Dos naciones enfrentadas y un supuesto héroe con ansias de saber del pasado

Después de no saber nada durante años de la saga Valkyria y  estar pululando por Japon durante otros tantos años, llega el cuarto título a Xbox One, Valkyria Revolution (Azure Revolution en Japon). Media Vision y SEGA nos traen algo diferente, incluso me atrevería a decir algo a lo que no estamos del todo acostumbrados en occidente, y es que, si bien sí que sabemos lo que es la estrategia, un RPG o un musou, Valkyria Revolution usa una batidora y mezcla estos tres géneros de una forma bastante concorde y decente en un ‘spin off’ alejado del concepto que teníamos de la saga, pero que sin embargo logra entretener, eso sí, a un público muy concreto.

Europa en guerra, una alternativa a la realidad conocida

La historia de Valkyria Revolution nos sitúa en una distópica Europa en guerra durante el año 1954 entre dos naciones, en la que un malvado imperio tiene bloqueada la economía, hablamos del imperio de Ruzi, pero este no es el mayor de los problemas, sino que además estos poseen una Valkyria, la encarnación de la muerte en forma de semi-dios.

La contraparte, el reino de Jutland y su escuadrón Anti-Valkyria tratará de poner freno a este bloqueo mediante la magia. Aquí  es donde entra en juego el papel de nuestro protagonista, Amleth, un joven estudiante el cual las inquietudes de la pasada guerra y sus ansias de conocer más sobre lo que pasó realmente le llevarán a conocer lo que hay detrás de los que los demás llaman simplemente historia.

Para ello, el juego nos trasladará a un año antes, a octubre de 1953, gracias a un estudiante y a su profesora, los cuales nos servirán para ver la cronología, y la segunda para volver al punto en el cual dejamos la historia, nos ayudarán a saber que paso realmente con los cinco traidores, algo de lo que también quiere saber nuestro protagonista. Pues bien, Amleth el capitán del escuadrón Anti-Valkyria de Vanargand, la elite del ejército de Jutland, es también el líder de los cinco traidores, entonces… ¿es amigo o enemigo del país que ha jurado proteger?

Por otro lado está la princesa Ophelia A. Jutland, la otra protagonista del título, la cual juega también un importante papel en la historia, una princesa que quiere apoyar y no quedarse en su castillo simplemente siendo una princesita de cuento, considerándose ella misma una soldado. Luchando en el frente como una más y sirviendo de inspiración a Amleth y a su equipo.

Una mecánica para los combates totalmente renovada

Como mencioné, Valkyria Revolution ha optado por un sistema diferente a lo conocido en la saga poniéndonos a disposición un interesante hibrido entre la acción y los turnos. Por un lado tenemos las armas cuerpo a cuerpo,  que depende del personaje que decidamos llevar durante el recorrido por la fase portará un tipo diferente como: lanzas, hacha o espadas y por otro lado tenemos las granadas, armas de fuego como: bazucas o ametralladoras, que todos los personajes pueden usar. Para hacer uso de las primeras bastará con pulsar un botón repetidas veces y acabar con los enemigos rápidamente a mamporro limpio.

Pero donde realmente se encuentra lo interesante de este título a la hora de combatir, es en el uso, como hemos dicho de las armas de fuego y granadas o consumibles, pero también del sistema de magias y habilidades. Para ello tenemos a nuestra disposición una paleta, la cual nos permite hacer uso de lo mencionado. Es entonces aquí donde e pausa el combate y convirtiéndolo en un hibrido, salvando las distancias, como en Final Fantasy XV cuando vamos a hacer uso de un consumible o ataque conjunto.

Antes de cada escaramuza rival podremos personalizar dicha paleta según creamos que será más cómoda y efectiva, sobre todo las magias, teniendo a nuestra disposición de fuego, hielo, sismo, entre otros. Antes de la batalla también podemos elegir el equipo que queremos llevar al frente, que como mencionamos podemos cambiar de personaje durante el transcurso del combate, llevando a uno solo durante su transcurso y el resto atacando automáticamente, eso sí, en el caso de algunos de los personajes, podrán dar órdenes para que lanza algún tipo de hechizo o dispare a un enemigo. Cabe destacar que cuando ataquemos tendremos una barra, que se rellena rápidamente, eso sí, pero la cual tendremos que esperar que este hasta arriba del todo para poder atacar de nuevo, pero no notaremos esas milésimas de segundo en pleno combate.

Otra de las mecánicas optadas para Valkyria Revolution es el sigilo, pudiendo cubrirnos o escondernos tras los muros o en la vegetación para poder atacar por sorpresa, pero desde la experiencia personal, no está del todo bien implementada, ya que en la mayoría de las ocasiones la distribución de los enemigos en pantalla no es la propensa para llevar a cabo esta acción.

Antes de la batalla, hay que suministrarse

En Valkyria Revolution no todo es luchar, pues entre combate y combate, además de tener extensos videos conversacionales donde transcurre toda la trama podremos recorrer, no tan libremente, los diferentes puntos de la ciudad y ubicaciones.

Tan solo tendremos a nuestra disposición un calle de lo que parece ser una gran ciudad, en esta calle estarán los diferentes comerciantes a nuestra disposición donde poder adquirir Ragnite, consumibles, nuevas armas y también una tienda de textiles. En esta última se podrán comprar piezas para que el ‘costurero’ nos mejore las armadura o nos fabrique nuevas piezas para ella como: guantes botas o chaquetas que nos ayuden a protegernos más de ciertas magias o que nos permitan movernos con mayor fluidez, eso sí, solo para Amleth.

Luego, si intentamos salir de esta calle, nos dará la opción de ir al cementerio, a la base o la escuela, siendo el único sitio la base, el lugar más interesante para visitar después de comprar, ya que es donde habrán dos personas, una la que nos venda los consumibles, tales como pociones, o la otra la que nos dará acceso a la misión. Y es que es aquí donde puede llegar a pecar Valkyria Revolution, en sus pocas posibilidades tras el combate, que por cierto, no dejan de ser algo repetitivos estos, aunque sean divertidos. Dicho esto, la base es el lugar en donde como dije, personalizas la paleta, equipo y demás antes de salir a desempeñar la misión.

Lo mismo ocurre en lo que es los campos de batalla, los cuales pueden parecer grandes a primera vista, pero nada más lejos de la realidad. Ya que aunque tengamos en algunos diferentes alturas, acabaremos las misión co  bastante facilidad, y es de esto lo que os quiero hablar ahora.

¿Dificultad equilibrada?

En Valkyria Revolution tenemos a nuestra disposición dos niveles de dificultad (fácil y normal), pero no llegamos a notar una dificultad real de ninguna de las dos maneras, eso sí, hablando de los soldados y mechas. Sin embargo, la dificultad se triplica en los jefes de nivel, donde tendremos que tomar decisiones con mucho más cuidado para hacerles frente. En el juego podremos rodar y cubrirnos con nuestras armas para esquivar los proyectiles enemigos, pero en ocasiones la IA de los mismos jugará a nuestro favor, ya que, por un lado los soldados normales disparan casi sin fijarnos, con lo cual fallan muchas balas, y los jefes finales, lo que realmente supone un reto en el título, atacarán bastante alocadamente. Eso sí, como he dicho nos obligaran a pensar más rápido y a gestionar mejor nuestras magias y consumibles.

En cuanto a la cantidad de enemigos no es algo en lo que haya mucho que objetar, pero si en la distribución de los mismos, ya que, a lo mejor te encuentras con un numeroso grupo de los mismo, que al igual andas un buen trecho sin toparte con ninguno. Por otra parte, cada misión tiene objetivos principales y objetivos opcionales, la primera siendo imprescindible y la segunda opción, siempre recomendable para sacar más puntos al final de cada combate, y por consecuente más dinero para comprar suministros para la siguiente misión, además, un atractivo estas secundarias para que la monotonía no esté presente.

¿Y en cuanto al apartado técnico?

En cuanto a lo grafico el titulo cumple, ofreciendo un dibujado suave y colorido, que además hará las delicias de todos los amantes del anime con personajes que parecen que están sacado del mejor de ellos. Sin embargo en cuanto expresiones faciales y corporales quedan bastante pobres, y más aun con la cantidad de conversación que posee el título, cosa que resta. Donde sí se disfruta es el movimiento en el combate, con movimientos vistosos  y bastantes espectaculares, pero que por desgracia, esto último solo es el 40% ciento de la aventura.

Lo que si destaco, y con creces de Valkyria Revolution es su banda sonora, simplemente esplendida, más aun con el gran tema vocal interpretado por Sarah Alainn, a las órdenes del gran Yasunori Mitsuda, mezclando inglés y latín en una pieza única y sobrecogedora, la cual hace sentir con creces lo que quiere representarnos el título, la crueldad de una guerra. El resto de la banda sonora también se mantiene a un buen nivel, tanto en los momentos de acción, como en los más relajados.

En cuanto al idioma, por desgracia no viene traducido a nuestro idioma, convirtiéndose en un pequeño lastre, más aún con el gran peso que tiene la historia en el titulo

Puntuación
Gráficos
75 %
Jugabilidad
70 %
Sonido
88 %
Duración
85 %
Compartir
Artículo anteriorLos retrocompatibles de Xbox original serán una colección
Artículo siguienteCX Podcast 4×36 I The Town of Light y los movimientos con el Cross-Play

Fan acérrimo de la saga Gears of War y de las buenas bandas sonoras. Supe que los videojuegos estaban hechos para mí a partir del momento en el que tuve un Atari 130XE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here