Warhammer Chaosbane se mete de lleno en los sistemas de looteo característicos del género

Warhammer es un universo gigantesco creado por Games Workshop con muchos seguidores a lo largo del mundo y no es para menos porque tenemos historias tan completas y complejas dignas de colocar en un museo para que todos las puedan admirar. En esto de los videojuegos han sido muchos los que nos han llegado y casi siempre con unos resultados más que notorios como pueden ser los Vermitide que, aun no siendo juegos de rol como lo es el que nos ocupa, están ambientados a la perfección y dan un cooperativo muy divertido que puede llevarnos infinitas horas. En Warhammer Chaosbane estamos ante un Action RPG con vista cenital al más puro estilo Diablo pero ambientado en este gigantesco y fantástico universo.

La historia se nos cuenta a través de esas imágenes estáticas.

Desarrollado por Eko Software quienes han creado otros como la saga How to Survive y editado por la ya más que conocida Bigben Interactive, Warhammer Chaosbane nos lleva a un punto de partida muy claro, cuando Magnus consigue reunir todas las fuerzas posibles para combatir las temibles hordas comandadas por el diabólico Avasar Kul, quien había desatado una guerra contra los hombres que parecía no acabar nunca. Pero cuando Magnus consiguió dar carpetazo a ese sangriento combate y mientras sus fuerzas se reponían, una hechicera apareció y consiguió lanzarle un conjuro a Magnus quedando este completamente inmovilizado y en un estado vegetativo absoluto. Aquí es donde nuestra aventura comienza. Daremos caza a esa hechicera cueste lo que cueste aunque por el camino perdamos más de una vez la orientación de nuestro objetivo porque algo malo que tiene Warhammer Chaosbane es que la narrativa se va ocultando y solo queda su divertido y adictivo gameplay.

Un juego de acción y rol directo y bastante asequible para todo tipo de jugadores.

En Warhammer Chaosbane estamos ante un Action RPG con perspectiva cenital lo que nos da una amplia superficie que ver y que normalmente (como es común en los “juegos de su calaña”) estará llena de enemigos sedientos de sangre. Al igual que ocurre con el fabuloso Diablo 3 de Blizzard, Warhammer Chaosbane tiene unos controles sencillos en los que asignamos cada tipo de ataque a un botón del mando, dejando otro botón libre para las pociones curativas, un joystick para desplazamientos y otro para la habilidad pasiva del personaje que, en el caso del enano es un gancho capaz de desplazarnos de un lado a otro a gran velocidad lo que resulta ideal cuando estamos muy acorralados.

El sistema de habilidades está pensado para que podamos cambiar la estrategia durante la marcha resultando muy versátil en todo momento.

Como es de esperar, cada uno de los héroes que podemos elegir para jugar tienen sus habilidades propias y sus características las cuales se verán incrementadas gracias a los objetos especiales porque una parte importante es el looteo que tenemos constantemente en pantalla. Entre los héroes de Warhammer Chaosbane podemos elegir un soldado imperial el cuál tendrá un buen equilibrio sobre todo para los que le gustan el combate de proximidad, un alto elfo mago que hará uso de los elementos para acabar con las hordas del caos más a media y larga distancia. La elfa silvana exploradora es una experta con los arcos y un personaje muy ágil aunque no tan poderoso (al menos al principio) y por último tenemos al matador, el enano que usará sus hachas para desmembrar a todos los enemigos que le acechen durante su aventura.

El sistema de técnicas y habilidades de Warhammer Chaosbane es bastante sencillo y nos motiva a usar los puntos con cabeza pero sin poner la ya clásica barrera de “si lo usas, te quedas sin el”. Así que, si disponemos de 15 puntos para repartir, podremos emplearlos en las habilidades que más nos convengan según la situación y así cambiar de estrategia durante la marcha, algo que ayuda bastante a la hora de enfrentarse a jefes finales lo cuáles nos lo ponen bastante difícil.

En el apartado técnico cumple pero no sorprende para nada con unos entornos que, al cabo de unas horas, resultan muy repetitivos. Sin duda es un apartado que podría haber lucido un poco mejor aunque, gracias a que no es muy exigente, se mueve a la perfección a pesar de las cuantiosas hordas de enemigos que vienen a por nosotros, llenando la pantalla casi todo el tiempo de enemigos, números, efectos de chispas, fuego, etc. Warhammer Chaosbane se salva por los pelos gracias a que es sólido como una roca. Algo que tampoco me ha gustado mucho es su manera de narrar la historia la cuál se ve acompañada por pantallas de dibujos estáticos sin ningún tipo de cinemática que nos llene los ojos y es una pena porque el lore del propio juego y de Warhammer dan para eso y para mucho más. Por otra parte, el diseño de los enemigos es variado y muy a menudo sorprenden por la cantidad de estrategias que te hacen plantear y de los jefes finales mejor ni hablamos ya que son bastante duros y nos apretarán las tuercas más de una vez.

Conclusiones

Warhammer Chaosbane es un buen juego de acción y rol con multitud de horas para echarle, mucho loot que recoger de nuestros enemigos y muchos niveles de dificultad para que sigamos subiendo los niveles de nuestros héroes. Aunque en lo técnico se quede algo corto para los tiempos que corren y la narrativa quede bastante de lado hay que destacar que tiene una jugabilidad férrea y sin fisuras siendo muy directa y fácil de entender para todo tipo de jugadores. Si os gustan las historias de Warhammer y el looteo extremo estoy seguro de que Chaosbane os va a dar muchas horas de diversión sin control y más si lo jugáis en cooperativo claro.

Warhammer Chaosbane

59,99 €
7.3

Gráficos

6.5/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

8.0/10

Duración/Diversión

7.5/10

Pros

  • Muchas horas por delante.
  • El cuantioso looteo y su adictiva jugabilidad.
  • Es muy accesible.

Cons

  • Técnicamente es algo pobre en algunos aspectos.
  • Una lástima que la narrativa acabe diluyendose por el camino.
  • Poca variedad en los escenarios.