FPS en momentos de estrés.

No sabemos si tanto Microsoft como Criterion se pondrán manos a la obra con una versión mejorada para Xbox One X, pero estamos seguros que de ser así, tendríamos entre manos una bestia parda en cuanto a frenetismo y calidad visual.