Analizamos la primera adaptación de las aventuras de Saitama a consolas

Bandai Namco Entertainment sigue sacando su artillería pesada, y es que tras el éxito rotundo de Dragon Ball Z: Kakarot aún tienen una retahíla de licencias increíble por lanzar durante este mismo 2020. Ese bien sería el caso que nos atañe con el juego que hoy os traemos, One Punch Man: A Hero Nobody Knows.

Se trata del primer videojuego de uno de los héroes más poderosos del género Shōnen, Saitama, aunque también hay cabida para el resto de personajes que acompañan a nuestro héroe. La adaptación de este personaje a videojuego no es una tarea fácil, pues en concepto o mecánicas tiene una barrera difícil de superar al tener un héroe que derrota a sus enemigos de un solo golpe. Por ello, la labor de saber gestionar adecuadamente este factor es ardua, pues saber llegar a la solución idónea puede ser tedioso. Por una parte, debilitar o mermar el poder de dicho personaje haría que los fans se mosquearan, y si representas el poder de tal héroe a su imagen y semejanza, tienes un problema, pues que gracia tendría acabar cada combate con un solo golpe… ¿Quieres saber que mecánicas o planteamientos jugables han implementado para salvar estas pesquisas? Pues atentos a su análisis al detalle, allá vamos.

Para aquellos ajenos al mundo del “manga” o el anime, aquí va una pequeña pincelada de información acerca de esta licencia para entrar en materia. One Punch Man es un webcómic de acción y comedia creado por One, el cual obtuvo tanto reconocimiento que pronto se empezó a editar en papel por la revista Weekly Shonen Jump Alpha. No obstante, su trascendencia no quedó solamente ahí, sino que el estudio Madhouse se hizo con los derechos de adaptación a serie de anime y hasta el día de hoy se han realizado dos temporadas de esta misma. Esta obra se centra en la vida de Saitama, un joven que cansado de su rutinaria vida y ver como el crimen campa a sus anchas decide convertirse en héroe. Por ello, entrena tan duro que pierde todo el pelo y se convierte en una persona tan fuerte que es capaz de derrotar a todos sus oponentes de un solo puñetazo. Pronto esta situación le empieza a abrumar, por lo que va de aquí para allá buscando un verdadero desafío y un rival digno de su poder.

Dicho esto, One Punch Man: A Hero Nobody Knows adapta esa premisa a un híbrido entre RPG y lucha 3D bastante resultón que seguramente entretendrá a los aficionados y las aficionadas de este personaje. La ejecución por pate de Spike Chunsoft, cuyo último trabajo es Jump Force, ha sido bastante correcta y han sabido sortear airosamente el principal dilema que se les presentaba, enfocando la historia desde un punto de vista distinto, es decir, el protagonista del videojuego somos nosotros, el jugador. De esta forma, se nos permite crear un avatar, el cual será el eje principal sobre el que se asienta toda la aventura, mediante un editor un poco pobre de base al tener que ir desbloqueando cosméticos o habilidades especiales a medida que jugamos. En cuanto a las habilidades, iremos heredando las de los superhéroes del propio anime según vayamos aumentando nuestro nivel y poder.

Tomando como punto de partida nuestro personaje, el videojuego nos brinda un mundo, el cual  está ambientado en las temporadas del anime, para presentarnos los distintos sucesos que vivimos a lo largo de la aventura. En esta ocasión, la historia vuelve a ser igual de insulsa como en Jump Force, aunque sin ser tan desastroso… porque al menos existen ciertos guiños o detalles que seguramente harán las delicias de los aficionados o las aficionadas. El mundo que se ha construido para este híbrido entre RPG y lucha funciona como nexo entre misiones, a la vez que de interfaz o menú al ofrecernos de la misma forma las distintas modalidades de juego (duelos o retos en local o contra la CPU, el competitivo u online…) sin tener que salir de la propia “historia”. Asimismo, nos encontramos distintas tiendas de compra y venta distribuida por la ciudad, NPC’s con los que conversar para obtener las misiones secundarias o recados, así como héroes con los que entablar relación y así tener aliados en los combates.  Esas relaciones se pueden subir de nivel a medida que vayamos trabajando con ciertos superhéroes, así que no es ninguna tontería el desempeñar misiones con ellos.

A nivel jugable toda esta propuesta funciona correctamente, aunque quizá se haya pecado en exceso de simplicidad y sencillez. Este estilo de juegos suelen ser accesibles para todos los públicos, pues al fin y al cabo son reclamos para la gente que les gusta la licencia. De esta forma, una jugabilidad exigente alejaría a mucho público de un producto que tiene como finalidad un objetivo de mercado más comercial. Por ello, el sistema de combate de este título de lucha en 3D es muy básico; los combos o habilidades se ejecutan con una pequeña combinación de botones muy sencilla. Y bueno, tampoco es que haya una gran variedad de ataques o técnicas especiales, algo que realmente juega en contra del título al caer rápidamente en la monotonía o reiteración. Sin embargo, el estudio ha tratado de suplir un tanto esa sensación, introduciendo algunas variables de entorno como potenciadores que aparecen en el escenario tras un tiempo determinado desde  que empieza el combate, así como la caída de meteoros o rayos de forma aleatoria.

En estos casos, la espectacularidad es un factor más importante que la técnica, así que One Punch Man: A Hero Nobody Knows la prima por encima de todo. Así pues, las peleas en este videojuego son el plato fuerte de la fórmula. Estas se disputan en equipos de tres luchadores, es decir, el clásico 3vs3. De ahí, que dijéramos que el trabajar las relaciones para tener aliados fuera importante, puesto que no contaremos con ellos desde el inicio de la aventura. Esto es algo que está bien implementado en el modo historia, ya que le otorga cierto carácter de progresión. Sin embargo, el resto de modalidades salen claramente perjudicadas con este planteamiento, debido a que solamente tendremos unos pocos personajes disponibles para modos tan comunes como el Versus de jugador contra jugador o jugador contra CPU en local. De este modo, la obligación de terminar el modo historia antes es algo tedioso y una decisión muy arriesgada que bien puede ser un inconveniente para todo aquel jugador que tan solo quiera disputar combate tras combate.

One Punch Man: A Hero Nobody Knows ofrece contenido suficiente como para estar entretenidos una buena cantidad de horas, pues entre misiones principales, desafíos y secundarais el surtido es bastante amplio.  Tampoco se queda atrás el plantel de luchadores, puesto que tenemos a nuestra disponibilidad (bajo previo desbloqueo) una treintena. Entre ellos están los más importantes o relevantes como: Genos, Mumen Rider, Spring Mustachio, Saitama, Silver Fang, Speed-o’-Sound Sonic, los hermanos Tanktop, Mosquito Girl

Comentar que hay un caso excepcional en el que el 3vs3 que comentábamos antes se convierte en 2vs3, y es que hay una mecánica bastante curiosa. Y es que cuando escogemos a Saitama para forma parte nuestro equipo, tendremos que esperar o aguantar con dos luchadores unos minutos hasta que este llegue. Cuando trascurre ese tiempo determinado, Saitama aparece en escena y de un puñetazo acaba con el contrincante. Sin lugar a dudas se trata de una implementación muy acertada, aunque arriesgada al tener que defendernos durante tanto tiempo con un luchador menos.

A nivel gráfico o técnico el videojuego presenta un resultado correcto dentro de este tipo de productos. El modelado de los personajes está bastante conseguido, sobretodo el de los más destacados de la serie. Sin embargo, los entornos o escenarios no pueden decir lo mismo, puesto que en su gran mayoría las texturas no lucen un buen acabado y los escenarios se antojan un tanto genéricos y no tienen ningún elemento que permita interacción alguna. A parte de eso, se hace uso del tedioso “muro invisible” como recurso de limitación en el mundo que presenta, lo cual no es malo, pero sí que deja una sensación de acotamiento o delimitación muy marcada al reducir el movimiento del propio jugador. Asimismo, el rendimiento del título cae bastante en la ciudad o fases de exploración, cosa que sorprende puesto que las dimensiones de este no son muy grandes y la carga gráfica tampoco es muy elevada. No obstante, en combate no hemos notado ningún problema y funciona correctamente.

Por último, el apartado sonoro presenta una banda sonora bastante acorde al material original, con temas bastante cañeros y metaleros. Incluso el tema de apertura ha sido creado por JAM Project, grupo que ya ha trabajado en otras canciones oficiales para el anime. Esto es un añadido muy bueno para cualquier fan, pues siempre denota cuidado y mimo por el producto, y sobre todo para el consumidor. En lo referente a las voces, estas están disponibles en japonés o inglés, por lo que nosotros debemos contentarnos con una buena localización al castellano en cuanto a textos se refiere.

Conclusiones

One Punch Man: A Hero Nobody Knows es un producto correcto que no pretende ser más que eso, puesto que está claramente enfocado a los fans de la licencia. De esta forma, estamos frente a un título de lucha en 3D que incorpora elementos de RPG de una manera adecuada y atractiva para todo aquél que haya disfrutado de cualquier material de One Punch Man. Es un desarrollo con un presupuesto modesto, eso se ve a primera vista y se nota en sus mecánicas o puesta en escena. Aun así, es un título que divierte y entretiene gracias al humor y carisma que destilan los personajes de esta obra.

One Punch Man: A Hero Nobody Knows

69,99€
6.8

Gráficos

6.5/10

Jugabilidad

6.5/10

Sonido

6.5/10

Duración

7.5/10

Pros

  • El planteamiento RPG más lucha 3D es atractivo
  • Han sabido trasladar correctamente el carisma de los personajes

Cons

  • Poco profundo a nivel de mecánicas y jugabilidad
  • Historia y misiones un tanto insulsas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.