A pocos días de que Xbox Series X y Xbox Series S esté en casa de miles de personas del mundo, en Comunidad Xbox hemos tenido la suerte de poder contar con una Xbox Series X y Series S unos días antes de su lanzamiento oficial.

Recuerda, que hicimos un unboxing de Xbox Series X y otro unboxing de Xbox Series S y que puedes ver en nuestra web o en nuestro canal de Youtube.

En esos vídeos podrás ver como es la caja y las nuevas consolas de Microsoft de nueva generación por fuera, pero hoy es el turno de conocer de primera mano como es el salto de generación, de si merece la pena o que novedades ofrece la Xbox Series X y Series S.

Pero atento, porque a lo largo de los próximos días también iremos publicando mucho más contenido relacionado con estas nuevas consolas, queremos que conozcas todo de ellas y lo vamos a hacer lo mejor que podamos para que no tengas ninguna duda de ella.

Vayamos por el principio, es la hora de enchufar la consola a la corriente y a la TV o monitor y encenderla por primera vez. Y pensarás, será una configuración normal o típica ¿verdad? Pues no, te equivocas, aquí ya empiezan las diferencias frente a Xbox One.

Primeros pasos y configuración de tu Xbox Series X y/o Series S

Como ya te he adelantado, la configuración de tu videoconsola va a ser muy diferente a lo que lo has hecho en otra ocasión, configuración que en muchas ocasiones es un proceso aburrido y tedioso, sin embargo Microsoft ha implementado una opción muy interesante, la posibilidad de configurar tu consola a través del móvil, concretamente a través de la APP de Xbox, APP que está disponible para Android e IOS.

Es cierto, que el ansia de pasar estos pasos para ver todo el potencial de la consola en ocasiones puede que nos saltemos pasos, pero hazme caso, configura tu nueva Xbox Series X o Series S a través del móvil, se simplifica mucho los pasos y lo más importante, no deberás de introducir casi ningún dato ni tu cuenta de Xbox.

Nada más encender tu videoconsola, no enciendas todavía el mando, sigue los pasos que te vaya marcando en pantalla.

Te saldrá un mensaje de que descargues la APP de Xbox en tu móvil en el caso de que no la tengas descargada, algo poco probable si especialmente provienes de la generación anterior.

Una vez encendida la consola, abre la APP y pulsa sobre un botón que te aparecerá de Configurar una consola.

Allí te pedirá que metas un código, el código es la numeración que te aparece en la televisión/pantalla donde tienes conectada la Xbox Series X o Series S.

Una vez metido el código, tanto el móvil como la videoconsola se conectarán mutuamente mediante Wifi intercambiando configuraciones de tu cuenta de Xbox y si usas Wifi en vez de cable ethernet también te configurará automáticamente el acceso.  En el caso de que existan actualizaciones para la consola, se actualizará en ese momento.

Una vez finalizado ese proceso, es momento de coger el mando de tu consola y encenderlo manteniendo pulsado el botón central de Xbox del propio mando. En ese momento se vincularán automáticamente y ya estarás listo para empezar a darle caña a la nueva generación de consolas de Microsoft.

Es importante comentar que Microsoft te da la opción en esos pasos de copiar la configuración de tu Xbox One antigua a la nueva Series S y Series X permitiendo así mantener todo tipo de configuración que tenías previamente realizado. Y aquí es donde podemos decir, bendita existencia de guardar la información en la nube.

También, como es obvio, si lo deseas, podrás configurar desde cero la consola, es decir, seleccionar la opción de configuración como nueva consola.

En el caso de que te hayas unido en esta generación a Xbox, deberás de crearte una cuenta de Microsoft que serás la que usarás para crear el gamertag y asociar todas las compras que hagas de juegos digitales o servicios como Xbox Game Pass a tu cuenta, la cual te loguearás en tu Xbox Series X o Series S.

Sin duda, me ha costado más tiempo explicar el proceso de setup de la Xbox Series X y Series S que lo te costará a ti ponerla a punto para disfrutar. Bajo nuestro punto de vista, la inclusión de configurar toda la videoconsola utilizando el móvil es algo que lo hace muy interesante porque aunque creas que inicialmente puede ser algo engorroso es totalmente lo contrario, hace que el proceso sea realmente rápido.

Este punto ya nos deja claro cual es el objetivo de la nueva generación de consolas de Microsoft, además de la mejora gráfica, que no es más que otro que ayudarnos a disfrutar de los videojuegos, a hacernos la vida más fácil, a hacer que jugar no sea algo que tengamos que esperar, aprovechar aunque sea 10 minutos libres para echarnos una partida rápida en la consola y con esta nueva generación de consola lo conseguimos gracias a funciones que detallaremos más adelante pero que te aseguro que usarás día si y día también.

Xbox Series X y Xbox Series S, dos consolas para la nueva generación ¿Qué diferencias hay?

En Comunidad Xbox hemos tenido la oportunidad de probar ambas consolas a fondo y por ello podemos afirmar que ambas consolas son de nueva generación, el salto generacional existe pero está claro que una es mejor que otra y que es lógico que la duda surja en el momento de hacer la compra. ¿Me interesa más Xbox Series X o Series S? ¿Se justifica la diferencia de precio? ¿Podré jugar a todos los juegos aunque me compre la Xbox Series?

Estas preguntas y muchas otras dudas te las vamos a intentar aclarar en este apartado donde vamos a realizar un repaso profundo de las características técnicas de Xbox Series X y Xbox Series S, viendo que similitudes tiene y que diferencias hay. Esperemos que pueda aclárate qué consola adquirir para que se ajuste a tus necesidades reales.

En este apartado, nos vamos a centrar realmente en las prestaciones de cada una de las consolas, ya que las diferencias estéticas de la Xbox Series X y Series S es evidente, tan solo hace un pequeño matiz, Microsoft ha hecho un gran ejercicio de diseño trayendo dos consolas con un diseño sobrio pero muy elegante, sin olvidar aspectos tan importantes como la ventilación, un apartado que ha tenido muy en cuenta para que nuestras consolas siempre estén en la temperatura óptima para que rindan al máximo.

Anteriormente hemos comentado que Microsoft se ha centrado en esta generación en un ofrecer una experiencia al jugador que nunca antes habíamos disfrutado en una videoconsola, ahora tanto en Xbox Series S como en Xbox Series X se eliminan casi por completo los molestos tiempos de carga en los videojuegos gracias a una arquitectura propia que Microsoft ha denominado como Xbox Velocity.

También, una de las opciones más interesantes que Microsoft presentó en esta nueva generación es el modo Quick Resume, una opción que nos permitirá tener varios juegos en ejecución y pasar de forma inmediata de un juego a otro y seguir jugando en el mismo punto donde lo habíamos dejado. Y sí, funciona de maravilla y es algo que vas a utilizar muchísimo en esta generación.

¿Cuántas veces no has encendido la videoconsola para echarte una partida rápida cuando tenías 15 o 30 minutos libres porque sabías que con los tiempos de espera de carga no te iba a dar tiempo a jugar? En mi caso muchas veces, pero con Xbox Series X como en Xbox Series S esto ya no sucede y ahora en cuestión de unos pocos segundos tendremos la videoconsola encendida y el juego listo para jugarlo.

Otro aspecto común de ambas videoconsolas es la inclusión de DirectX Raytracing, que al ser acelerado por hardware ofrece un nuevo sentido a los videojuegos gracias al tratamiento de luz y sombras dinámicas y en tiempo real que nunca antes habíamos visto, además gracias a poder ejecutar los juegos a 120 fps, la suavidad y realismo en los juegos cobran una nueva fase sin precedentes en una videoconsola.

Antes de pasar a detallar de forma más técnica ambas consolas, quiero resaltar también  la técnica de reconstrucción HDR que mejora los juegos SDR(SD) existentes sin necesidad de que los desarrolladores modifican o cambien nada, sino que la propia consola sabrá sacar el mayor provecho al videojuego para que se vea de la mejor forma posible, esto lo notaremos especialmente en juegos de generaciones pasados como en Xbox One o Xbox 360.

Xbox Series X – Lo que te ofrece la videoconsola más potente del mundo

Aunque Xbox Series X y Series S comparten muchas cosas en común, existen diferencias en el interior que hacen única a la Xbox Series X. Y sí, no hablamos solamente del tamaño o de que la Xbox Series X tiene lector Blu-Ray mientras que la Xbox Series S no lo incluye, sino detalles no apreciables a la vista pero que como resultado obtenemos un rendimiento sin precedentes.

Como te hemos comentado, la arquitectura Xbox Velocity da un nuevo salto a la velocidad de carga y procesamiento en las nuevas consolas, pero en el caso de Xbox Series X viene acompañada con una SSD ultra-rápida de 1 TB de capacidad, una CPU NVME personalizada y un software optimizado para que la consola vuele en cualquier tarea que le pidas.

Quizás, te ha llamado la atención la diferencia de tamaño de Xbox Series X frente a Xbox Series S, cuando en un principio hay pequeñas diferencias técnicas entre una consola y otra, sin embargo, la Series X cuenta con una placa base dividida en dos, una placa base en paralelo que permite que el flujo de aire y temperatura del interior de la consola sea considerablemente menor, de esta forma siempre estará la videoconsola a la consola óptima para ofrecer el mayor rendimiento.

A eso, hay que sumar un enorme pero silencioso ventilador, situado en la zona superior de la consola que hará que el aire caliente sea expulsado de la consola de forma óptima, además en esta ocasión Microsoft ha cuidado mucho el diseño haciendo un juego de color verde y negro de lo más atractivo en las rendijas de dicho ventilador. (Te lo mostramos en el unboxing).

Sin duda Xbox Series X es una apuesta segura para aprovechar el mayor rendimiento y la mejor resolución y fps en una videoconsola, una consola que desde el día de su salida ya funciona de maravilla pero que irá mejorando gracias a las continuas actualizaciones que irá recibiendo la consola en los próximos meses y años para hacerla todavía mejor.

Técnicamente es una bestia, es una consola pensada para aquellos que quieren disfrutar de juegos en 4K y obtener el mayor rendimiento. También será la consola elegida para aquellos que cuenten con un catálogo de juegos importante en generaciones pasadas en formato físico, ya que Xbox Series X cuenta con lector de discos mientras que la Xbox Series S como te detallaremos a continuación solo está pensada para aquellos que tengan sus juegos en formato digital.

El almacenamiento de 1 TB puede ser también un punto a tener en cuenta en tu elección, aunque es cierto que gracias a la inclusión en ambas consolas de una entrada de expansión de memoria SSD podría ser un mal menor.

Especificaciones técnicas de Xbox Series X

Finalmente y antes de pasar a comentar la Xbox Series S, comentarte que el precio de lanzamiento de Xbox Series X es de 499.99€ , un precio que a pesar de poder parecer alto, nos encontramos ante un precio relativamente ajustado para lo que ofrece en términos de prestaciones esta Xbox Series X. Y ahora sí, pasemos a hablar de Xbox Series S.

Xbox Series S, la nueva generación es 100% de juegos digitales

La otra opción de Microsoft para la nueva generación es Xbox Series S, una nueva consola pensada en especial para disfrutar de la nueva generación de consolas y de las nuevas opciones que trae consigo como Quick Resume o Xbox Velocity, pero sin tener que pagar tanto dinero como en Xbox Series X, ya que su precio es de 299.99€, un precio que lo convierte en una opción muy atractiva ya que es un precio que hace muchísimos años que no encontramos en un lanzamiento de consola ese precio.

Eso sí, sacrificaremos algunas características u opciones que si contamos en la Xbox Series X.

Para empezar, no contaremos con lector de disco, por lo tanto si queremos jugar a algún juego en formato físico con esta consola no será posible, ya te hemos comentado anteriormente que es una consola pensada exclusivamente para juegos digitales.

Por otra parte, el almacenamiento inicial de la consola será la mitad, en esta ocasión contamos con un memoria SSD de 512 GB en vez de 1 TB, aunque recuerda que hay solución gracias al conector de memoria SSD externo que hará que ampliemos la capacidad total sin que se vea afectada la velocidad de carga en los juegos.

Como opción final, también podremos conectar un disco duro externo en alguno de los USB 3.1, pero en esta ocasión si que la velocidad de carga de los juegos vendrá condicionada directamente a la velocidad de lectura y escritura del disco duro externo en cuestión.

En esta ocasión, Xbox Series S cuenta también con una arquitectura personalizada pero con un rendimiento de CPU y de tarjeta gráfica (GPU) algo menor que la Xbox Series X aunque solamente lo notarás en la resolución máxima y FPS a las que podrás jugar a los diferentes videojuegos.

Aun así, como dato comentarte que Xbox Series S ofrece 3 veces más rendimiento que Xbox One X, lo cual permitirá que disfrutes a juegos a 1440P a 60 fps e incluso en determinadas situaciones alcanzar los 120 fps, mientras que en Xbox Series X se podrá jugar a 4K a 60 FPS y con soporte para llegar hasta los 120 fps.

Especificaciones técnicas de Xbox Series S

Entonces, ¿para quien es una Xbox Series S?

Una Xbox Series S es una consola perfecta para aquellos que quieran disfrutar de los nuevos juegos de nueva generación de Microsoft y de los juegos de generaciones anteriores gracias a la retrocompatibilidad pero que la resolución máxima no sea un problema para ellos.

También es una consola para que el formato físico en los videojuegos no sea su prioridad, ya que como recordamos se trata de una consola que solo permite jugar en juegos digitales. Además de todo lo comentado, uno de los grandes atractivos es su tentador precio de partida, 299.99€, un precio que lo convierte en el precio más bajo de la nueva generación de consolas.

Comparativa entre Xbox Series X y Xbox Series S

Aunque ya te hemos detallado anteriormente las bondades de cada una de las nuevas videoconsolas de Microsoft, es momento de ir punto por punto para ver las diferencias y semejanzas entre ambas consolas para que tengas totalmente claro lo que te ofrecerá una opción u otra.

En Xbox Series X y Series S tendrás las siguientes características comunes:

  • Arquitectura Xbox Velocity
  • Quick Resume
  • DirectX Raytracing
  • Variable Rate Shading
  • Spatial Audio
  • Juegos hasta 120 fps
  • Retrocompatibilidad en juegos de Xbox Original, Xbox 360 y Xbox One
  • Compatibilidad con accesorios y mandos de Xbox One

Almacenamiento

En el apartado de almacenamiento encontramos la primera diferencia palpable entre ambas consolas, en Xbox Series X tiene un almacenamiento SSD de 1 TB de capacidad, mientras que la Xbox Series S cuenta con el mismo tipo de almacenamiento, SSD pero de 512 GB.

Es cierto que en ambas consolas se puede ampliar el almacenamiento gracias a utilizar una tarjeta de expansión SSD que se conecta en la parte trasera de la consola.

Microprocesador

La Xbox Series X tiene una excepcional potencia de 12 teraflops de potencia de procesamiento que lo convierte en la consola más potente del momento, mientras que Xbox Series S su potencia de procesamiento es de 4 teraflops.

Rendimiento y resolución en juegos

Aquí encontramos otra de las diferencias importantes entre ambas consolas, Xbox Series X te permitirá jugar a 4K a 60 fps, con soporte para 120 fps, mientras que Xbox Series S su resolución es de 1440p a 60 fps con soporte para 120 fps.

Unidad de disco óptico

Ya sabes de sobra, que Xbox Series X cuenta con unidad de Blu-Ray 4K UHD mientras que Xbox Series S no cuenta con lector de disco, tan solo podrás consumir contenido en formato digital.

Puertos y conectividad

En este apartado, tanto Xbox Series X  como Xbox Series S cuenta con los mismos puertos de entrada y salida siendo los siguientes.

  • 3 puertos USB 3.1 Gen 1
  • Salida HDMI 2.1
  • Conectividad Wifi 802.11ac de doble banda inalámbrica
  • Ethernet de 1 Gbps

Tamaño y peso

Finalmente, en esta comparativa, queremos ver las diferencias de tamaño y peso entre Xbox Series X y Xbox Series S.

Visualmente ya se ve que Xbox Series X des una consola más grande y pesada, y es que tiene unas medidas de 15,1 cm de ancho, 15,1 cm de profundidad y  30,1 cm de alto. Su peso es de 4,4 kgs.

Por otra parte, la Xbox Series S tiene unas medidas mucho más contenidas, siendo de 6,5 cm de ancho, 15,1 cm de profundidad y 27,5 cm de alto. Su peso es de 1,92 kgs.

Juegos de generación pasadas pero optimizados para Xbox Series X|S

Uno de los grandes alicientes que tiene la nueva generación de consolas de Microsoft es que juegos que ya disfrutaste en la generación pasada ahora podrán cobrar una nueva vida con gráficos optimizados para la nueva generación de consola, tanto en Xbox Series X y Xbox Series S.

En estos días hemos podido disfrutar de algunos juegos que ya disfrutamos en Xbox One como Gears 5 o Forza Horizon 4 y hemos podido sentir en primera persona la diferencia gráfica obtenida con esta nueva generación de consolas. Ya no solo en aspectos gráficos, que es sublime, sino en algo que hemos repetido una y otra vez en este completo análisis, en el tiempo de velocidad de cargar los juegos.

Recuerdo por ejemplo en Ori and the Will of the Wisps que en Xbox One S los tiempos de carga son realmente elevados, sin embargo en Xbox Series X | S la cosa cambia por completo, un escasos segundos estaremos ya disfrutando de la belleza visual y jugable que es Ori.

Y esta sensación la hemos tenido en todos los juegos que hemos probado, ya que gracias a la retrocompatibilidad, vamos a poder disfrutar de un catálogo de juegos desde el día 1 del lanzamiento de las consolas realmente increíble. Mención especial en este apartado es el servicio Xbox Game Pass, un servicio que nos da acceso a más de 100 juegos listos y preparados para ser jugados en nuestra nueva videoconsola.

También en el apartado de videojuegos queremos hacer mención especial a Smart Delivery, una “funcionalidad” que será aplicado a todos los juegos de Microsoft Studios y a todos los desarrolladores que lo deseen.

Smart Delivery es una función que podrán tener los videojuegos donde tan solo necesitarás comprarlo una vez y lo podrás disfrutar tanto en la nueva generación de consolas como en la generación anterior,  no teniendo que gastar 2 veces el dinero en un mismo juego.

Esta nueva generación de consolas rompe todas las barreras de generaciones de consolas para que cualquier persona pueda disfrutar de algo tan apasionante como los videojuegos independiente de la generación de consola que tenga,  una estrategia que creemos muy acertada y que fidelizará a los actuales jugadores de Xbox como a futuros jugadores.

Nuevo mando Xbox  

No queremos pasar por alto el nuevo mando de Xbox que incorpora esta nueva generación de videoconsolas, un mando que podemos considerar continuista frente a la versión de Xbox One, pero que encontramos pequeñas diferencias que todavía lo hacen mejor.

El diseño del mando de Xbox ha sido considerado desde Xbox 360, como el mejor mando en una videoconsola gracias a su ergonomía y calidad.

Como decimos, el nuevo mando mantiene esa esencia pero incluye determinados detalles que lo diferencia a la versión de Xbox One, por ejemplo encontramos en determinadas partes del mando, en la parte trasera, un material ligeramente rugoso que mejora el agarre, este material rugoso también se aprecia en los botones superiores y gatillos.

La gran diferencia visual del mando es la inclusión de un nuevo botón, situado en el centro del mando y que nos dará la posibilidad de compartir de forma rápida y sencilla una captura de pantalla o vídeo de lo que estemos haciendo en ese momento.

De nuevo, Microsoft opta por no integrar una batería en los mandos, sino que prefiere seguir contando con baterías extraíbles o el uso de pilas convencionales, es cierto que en el caso de que la batería se estropea, tan solo deberemos de adquirir una nueva batería y no un mando nuevo por completo.

Finalmente, algo no apreciable pero que si que cuentan estos mandos es la inclusión de Bluetooth de baja energía (BTLE), permitiendo ahorrar al máximo la batería del mando y aumentar la compatibilidad con diversos dispositivos como en Xbox One, Windows 10, Android e IOS.

A su vez, la entrada de latencia dinámica (DLI) permite que la respuesta entre la acción del mando con lo que sucede en pantalla sea instantáneo, algo que puede ser vital en determinados juegos donde cada milésima de segundo que se pierde puede ser fundamental para ganar la partida. En resumen, nos encontramos ante un mando genial, que cuenta con pequeños detalles nuevos pero no ha perdido ni el diseño general ni la esencia del mando de generaciones anteriores, mando que es absolutamente brillante.

Queremos acabar este análisis doble y comparativa de Xbox Series X y Series S, indicando que Microsoft ha hecho un gran ejercicio y trabajo para esta generación de consolas, una generación que ofrece dos opciones para que nadie se quede fuera y que ambas opciones son opciones de lo más interesantes y que no te defraudarán en absoluto. ¿Estás preparado para dar el salto?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.