BioWare comenta el momento delicado que vivió el estudio.

BioWare no está en su mejor momento comparándolo a años atrás. El lanzamiento el año pasado de Mass Effect: Andrómeda no fue un superventas como se había planeado originalmente y  además se dice que tienen muy poco personal trabajando en el próximo juego de Dragon Age.

Pero, por malo que parezca esto, podría haber sido mucho, mucho peor, ya que podríamos haber perdido a BioWare hace un tiempo, si no fuera por la ayuda de Electronic Arts.

Durante el fin de semana, algunos miembros del equipo de BioWare asistieron a HavenCon en Austin, Texas, una convención temática de geek y gamer LGBTQ. Patrick Weekes, ex guionista principal de la trilogía Mass Effect; Karin Weekes, editora principal; y David Gaider, que solía escribir para la franquicia Dragon Age. Estos hablaron en un panel sobre varios puntos relevantes de la compañía.

Dieron un montón de pequeños hechos interesantes, incluyendo notas sobre la construcción de la historia de Dragon Age, el concepto de los magos y la representación de diversos personajes dentro de la serie. Pero luego el tema se centró en su relación con EA y es aquí donde las cosas se pusieron interesantes.

En primer lugar, el equipo reveló que Dragon Age 2 en realidad estaba en una situación apurada. Por esta razón, la compañía se quedó sin dinero y se habría “hundido” si Electronic Arts no los hubiera comprado.

Además, señalaron que la principal preocupación de EA es el dinero (algo evidente por la falta de apoyo a Mass Effect: Andrómeda), pero, por otro lado, no les presionan y no le dice a BioWare lo que no debe hacer. Los miembros explicaron que si la desarrolladora quiere hacer algo “arriesgado”, suele recibir una respuesta del tipo “¿crees que puedes hacerlo bien?”.