Crash está de vuelta con una colección a la que es difícil resistirse.

Tras años en el baúl de los recuerdos de Activision vimos como en el año 2016 el carismático marsupial que nació en la era de PlayStation 1, Crash, empezaba a oírse de nuevo para finalmente el año pasado llegar en exclusiva temporal a PlayStation 4 la “remasterización” de los tres videojuegos originales y ahora un año después desembarcar finalmente en el resto de plataformas. Efectivamente Crash Bandicoot está de vuelta para hacerle la vida imposible al Doctor Cortex y en Comunidad Xbox os contamos qué tal nos ha parecido volver a jugar con este entrañable personaje.

Vamos en primer lugar con esta “remasterización” a la que no deseo sacar de las comillas y es que llamarle así es en mi opinión no valorar el increíble trabajo que Vicarious Visions ha realizado con las obras de Naughty Dog. El hecho de que a día de hoy podamos jugar a este Crash Bandicoot N. Sane Trilogy y lleguen a producirse las mismas sensaciones que cuando más pequeños tuvimos al jugar estos títulos es el resultado de haber entendido lo que los fanáticos deseaban y darles un producto a la altura de sus expectativas.

Son muchos los aspectos a destacar de este videojuego y ya lo haré líneas más abajo pero como yo lo veo de lo primero por lo que se hace obligatorio hablar es de su contenido. El que faltase alguno de los tres títulos se hubiese sentido mal pero el hecho de incluir los tres no solo otorga una gran variedad de juego sino que obligatoriamente arroja un producto del cual contenido no es un motivo por el cual nos debamos de quejar demasiado. Lo único que sí se me hace necesario puntualizar es el hecho de la espera y es que para llegar un año más tarde no hay ningún incentivo que de valor para dicha espera.

Al iniciar el juego y disfrutar del primer nivel por primera vez es un encuentro con nuestra infancia y es que controlar a Crash se siente tan bien como se hacía en el pasado y a esto es necesario el agregar que a diferencia de PlayStation 1 ahora no solo contamos con las flechas direccionales sino que también con el joystick, lo que da la opción al jugador de disfrutar del videojuego de la forma “clásica” o una adaptada a los tiempos que corren. En cuanto a mecánicas de juego vemos como se ha réplicado al milímetro las mismas sensaciones de los videojuegos originales.

El tiempo engaña y tal vez muchos tengamos mejores recuerdos de estos tres títulos, esto lo digo porque más de uno tal vez llegue a recordar que estos no eran videojuegos precisamente fáciles, eso sí se siente tan bien el controlar al marsupial que en caso de morir siempre sabremos con total exactitud el porque lo hemos hecho; es cierto que hay juegos que pecan de ser demasiado difíciles artificialmente más con Crash Bandicoot N. Sane Trilogy en ninguna de mis partidas llegue a sentirlo así, el videojuego desde un principio ya te exige prestar mucha atención a los pasos que das y conforme vamos avanzando en la aventura se crean nuevas situaciones que otorgan variedad y un poco más de dificultad a nuestro trayecto.

No lo considero un aspecto negativo sino más bien un apunte y este es que recordemos que toda esta trilogía se lanzó en un periodo de tiempo relativamente corto, lo que sorpresivamente no llegó a afectar en ninguna manera a los siguientes títulos y todo lo contrario tenemos que juego a juego Naughty Dog pulía más el control y daba diferentes posibilidades de juego. Comento esto porque todos tres son muy buenos videojuegos pero la maestría con la que en su tiempo se hicieron las cosas da como resultado que pese a verse igual cuando llegamos a la tercera parte nos encontremos con una jugabilidad tan fascinante que tal vez nos haga difícil volver a los anteriores. Ciertamente en la variedad está el gusto y cada uno de los tres videojuegos brilla por sí solo, en el primer Crash nos encontraremos con un videojuego más desafiante, en Crash 2 te encontrarás mucha más variedad de situaciones y escenarios, y en Crash 3 cómo ya lo mencionaba nos topamos con la experiencia jugable más satisfactoria de todas las tres obras.

Crash no solo corre hacia adelante y realiza giros, con esta trilogía tenemos la posibilidad (incluso con su hermana Coco) de ponernos en todo tipo de desafíos, están las fases acuáticas, las que se producen en la nieve y que hacen del suelo resbaloso, en las que vamos montados encima de animales, las plataformas en las que avanzamos de forma lateral y también en las que lo hacemos en vertical, una suma de posibilidades que da para una lista muy larga. En cuanto a los jefes finales me he llevado una gran sorpresa y es que este era el elemento del cual tenía menos recuerdos y que ciertamente es una de mis partes favoritas pues cada uno de estos enemigos es uno con el escenario y esto hace que tengamos que prestar mucha atención a cada uno de sus movimientos y ciertamente escuchar más de una vez al malvado Uka Uka decirnos “fin de la partida”.

Y hablando propiamente de los personajes es donde nuevamente mis felicitaciones se van a Vicarious Visions que aquellos viejos modelados los trae de vuelta con un diseño que se ve mejor que antaño y que nos hace sentir como si toda la vida estos personajes hubiesen lucido así. El mérito no está en la mayor resolución o el que ahora haya una mayor carga poligonal sino en el cómo se atrapa la visión original y con tanto mimo se nos da un producto que recordaremos tanto o incluso más que el original. Visualmente es fantástico ver a Crash en movimiento y qué decir de las cinemáticas, aspecto en el que no hay punto de comparación y el amor con el que están hechas simplemente deja sin palabras y es que si a eso le sumas el doblaje en castellano es un trabajo digno de aplauso al que pocas producciones triple A que le pueden hacer sombra. Especialmente mi más profunda admiración se va a Carlos Del Pino quien hace la voz del Dr. Neo Cortex aunque el resto de actores también hace su trabajo estupendamente bien.

En lo técnico ya sea que juegues en una Xbox One o Xbox One X la experiencia será estupenda, 1080p en la One normal y 4K nativos en la X a 30fps en ambas, es válido que haya quien haga en falta los 60fps más en un juego como este no se hace demasiado necesario y en ambas consolas ofrece una fluidez y tasa de imágenes por segundo totalmente sólida.

Si en Activision hicieron una lista de los deberes y como ya lo he repasado han cumplido con el diseño artístico, una jugabilidad intacta e incluir la trilogía completa pues solo falta la cereza en el pastel que como no podría ser de otra manera es su banda sonora. Todas y cada una de las composiciones musicales de esta N. Sane Trilogy se fusiona a la perfección con este renovado apartado visual y nos otorgan un deleite audiovisual de principio a fin. Hay elementos de este título que se nos quedarán por un buen tiempo pero es su banda sonora de lo que estoy seguro que tendremos en nuestra cabeza por siempre.

En conclusión, tras haberle echado más de 12 horas a Crash Bandicoot N. Sane Trilogy se quedan aún más marcadas las palabras que siempre oirás al iniciar el videojuego “Activision presenta un gran éxito del pasado” y vaya que tienen razón; el trabajo que ha realizado esta gente es ciertamente injusto con la competencia y es que en primer lugar no solo es la definición de relación calidad precio sino que también es uno sino el mejor videojuego de plataformas al que podrás jugar en Xbox One.

Crash Bandicoot N. Sane Trilogy

39,99 €
Crash Bandicoot N. Sane Trilogy
9.6

Gráficos

9.0 /10

Jugabilidad

10.0 /10

Sonido/Idioma

9.7 /10

Duración/Diversión

9.7 /10

Pros

  • El videojuego ofrece una alta rejugabilidad
  • Un apartado audiovisual cuidado hasta el más mínimo detalle
  • Será imposible sacarte de la cabeza su banda sonora
  • Un doblaje intachable

Cons

  • Los jugadores de Xbox One han tenido que esperar más por un producto igual al lanzado un año atrás.