La colección que tenemos dentro de Phoenix Wright: Ace Attorney Trilogy contiene pistas que conducen a un final algo sospechoso…

No voy a negar que me encantó ver el anuncio de la trilogía de Phoenix Wright en nuestra querida consola hace unos meses. Tampoco voy a negar que gran parte de mi adolescencia la pasé pegado a la carcasa de una Nintendo DS jugando a las aventuras del abogado más famoso de los videojuegos. Sus historias, casos, situaciones…todo era fascinante, y hacían que mis noches en vela fueran más en vela todavía por su culpa. Por supuesto, ver el primer trailer de presentación me hizo rememorar esos bonitos momentos que acabo de citar. Quería volver a ponerme al frente de esos casos a cualquier precio, aunque todo tiene un límite.

Phoenix Wright: Ace Attorney Trilogy llega a consolas de sobremesa después de pasar un periplo satisfactorio por otras plataformas móviles, y como su propio nombre indica, recoge en un solo recopilatorio las tres primeras incursiones del famoso abogado Phoenix Wright. A nuestra disposición, y desbloqueados desde un primer momento, tenemos Phoenix Wright: Ace Attorney, Phoenix Wright: Ace Attorney: Justice For All, y Phoenix Wright: Ace Attorney: Trials and Tribulations. Tres obras que recogen tres grandes historias. En total, 14 episodios repartidos entre los tres juegos donde no faltarán los giros de guion, personajes emblemáticos y una propuesta que, pese a ser continuista con cada entrega, no provoca ningún ápice de monotoneidad debido a las buenas bases que presenta. ¡Un momento! Quería decir “presentaba”, ya que como explicaré más tarde, hay aspectos como el idioma que son fundamentales para obtener una experiencia plena con el producto.

Para quienes nunca hayan jugado a ningún Phoenix Wright, tenemos que describir la franquicia desarrollada por Capcom como un híbrido entre aventura gráfica y “visual novel” con un marcado aire nipón. La abogacía nos llamará en cada entrega, y deberemos ponernos al mando de cada caso que se nos presenta. Lucharemos por y para nuestro cliente (y su inocencia, claro está), buscando evidencias y contradicciones de los testigos que suben al estrado para desmentir el delito que se presenta ante nuestros ojos. Cada juego de Ace Attorney se puede dividir “a grosso modo” en dos partes claramente diferenciadas: la primera parte se compone del factor de investigación, donde buscaremos pruebas por el escenario del crimen y alrededores en busca de evidencias que nos ayuden en el caso que llevamos. La segunda parte (y más relevante) del juego ocurre en el propio juicio, donde tendremos que poner en funcionamiento todas nuestras neuronas en busca de las debilidades en el testimonio de los testigos.

Cuidado a quienes piensen que es un juego sin complicaciones. Es cierto que en cada título de la colección no podemos “morir”, aunque si nuestro prestigio en cada juicio se ve mermado, pronto aparecerá la pantalla de Game Over. En verdad volveremos a empezar con el testimonio del testigo o acusado, pero siempre vamos a querer estar lo menos atascados posibles y completar el caso de manera inmaculada. Para ello, habrá que poner mucha atención a todo lo que concierne a las palabras del acusado y/o testigo, así como una capacidad intelectual lo suficientemente abierta como para relacionar objetos con hechos concretos. Algo que puede resultar sencillo en un principio pero que se convierte en un auténtico reto en los últimos compases de cada entrega.

Según vayamos desgranando la aventura, empezaremos a conocer a los diferentes personajes que dan vida a la franquicia, y particularmente son el empujón fundamental que te impulsan a proseguir con cada caso.  Tanto nuestra bienamada jefa Mia Fey, como su hermana médium Maya Fey como los emblemáticos adversarios que tendremos delante nuestra encabezados por el fiscal Miles Edgeworth, desprenden un carisma que hará que pronto nos encariñemos con ellos. Puede que al principio todo suene a típico “cliché” de anime o manga japonés, pero una vez que nos sumerjamos de lleno en cada caso particular, iremos tirando de un hilo que nos revelará grandiosos momentos e incluso intenciones ocultas. Por supuesto, todo aderezado de un sentido del humor muy particular (pese a lo grave que supone ser acusado de homicidio) que hacen que la parte narrativa está especialmente bien diseñada.

Visualmente existen pequeños cambios en Phoenix Wright: Ace Attorney Trilogy, y el principal es el cambio de estilo de dibujado pasando de unos entornos pixelados debido a las capacidades de Nintendo DS a un lineado mucho más fino y lleno de color. El cambio de tamaño de la pantalla, donde pasamos de una consola portátil (y derivados) a televisiones de gran tamaño han obligado a redibujar el juego en general, y a sus personajes en particular. Este rediseño cumple con su cometido, pero es cierto que ya puestos a elaborar una recopilación y vender un producto en otras plataformas, se podía haber puesto un poco más de empeño y realizar un trabajo más “fino”, con unas animaciones que se parecieran a cualquier anime japonés, que le quedaría de maravilla. Ya decimos: no luce nada mal para ser juegos lanzados hace más de una década, pero la sensación que transmite la trilogía es que no se ha puesto mucho empeño en pulir el producto final.

 

Donde no podemos dar nuestro brazo a torcer es con el tema de la traducción. Phoenix Wright: Ace Attorney Trilogy viene sólo con dos idiomas: inglés y chino. Es cierto que ya se están trabajando en futuros parches que solucionen este desaguisado, pero en este próximo paquete seguiremos sin contar con el español. Cada juego, cada caso y cada testimonio requiere una concentración máxima, saber perfectamente de lo que están hablando y de esa manera destapar la mentira de cada testigo. Es un nivel de lenguaje tan sutil y preciso que, si no entendemos al pie de la letra todas las conversaciones, podemos quedarnos bloqueados sin saber hacia dónde avanzar. Esta situación se agrava más cuando la versión original de cada juego sí que estaban en español (y si me apuráis, algún titulo traía voces en nuestro idioma). Tenemos que castigar duramente estas decisiones, y hasta que no lancen el correspondiente parche solo nos queda poner de sobre aviso a aquellas personas que quieran jugar a la trilogía, pero no cuentan con un nivel de inglés apto para entender todo.

 
 

Conclusión
El regreso de Phoenix Wright a consolas de sobremesa es una sorpresa mayúscula y que siempre es bienvenida por su propuesta tan original y diferente. Además, en este Phoenix Wright: Ace Attorney Trilogy  contamos con las tres entregas originales que dieron forma al personaje y que encierran unos casos apasionantes, llenos de humor e intrigas que gustarán tanto a los amantes de los juegos de investigación, como a los que gusten de aventuras graficas o aquellos ya empapados de las “visual novel”. Eso sí, hay que saber penalizar pese a la grandeza de los juegos, y que no esté traducido al español es un duro golpe que puede arruinar por completo la experiencia con el juego. Ojalá podamos dentro de poco corregir esa nota final con la llegada del hipotético parche con los textos a nuestro idioma.

 

Phoenix Wright: Ace Attorney Trilogy

29.99€
7.2

Gráficos

7.5/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

8.5/10

Duración/Diversión

9.0/10

Idioma

3.0/10

Pros

  • Una apuesta original que viene por partida triple
  • No ha perdido ni un ápice de humor ni intensidad pese a que han pasado más de diez años
  • ¿Veremos Apollo Justice Trilogy en un futuro?

Cons

  • La falta de traducción va a echar para atrás a mucha gente
  • Ya que hacen una recopilación, que incluyan extras
  • Gráficamente podría haber salido mejor