Análisis de la tercera parte del juego de francotiradores de Ci Games.

La compañía Polaca Ci Games nos pone a disposición un título en el que han puesto toda la carne en el asador y que ellos mismos han denominado como ‘el shooter definitivo’ pero, ¿cumple Sniper: Ghost Warrior con las expectativas? Esta vez la saga da un giro mostrándonos un mundo abierto, con el que, guardando las distancias, pretende acercarse a otros títulos como Far Cry e incluso la saga Splinter Cell.

En esta aventura nos ponemos en la piel de un Marine estadounidense llamado Jon North, un excelente francotirador con el que tendremos que viajar a Europa del Este, más concretamente a Georgia, en el que las tensiones entre diferentes facciones del país están a flor de piel. Pero realmente las motivaciones de Jon van mucho más allá de la guerra. Los motivos personales, como la desaparición de su hermano en extrañas circunstancias, tienen mucho más peso en la trama, la cual iremos desvelando a través de cinemáticas a modo de flashbacks.

Eres Jon, pero no Rambo

Uno de los atractivos de Sniper: Ghost Warrior es el enfoque hacia el realismo a la hora de afrontar las misiones. Dicho esto, no podremos ir  como si del ‘ejercito de un solo hombre’ se tratase, si no que tendremos que optar más por el sigilo, la infiltración e incluso tendremos que hacer parkour para posicionarnos en las posiciones más elevadas y así situarnos sobre el enemigo. Haciéndonos imperceptibles a la línea de visión de los mismos.

Y es que si algo está bien enfocado en el juego es este aspecto, siendo castigados si no cumplimos esta premisa. Ya que fallar la primera bala puede ser motivo más que suficiente para que seamos detectados y así dar por finalizada una misión, o qué todo el enemigo centre su fuego inmediatamente hacia nosotros, incluso muchas veces hagan uso de morteros y nos maten de ipso facto.

Cabe decir que como todo francotirador que se precie, no solo dispondremos de un rifle de precisión como arma principal, sino que también aparte de una pistola, podemos portar un fusil de asalto que podemos usar en las contadas misiones de acción directa que se nos exija, que suelen ser más bien escasas, o por si las cosas se ponen feas con nuestra puntería y somos detectados, cosa que como he mencionado en el párrafo anterior, es una opción poco conveniente.

Tecnología puntera e infiltración

Si algo caracteriza al ejército de EE.UU es su tecnología, algo que nos está bien plasmado en el título. Podremos hacer uso de un Dron para localizar a los enemigos en pantalla, así como también los objetivos o armas que pueden ser usadas en nuestra contra, como los nombrados Morteros.

El uso de este Dron asienta en el juego un buen equilibrio entre acción y planificación de los objetivos, ya que una vez localicemos a todos los enemigos en la pantalla, podremos saber la situación de cada uno para poder acercarnos por la espalda y poder ejecutarlos silenciosamente. O también una vez más si la misión lo requiere, poder interrogarlos para luego dejarlos noqueados.

Otro de los aspectos, una vez más prestado de otras sagas es la opción de poder hackear circuitos de vigilancia y poder inutilizar los sistemas o abrir puertas.

Evoluciona a Jonh en su piso de vacaciones

Dispondremos de tres ramas distintas para evolucionar nuestro personaje: Francotirador, fantasma y guerrero, en las que podremos gastar los puntos ganados que nos ofrecerán por completar diferentes objetivos en desarrollarlas adquiriendo nuevas habilidades como: Poder saquear automáticamente a los enemigos tras matarlos  o que se necesiten menos recursos para negociar con los enemigos.

Aparte de nuestro personaje, también podremos subir de nivel y modificar nuestras armas, que previamente habremos comprado o saqueado de nuestros enemigos, acoplándoles silenciadores o añadiéndoles un cargador más amplio.

Todo esto lo podremos hacer desde nuestro piso franco, en el que aparte de lo mencionado anteriormente, también dispondremos de un ordenador en el que activar nuestra próxima misión o de un banco de trabajo en el que fabricar consumibles, como por ejemplo medicamentos con el que curar nuestras heridas. Una cama también estará a nuestra disposición con la que, si hacemos uso de ella, podremos curar nuestras heridas o avanzar las horas.

¿Un mundo abierto bien aprovechado?

Pues en este aspecto es en el que flojea Sniper: Ghost Warrior 3. Y es que a pesar de disponer un mapeado más o menos amplio, no está bien construido. Casi las 80% de las interrogaciones del mapa, llamados puntos de interés, son señalizaciones en las que desbloquearemos la posibilidad de viajar de punto a punto del mapa o a nuestro piso franco. El otro 20% serán puntos, como atalayas o casetas en las que tendremos la opción de poder saquear cofres, así como coleccionables, en su mayoría, pinturas y rifles de coleccionismo.

Dicho lo anterior, a pesar de disponer todo un extenso mapeado, pero poco variado, recorrerlo, ya sea a bordo de nuestro Jeep o a pie, se hace bastante tedioso, con lo que no nos invita a la exploración y dejando pasar por alto  los mencionados puntos de interés haciendo casi uso exclusivo del viaje rápido.

En cuanto a las misiones se refiere, aunque estén bien construidas, casi todas las misiones se rigen bajo un mismo  patrón, localiza la zona, localiza al o a los cabecillas, elimínalos intentando no ser visto y sal de la zona delimitada. Eso sí, si somos localizados o nos dan caza, tendremos que empezar la misión de cero, ya que son muy pocas las ocasiones en las que dispondremos de un puto de control entre medias.

Por otra parte, las misiones secundarias saltaran entre misiones, siendo una vez más, el mismo mecanismo que las misiones principales, pero estas activadas por NPC’S que tendremos que ir a buscar primeramente en algún punto del mapa, en vez de activarlas desde nuestro ordenador en el piso franco.

Un motor gráfico al que no han sacado todo su potencial

Sniper: Ghost Warrior hace uso del motor Cryengine, motor que popularizó la saga Crysis. Y es que aunque el juego luzca bien, no han sacado la potencia que ofrece. Los efectos son resultones, tanto en vegetación, ambientación e iluminación, en definitiva en el mapeado a cortas distancias. Pero luego están los personajes, estos en cuanto a movilidad y apariencia no están todo lo bien detallados que se requiere un título que pretende ser el referente para la compañía. Al igual que cuando das muerte a un enemigo, al acercarte puedes ver que su arma puede estar flotando en el aire, o que su cuerpo se encuentre en una postura totalmente imposible para la ciencia. Al igual que nuestro vehículo, que también puede que quede atrapado entre una caja más pequeña que un escalón a pesar de ser un todo terreno.

Otro de los aspectos que sin duda me han sacado de mis casillas y que esperemos arreglen con alguna actualización venidera es los tiempos de carga del juego. Hasta 6 minutos pude llegar a contar.

Sin online

El juego actualmente carece de Online y aunque ya sabemos que próximamente el juego tendrá un parche gratuito en el que lo incluirán, los jugadores que busquen este aspecto actualmente no lo encontraran. Tampoco sabemos cuándo recibirá dicha actualización, ya que no se ha desvelado nada por parte de Ci Games en como será implementado y con qué modos.

Puntuación
Gráficos
80 %
Jugabilidad
73 %
Innovación
75 %
Duración
85 %
Compartir
Artículo anteriorAluvión de retrocompatibles esta semana
Artículo siguienteNuevos títulos de ciclismo llegarán a Xbox One, PS4 y PC

Fan acérrimo de la saga Gears of War y de las buenas bandas sonoras. Supe que los videojuegos estaban hechos para mí a partir del momento en el que tuve un Atari 130XE.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here