Noticias de Xbox One, Xbox One X y Xbox 360 Comunidad Xbox

Análisis Super Lucky’s Tale, un plataformas para todas las edades

Ponte en la piel del simpático zorrito Lucky y vence al malvado clan de la Camada Minina.

El género de plataformas es de esos que con el tiempo ha mantenido la esencia de lo que siempre ha sido, y no es otra cosa que diversión, y en ocasiones ofuscación. Pero sin embargo hay una cosa clara, y es que lo disfrutan desde los as pequeños de la casa hasta los mayores, ese es el caso de Super Lucky’s Tale. Cuando fue mostrado en el pasado E3 de 2017 muchos quedamos maravillados ante la propuesta exclusiva de Microsoft, y es que a pesar de haber tenido poco tiempo antes otro plataformas en el mercado como Yooka-Laylee, todos sentíamos la necesidad desde hace tiempo, el regreso de mas títulos así al mundo de los videojuegos, y no quedarnos con tan solo uno.

Ahora, tras seis meses de espera nos llega por fin esta nueva propuesta plataformera, desarrollada por Playful Corp. y publicado por Microsoft Studios, recuperándolo de un proyecto que en un principio iba destinado a la realidad virtual y dando su apoyo a estas compañías independientes y que tantas alegrías nos está dando como el reciente Cuphead. Super Lucky’s Tale llega en un momento en el que a pesar de haber estado mucho tiempo sin que el género pasara un buen momento, se junta casi con dos veteranos de las plataformas, como son Sonic Forces con el que compartirá fecha de salida, y con el juego del fontanero de Nintendo, Mario Odyssey, que llegó el pasado día 27. A pesar de ello, la propuesta de Microsoft tiene las herramientas como para convivir con los grandes gracias a su frescura y reunir lo mejor de cada franquicia.

De la mano de Lucky, un simpático risueño y simpaticón zorro, con el ímpetu de ser todo un héroe, viajaremos a un maravilloso mundo a través del Tomo de las Eras para encontrar su fuerza interior y ayudar a su hermana. Para ello tendremos que encontrar al malvado Jinx, el jefe y padre de la estúpida Camada Minina. Estos traviesos cachorros y subordinados de su padre intentarán poner toda clase de trabas a Lucky en su camino, pero, por desgracia para Jinx, sus cachorros no parecen ser todo lo lucidos, ni si quiera tener los sentidos felinos agudizados, con lo que tan solo es cuestión de tiempo que sus planes de vayan al garete.

Un mundo bonito, colorido, y plagado de unos graciosos seres para todos los públicos

El mundo de Super Lucky’s Tale se divide en diferentes islas, y en cada una de ellas tendremos diferentes portales que nos llevarán a recorres las diferentes fases, es aquí donde no nos tenemos que dejar engañar, ya que el juego es más de lo que parece a simple vista, porque a pesar de no ser un mundo abierto, ofrece bastantes alicientes para resultar de lo más variado. De este modo en cada una de esas fases tendremos que conseguir cuatro tréboles. Estos tréboles de cuatro hojas serán los que nos darán acceso a la pantalla de jefe y cuando lo derrotemos viajaremos al siguiente mundo a través del Tomo de las Eras.

Pero sin embargo cada mundo ofrece mucho más que los propios niveles ya que están habitados por uno curiosos seres, cada cual más peculiar, desde unos gusanos granjeros hasta Yetis que no encuentran su lugar y andan algo perdidos, dando todos ellos un toque de humor que tan bien siempre sienta, sin caer en lo absurdo. Pues bien, cada uno de estos seres que habitan los mundos nos pedirán ayuda, ya que nos tratarán como su guardián, tal y como lo era nuestra hermana perdida, y que Lucky en su papel, debe restablecer la paz. Estos NPCs a través de minijuegos les ayudaremos por ejemplo; a reunir gallinas en un corral o a espantar a unos conejos que se están comiendo las zanahorias de un grajero, entre otras cosas. Pero eso no es todo lo que podremos hacer antes de entrar a las fases propiamente dichas, sino que también podremos reunir monedas, diamantes y desbloquear raposeras.

Estas raposeras son en su mayoría, niveles bajo suelos a modo de fase Bonus. Tendremos distintos de ellos, en algunos nos propondrán puzles, aunque sin demasiada complicación, nos harán descansar un poco de la aventura y nos ayudarán a reunir más tréboles. O también nos podremos encontrar con los llamados niveles de excavación, pantallas ‘Run’ en los que solo podremos correr hacia delante y recoger monedas esquivando los obstáculos, eso sí, bastantes rejugables para superar nuestros tiempos o conseguir más monedas. Por lo que entre fase y nivel podremos darnos un descanso realizándolos.

Volviendo a los niveles, donde de verdad se encuentra la pequeña curva de dificultad del título, aunque irá en ascenso si queremos conseguir el 100%, cosa que implica conseguir todos y cada uno de los tréboles de cada nivel, es donde más disfrutaremos del título. En cada una de estas fases podremos encontrar 4 tréboles diferentes; uno oculto, el cual estará escondido en una raposera dentro del nivel, que al contrario que las que están fuera, no se tratarán de Bonus, si no de desafíos. Otro por reunir las cinco letras que forman el nombre del protagonista. Otra por conseguir 300 monedas y el último por simplemente finalizar la fase. Con lo que conseguir los cuatro de cada uno de los niveles supondrá un pequeño reto y nos hará que volvamos a repetir para intentar conseguirlos todos.

Por otra parte tendremos entre 4 y 6 niveles en cada isla planteados de distinta manera, algunos serán fases con la cámara detrás del personaje y otros con estética 2D, estos últimos sin duda los mejores. La dificultad no es quizá lo que más caracterice al título, de echo ni si quiera los enemigos nos supondrán un gran reto. Estos enemigos podremos derrotarlos saltando encima de ellos, pero también podemos simplemente aturdirlos con el giro de cola. No obstante no serán los que nos compliquen las cosas, sino lo serán más las trampas propiamente dichas, como plataformas que se girarán y tendrán en su parte inferior pinchos, o llamaradas de fuego que tendremos que sortear, los que nos complicarán nuestro periplo por los diferentes portales, dándole todo el sentido a lo que es un género como el de plataformas.

Ahora bien, los niveles de jefe, gobernados por cada uno de los mininos de Jinx, nos complicarán también algo las cosas, y donde destaca mucho el título, ya que nos intentarán hacer perecer con toda clase de artilugios y que mezclará combate con saltos. Pero una vez más sin demasiada complicación. Lucky contará con diferentes vidas, cada una de ella compuesta por tres corazones, si nos hace daño un enemigo nos quitará uno, pero si no caemos al vacío, nos quitarán los tres, teniendo que reiniciar el nivel desde el principio y no desde un ‘checkpoint‘. Y es en este aspecto donde quizá el titulo tenga un punto negativo, ya que en ocasiones puede resultar un poco confuso si no se está acostumbrado a este tipo de títulos cuando me refiero a los saltos, donde a veces tendremos que guiarnos por la sombra del personaje si, como comentamos, no queremos caer al vacío.

Pero pese a lo comentado, Super Lucky’s Tale es un juego que gracias a su preciosa estética y bonito diseño, gustará a los más pequeños de la casa, pero también hará que los más mayores disfruten de él queriendo conseguir todo lo que nos propone y superar sus desafíos. Sin embargo, a pesar de todas las posibilidades y variedad que nos ofrece el juego, tan solo nos llevará superarlo unas 6 o 7 horas. Lo bueno, que podremos volver a viajar a cada mundo de nuevo desde el menú de pausa, para intentar conseguir los tréboles que necesitáramos para poder acceder a un nuevo mundo o simplemente para rejugarlos.

Con esto Super Lucky’s Tale no pretende engañar a nadie, mostrándose lo que es desde un primer momento y sin pretensiones de ningún tipo. Basándose sin ningún tipo de complejo en otros grandes del género, pero que, como he comentado, cogiendo lo mejor de cada uno, como las fases rápidas del estilo Sonic, como las monedas de la saga Mario y las recompensas que se obtienen por reunir una cantidad, o los tréboles que funcionan del modo que funcionaban en Banjo-Kazooie las piezas de puzle.

Precioso visualmente y agradable para nuestro oído, con un control eficaz

Desde la estética tanto de Lucky como los curiosos personajes que nos encontraremos en nuestro camino, así como las diferentes pantallas y niveles, pueden presumir de ser realmente bonitos. Unos modelados suaves y unas animaciones simpáticas, harán que soltemos alguna sonrisa. Por otra parte, se mantiene estable en cuanto a su frame rate, sin apenas notar tirones o dientes de sierra, aunque si he podido sufrir algún pequeño bug como quedarse el personaje con medio cuerpo enterrado en el suelo, pero rápidamente solucionable tras usar varias veces el botón de salto. Además recordar que el juego llegará el mismo día que Xbox One X, consola en la que Super Lucky’s Tale tendrá soporte 4K, con lo que si el juego luce bien, en ella ya lucirá verdaderamente espectacular.

El apartado sonoro es otro de los aspectos donde destaca el título, la música parece extraída, al igual que la estética de los personajes, de algunas de las películas de Pixar, encontrándonos con melódicos sonidos que encajan perfectamente con las pantallas y las situaciones que nos proponen.  Cabe destacar el genial trabajo de doblaje al castellano por parte de Xbox, siendo una jugada perfecta por parte de la compañía para que los más pequeños disfruten de él. Si bien Lucky no es muy hablador, sí que algunos personajes como su hermana sí que nos contarán fases de la historia, y nos ofrecerá ayuda, y siempre es de agradecer un trabajo en el doblaje como el que se nos presenta.

Y por último, cabe destacar el control de Lucky, el cual responde de una forma suave y como un juego de estas características lo requiere. Tendremos como no un botón para saltar, otro para pegar con la cola, otro para mirar en primera persona, otro para realizar un ataque cayendo en picado, y el más divertido de ellos, el que da la posibilidad al personaje de excavar bajo tierra para obtener monedas escondidas o burlar a los enemigos.