El último título del prestigioso estudio no ha cumplido con lo que los fans esperaban.

Han sido meses difíciles para BioWare y su última nueva IP, Anthem. Las preocupaciones surgieron tan pronto como la primera beta del juego se puso en marcha y desde entonces el título ha pasado por diversos problemas que han hecho que la comunidad de jugadores descendiera rápidamente. En honor a la verdad, el juego salió en un estado inaceptable, inacabado y las críticas lo reflejaban correctamente. Aún así, uno no puede dejar de preguntarse qué tiene el juego que ha hecho que los jugadores hayan sido tan tajantes con él. Lo que más llama sin duda la atención es que estamos hablando de un juego de BioWare, que ya sufrió algo parecido con la última aventura de Mass Effect y que ha vuelto a provocar una gran decepción entre sus fans.

Desde hace mucho tiempo, BioWare ha gozado de una reputación de estudio de primer nivel. Sus juegos siempre han tenido un perfil alto, presentándonos mundos fascinantes, historias bien hechas y personajes multidimensionales. Jugar a un juego de BioWare era como entrar en otro mundo y sentir que realmente uno era una parte importante de él. Pues bien, parece que sin duda este no ha sido el caso del juego más reciente de BioWare. El anterior título del estudio, Mass Effect: Andromeda también tuvo unos inicios sumamente difíciles, pero presentaba un mundo nuevo que descubrir muy interesante, con personajes bien construidos y un apoyo constante del estudio que hizo olvidar rápidamente el accidentado lanzamiento del juego. 

Tras Andromeda, BioWare anunció Anthem y las primeras impresiones fueron prometedoras. El trailer presentado en la Conferencia de Xbox del E3 de 2017 prometía un mundo masivo y con muchas cosas que hacer; algo que los aficionados nunca habían visto antes. El énfasis en el componente multijugador y el sistema basado en el loot era algo preocupante para muchos, pero BioWare había incorporado ambos en juegos anteriores, así que la mayoría de los fans sintieron que no había una necesidad inmediata de preocuparse; sin embargo, estaban muy equivocados. Poner el foco en estos dos aspectos desató la tormenta perfecta.

anthem

Anthem sufre de la mayoría de los mismos problemas que Mass Effect: Andrómeda tenía en sus inicios. Ambos tienen un sistema de juego muy satisfactorio, donde controlar a nuestro personaje sienta bastante bien en realidad. En Anthem, sin embargo, esa sensación pulida se produce a costa de casi todo lo demás. Mientras que la historia de Andrómeda ofrecía un nuevo punto de vista en la saga, el argumento de Anthem apenas se vislumbra.

El looteo de Anthem y los elementos cooperativos no tienen el apoyo que necesitan para llevar el juego a una dimensión interesante. El end-game se basa en una rutina aburrida de las mismas tres actividades que se juegan en los niveles de dificultad más básicos, sin exigir nada al jugador excepto la voluntad de seguir trabajando. Las recompensas por hacerlo son escasas, demasiado simples, con armas que uno ha estado recibiendo todo el tiempo o lo que equivale a un icono que nunca se ha visto en el juego. En cuanto al juego cooperativo forzado, todo lo que se logra es empujar a un grupo de desconocidos que formar grupo con poco o ningún deseo, medios o incluso razón para hablar entre ellos. Tales sistemas hacen que Anthem se salga del enfoque tradicional de BioWare en la narración de historias, los personajes complejos y la construcción del mundo.

Anthem es un juego que ha ganado una reacción negativa por encima de la media de la mayoría de los jugadores. No es porque el juego sea especialmente malo, sino porque es decepcionante. Iba a ser el juego que nos mostraría a todos que el antiguo BioWare que conocíamos y adorábamos seguía allí. Iba a demostrarnos que todavía pueden crear una gran historia y engancharnos con mundos interesantes y personajes completos. En lugar de eso, los aficionados obtuvieron un juego que no hizo nada de eso. Se centró en el combate, el looteo y el juego cooperativo en lugar de en cualquiera de los principios básicos de BioWare. Y por si fuera poco, ese enfoque se implementó de la manera más básica imaginable. Anthem es un nuevo intento superficial de seguir la tendencia del juego como servicio, algo que la BioWare del pasado nunca habría hecho.