World War Z llena un vacío más que necesario para todos los amantes de los juegos cooperativos con zombis de por medio

 

World War Z ha dado en el clavo. Focus Home Interactive y Saber Interactive han dado a luz un proyecto que partía desde una idea: muchos zombis en pantalla capaz de amontonarse para trepar a zonas altas. La película protagonizada por Brad Pitt está basada en una novela del mismo nombre escrita por Max Brooks la cuál narra varias historias dentro de un mundo que se ve envuelto en una plaga zombi horrible.

World War Z refleja a la perfección la opresión de la película con un montón de zombis en pantalla.

Desde Saber Interactive siempre les gustó esa parte de la película donde los zombies se amontonan en un sitio y se usan los unos a los otros para poder llegar a una zona más alta y así alcanzar a sus presas. Entonces pensaron que un juego basado en World War Z donde un motor creado específicamente para controlar a “tal bichería” sería una gran idea y no se equivocaron en absoluto, consiguiendo una mezcla de géneros con identidad propia que engancha y resulta muy gratificante.

En World War Z nos encontramos a un digo heredero de la querida saga Left 4 Dead porque, aunque tienen sus similitudes, el juego de Saber Interactive consigue innovar con elementos RPG bastante interesantes que le sientan como anillo al dedo a la propuesta jugable. El juego tiene de salida un total de cuatro campañas aunque se supone que llegarán más de manera gratuita. De este modo podremos irnos a Nueva York, Jerusalén, Moscú y Tokio donde viviremos la historia de cuatro personajes (cada campaña tiene sus protagonistas) que intentarán lo que haga falta para salir con vida de la locura que les rodea. Cada campaña menos Tokio (solo tiene dos fases pero son bastante largas) tienen tres fases que se pueden jugar en el orden que te apetezca, sin presiones y sin límites. La chicha de World War Z llega cuando subimos un poco el nivel de dificultad lo que hará que tengamos que ser muy precisos (hay fuego amigo), diestros y que tengamos una sangre fría sin igual.

A pesar de solo tener dos fases, Tokio es una localización estupenda.

Estamos ante un shooter multijugador cooperativo en tercera persona con una jugabilidad muy sencilla pero efectiva ya que no hay coberturas ni medias tintas, aquí tienes tus armas y tus piernas que a menudo tendrás que usarlas para vivir unos minutos más. En World War Z podemos llevar equipadas dos armas, la principal y la secundaria. También tendremos una ranura de equipo la cuál servirá para llevar una granada, un C4 o lo que la clase de personaje que tengamos pueda llevar. Entre las armas principales y las secundarias tenemos un buen puñado entre pistolas, escopetas, micro-fusiles, subfusiles, rifles de asalto y de caza, rifles de francotirador e incluso una ballesta que hará las delicias de los más sanguinarios con sus saetas explosivas.

Con la experiencia que ganamos podemos desbloquear mejoras para las armas.

Estamos ante un shooter multijugador cooperativo en tercera persona con una jugabilidad muy sencilla pero efectiva 

A mayores también podremos equipar, si las encontramos en los escenarios, un arma pesada la cuál se desechará al terminar la munición. Estas armas son las más potentes en World War Z y, como si de un comodín se tratase, tendremos que usarlas con mucha cabeza para conseguir el mayor número de bajas posibles durante las horas más grandes. Las armas subirán de nivel cuanto más las usemos y, gracias a esto, podremos ir desbloqueando mejoras para cada una de ellas como pueden ser empuñaduras para tener un mejor manejo o silenciadores para hacer del sigilo nuestro mejor aliado. Este es uno de los puntos que más interesan de la jugabilidad en World War Z ya que da más profundidad a las partidas y te incita a conseguirlas todas para estar bien armado.

Los personajes jugables también tienen sus mejoras en World War Z según la clase a la que pertenezcan y es algo que se agradece mucho, quedándole como anillo al dedo al juego. Disponemos de seis clases en total para elegir: pistolero, destructor, médico, manitas, rebanador y exterminador. Como es lógico, cada una de ellas tiene un buen árbol de mejoras y ventajas que podremos ir desbloqueando con la experiencia que ganemos durante las partidas. Combinar bien las clases durante las partidas es esencial para sacarle el máximo partido al nivel ya que cada una tendrá varios puntos fuertes que se complementarán con la de los compañeros.

Cada personaje tiene su propia historia que el juego nos cuenta a modo de cómic narrado.

Algo muy interesante de los protagonistas en World War Z es que cada uno tiene un pasado, una vida que han perdido de una u otra forma por culpa del apocalipsis zombi y, al ir jugando con cada personaje desbloquearemos su ficha, la que tendrá a modo de cómic narrado su historia algo que también se agradece en el juego y que homenajea también directamente al libro de Max Brooks el cuál se basa en testimonios de varias personas.

Las partidas de World War Z, dependiendo sobretodo de la dificultad, tendrán muchos caminos ya que el juego nos pondrá a prueba gracias a la anarquía de los zombis que, aun yendo todos juntos como si de una colmena se tratase, buscarán el tramo más rápido para comernos de manera individual lo cuál nos deja muy expuestos en todo momento. Pero las horas, aun siendo una locura casi incontrolable en muchos caso, no son lo peor ya que tenemos también una buena gama de zombis especiales que nos harán la vida imposible como lo son el zombi “toro”, el antidisturbios que nos hará un placaje y no nos soltará hasta que acaben los compañeros con él o el “acechador” que, como su nombre bien indica, hará de cada esquina del juego un lugar perfecto para ocultarse y esperar pacientemente a que nos acerquemos para abalanzarse sobre nosotros.

World War Z es un juego cooperativo pero también es competitivo e incluye un buen puñado de modos multijugador como el rey de la colina, combate a muerte por equipos o captura de puestos entre otros. Pero no es un multijugador corriente ya que no estaremos solos contra nuestros contrincantes sino que también existirán zombies para hacer las partidas mucho más entretenidas, lo que desde el estudio de desarrollo denominan Player Vs Player Vs Zombies. No es el plato principal del juego pero se agradece que esté ahí para jugar unas partidas de vez en cuando.

Conclusiones

World War Z llena ese hueco que ya dejó hace años Left 4 Dead y reinventa la fórmula para convertirlo en algo fresco pero que mantiene la esencia y el tipo bastante bien. Las posibilidades de personalización tanto en las clases de los personajes como en las armas le da un punto más a su inderogabilidad. El online, quitando alguna caída puntual, va bastante bien aunque se hecha en falta algún filtro para poder jugar solamente con amigos ya que, sino montamos una escuadra de cuatro, el juego acaba buscando mediante el matchmaking más jugadores para unirlos a nuestra causa. World War Z es un gran juego con unas ideas muy inteligentes que se disfruta muchísimo en cooperativo así que, si os gustan los zombis y la tensión, este es sin ninguna duda vuestro juego.

World War Z

39.99€
8.4

Gráficos

8.0/10

Sonido

8.0/10

Jugabilidad

9.0/10

Duración/Diversión

8.5/10

Pros

  • La experiencia cooperativa es genial.
  • Posibilidades de personalización y mejora en armas y clases.
  • El precio reducido.
  • Mejorado para Xbox One X
  • Cuando se juntan un montón de zombis...

Cons

  • ...en Xbox One S a veces puede sufrir leves ralentizaciones.
  • Los filtros para el online que faltan en pleno 2019.