Analizamos Xbox One Head:Set X , los nuevos auriculares de Snakebyte

0

Con unas calidades notables y un precio muy competitivo, los cascos Xbox One Head:Set X se tornan una opción perfecta para aquellos que comienzan su andadura en los videojuegos.

Los cascos son periféricos que a día de hoy se hacen indispensables para poder obtener la mejor experiencia en los juegos actuales, especialmente aquellos donde el más mínimo sonido puede alertarnos de algún peligro inminente o en aquellos juegos online donde tenemos que comunicarnos con el resto del equipo para elaborar estrategias de combate. Snakebyte, empresa especializada en hardware y accesorios de calidad enfocados al gaming se ha hecho eco de ello, y quiere con la oferta que presentamos en este análisis hacer que sus cascos lleguen a todos los hogares, en especial a aquellas personas que no quieren invertir mucho dinero en este tipo de periféricos. (Su precio rondará los 20€ aproximadamente).

Existen dos modelos recién lanzados este mes de Julio en el mercado: Xbox One Head:Set X para la consola de Microsoft y PS4 Headset 4 para hacer las mismas funciones con la consola de Sony. Obviamente, nosotros tenemos para el análisis el Xbox One Head:Set X, aunque no os preocupéis: salvo el cambio de color, cada uno enfocado a su plataforma principal, el resto es completamente igual y podemos conectar los auriculares en cualquier dispositivo que admita salida de audio Jack de 3.5 mm.

Lo primero que llama la atención nada más cogerlos es su tamaño. Una línea de diseño muy sencilla que permite hacer sus dimensiones más pequeñas, con la ventaja de poder guardarlos prácticamente en cualquier lado. Una reducción de tamaño también implica una reducción de su peso significativa, y Xbox One Head:Set X consigue que solamente tengamos 160 gramos sobre nuestra cabeza.

Al verlos tan pequeños puede darnos la impresión de ser frágiles y de que se pueden romper fácilmente, pero una de los puntos fuertes que tienen estos cascos es sin lugar a dudas su capacidad de plegarse y moldearse sin sufrir daño alguno. En la zona del propio auricular contaremos con una bisagra que nos permitirá guardarlos sin que ocupen mucho espacio en nuestra estantería, pero es que además la diadema también presenta una gran flexibilidad, por lo que aguantará los envites de los usuarios más activos e incluso de los pequeños jugones de la casa.

Snakebyte promociona Xbox One Head:Set X como los cascos ideales para los títulos “Battle Royale” como Fortnite o PUBG, y no os vamos a mentir: el público al que va destinado este producto es para aquellos que se inician en el mundo de los videojuegos con la moda de este tipo de género. El audio es bastante bueno, con buen equilibrio entre graves y agudos, y sin notar ningún sonido fuera de lugar o ruidos innecesarios. Todo esto gracias al controlador de audio de 40 mm que ofrece una calidad de sonido óptima. Pero no llega a los resultados de las mejores marcas en el mercado. Aun así, si no estamos interesados en experiencias envolventes, ni pensamos en sonido 5.1 ó 7.1, Xbox One Head:Set X podría estar entre nuestros candidatos si valoramos los pros y contras que poseen los cascos en cuestión.

De hecho, tenemos un punto negativo que será importante para aquellos que busquen aislamiento total con este tipo de hardware. Los auriculares se nos antojan pequeños, sin que llegue a cubrir toda la oreja, y dejando abiertas zonas que permiten el paso del ruido exterior. Todo el recubrimiento interno es de tela, lo que provoca un buen tacto (mucho más agradable que aquellos que son sintéticos) aunque el sudor después de una buena sesión de juego se queda en el tejido y provoca una sensación algo incómoda.

Existe un micrófono extraíble que lo podremos enroscar o quitar en cualquier momento. La calidad es bastante notoria, y gracias a su capacidad de flexión podemos alejarlo o acercarlos a nuestra boca según queramos. Su entrada de audio está cubierta con gomaespuma que evita los ruidos ajenos a la charla, por lo que nuestros compañeros escucharán nuestras acciones de manera clara y limpia.

No hay opción a que sean inalámbricos, por lo que siempre tendrán que estar conectados al mando o dispositivo de turno. Para ello contamos un cable de 1.2 metros, suficiente para movernos en nuestra silla o sofá de turno. En este cable también encontramos una ruleta que sirve como regulador del sonido general del juego y un botón que nos permite silenciar nuestra voz cuando queramos.  Cuidado a los interesados en estos cascos, en la versión de Xbox One se requiere el adaptador que va acoplado al mando para que puedan funcionar, y que se vende por separado.

 

En líneas generales y a modo de resumen, posiblemente Xbox One Head:Set X sean una opción muy a tener cuenta para los más peques de la casa o aquellos noveles dentro de los videojuegos que no quieran invertir mucho en unos cascos. Los que provengan de auriculares más sofisticados notarán la diferencia, pero el bajo coste que ofrece Snakebyte, su flexibilidad y una utilización que no sólo se centra en la consola de Microsoft permiten hacer un uso continuado de este hardware sin que se nos haga pesado. Pocas son las tiendas donde momentáneamente podremos encontrar los Xbox One Head:Set X, aunque se ha anunciado su distribución por toda Europa por lo que estaremos pendientes de avisaros de su salida oficial en nuestro país.

Xbox One Head:Set X

7

Nota final

7.0/10

Pros

  • Muy ligeros
  • Duraderos y flexibles
  • Precio competitivo

Cons

  • No es muy envolvente
  • Deja pasar ruidos del exterior
  • Muy difícil de encontrar en nuestro país (de momento...)