The Persistence combina la ciencia-ficción y la primera persona con el rogue-like

Los juegos de terror no han evolucionado tanto como los amantes del género querrían pero si que es verdad que poco a poco han llegado propuestas muy interesantes. Hoy analizamos The Persistence, un videojuego en primera persona que ha sido adaptado de la VR para poder jugarlo sin más trabas de por medio. El juego de Firesprite tiene buenos aciertos y una ambientación muy lograda aunque si que es cierto también que pierde mucho encanto al no estar “dentro” del propio juego y que su ritmo no es realmente el adecuado para un shooter en primera persona.

Ambientación espacial oscura y bien lograda

Despertamos en la Persistence, una gran nave espacial que ha sido invadida por unos extraños y horribles seres los cuales están siendo creados por una inmensa máquina que imprime clones. Con esta premisa nosotros tendremos que conseguir escapar de dicha nave la cual, cada vez que muramos, cambiará por completo su forma atacando donde más duele: la aleatoriedad.

La ambientación espacial está muy conseguida, siendo siempre fría, dura, opresiva y agobiante en muchos pasillos donde el único sitio por el que avanzar acaba siendo un conducto de mantenimiento. Eso si, los entornos acaban haciéndose un poco repetitivos y, cuanto más avanzamos, más largos son los paseos por la Persistence.

La Persistence cambia cada vez que morimos

Pero lo cierto es que un shooter como tal tampoco es ya que el disparar a los enemigos en The Persistence no suele ser la mejor opción. Tienes la posibilidad de hacerlo pero desde luego no es ni la primera ni la mejor opción para enfrentarte a cualquiera de los enemigos que te encontrarás por la nave debido a un control un tanto pesado y tosco.

Hay un buen abanico de armas y mejoras para ir “facilitando” la entrada en la Persistence a medida que muramos pero sigue siendo más fiable pasar desapercibido y, si podemos, hacer una contra usando el escudo y directamente arrancar las células madre a los enemigos por la espalda las cuales nos servirán para mejorar a nuestra protagonista.

A menudo la mejor opción es usar el escudo para aturdir a los enemigos

Como cualquier rogue-like perderemos casi todo lo que consigamos en nuestra partida anterior y solo conservaremos las células madre para mejorar nuestras características como la salud y mejorar partes como el el escudo que puedes equipar en la mano izquierda. Las armas cuerpo a cuerpo como las de fuego a distancia tienen unos usos limitados por lo que es aconsejable usarlas siempre cuando nos veamos muy mal.

Algunas armas como la pistola de gravedad te dan grandes momentos ya que puedes coger a un enemigo y golpearlo contra las paredes hasta que se gasta. Pero como bien he dicho más arriba lo importante es mantenerse a salvo así que la mejor estrategia siempre es ir por la espalda y acabar con ellos de manera muy silenciosa.

Hay un buen surtido de armas y objetos que nos ayudarán en nuestro paseo espacial

Algo que hereda The Persistence de su paso por las experiencias VR (realidad virtual) es su movimiento el cuál está pensado para no marear, para ser tranquilo, pausado y muy pesado. Pero claro, esto ya no es un juego de realidad virtual en Xbox One y el hecho de dar al botón de golpe y ver lo que tarda en levantar el brazo y pegar no hace más que añadir tensión e incluso hastío a los enfrentamientos. Es una lástima que el control sea tan pesado y que no se adaptase de otra manera para jugarse fuera de la VR.

El sigilo es muy importante aunque el movimiento es lento y muy pesado

El apartado técnico no está mal y eso que la Persistence es una nave muy oscura. Las luces, chispas, apagones están siempre más que asegurados y la linterna nos ayudará a ver más allá de nuestros pasos. Algo que tampoco está muy bien llevado es el sistema de acción con cajas, armarios y puertas ya que, para accionar cualquier botón, tenemos que dejar el cursor encima como si de un juego de VR se tratase, algo que se podía haber solventado dándole un toque más directo con un simple botón.

Conclusiones

The Persistence es una idea buena que no ha sido trasladada de la VR como debería y eso lo convierte casi en una carga. Jugar se puede hacer tedioso debido a su lentitud aunque esto ayude a crear una ambientación de ciencia-ficción que angustia si utilizas cascos. El tener varias misiones que cumplir para poder salir de la nave le da mucho empaque a su trama la cuál si se sigue con interés aunque, al morir, te llevará de nuevo al principio de la nave y no estoy del todo seguro que el ser rogue-like le siente del todo bien. Quizás una propuesta más lineal hubiera sido lo adecuado aunque fuese un juego más corto. Si te gusta la ciencia-ficción y te mola estar en el espacio (donde nadie puede oir tus gritos) quizás deberías de darle una oportunidad porque, en general, está bastante logrado. Eso si, tomate un café porque la lentitud puede acabar contigo.

The Persistence

29,99 €
6

Gráficos

7.0/10

Sonido

7.0/10

Duración(por desgracia)

5.0/10

Diversión

5.1/10

Pros

  • La ambientación está muy lograda
  • Hay un buen número de armas y objetos.
  • La trama es interesante...

Cons

  • ... si no se viese interrumpida por el factor Rogue-Like del juego.
  • La lentitud general del juego puede llegar a desesperar.
  • La IA a veces te da momentos muy absurdos.
  • Un juego lineal hubiera sido más acertado sin duda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.