Acompañamos a Adán a redimirse de todos los pecados y obtener la absolución en Sinner: Sacrifice for Redemption con olor a Dark Souls

La popular saga de From Software también ha inspirado a los creativos chinos de Dark Star Games con  su nuevo título Sinner: Sacrifice for Redemption. Y es que desde que Dark Souls se hizo muy popular, muchos estudios han querido “copiar” el estilo de lucha, su peculiar y profundo sistema de inventario, su sello RPG y sobre todo la endiablada dificultad y sus enormes, poderosos y desquiciantes jefes finales.

Desde obras muy positivamente reconocidas como The Surge, con una ambientación más futurista, a variaciones como Immortal: Unchained con las mismas características pero añadiendo armas de fuego a larga distancia, a otras muy esperadas como Ashen que se estrenará este año y llegará a Xbox Game Pass, Dark Souls ha sido la musa de muchos creativos para explotar su fórmula.

Para ser el primer juego de este estudio, apoyándose en la distribuidora Another Indie (Lost Castle, Original Journey), no han querido complicarse demasiado, pues han creado un RPG de batalla contra jefes finales soulslike aunque algo mucho más sencillo de lo que hubiera podido parecer cuando vimos su tráiler por primera vez.

Básicamente, la historia de Sinner trata de Adán, un caballero sin recuerdos que luchará por entender su pasado al enfrentarse a la encarnación de sus mayores pecados. Estos pecados tendrán forma de gigantescas además de poderosas criaturas que nos desafiarán en busca de la verdad y la expiación de nuestros más oscuros pecados.

Adán recorrerá un reino oscuro lleno de prohibiciones inspirado en la Biblia y los 7 pecados capitales, que estarán representados por 8 difíciles enfrentamientos que exigirán un sacrificio previo para recuperar parte de nuestra memoria a la vez que limpiamos nuestra alma.

sinner

¿De qué va Sinner: Sacrifice for Redemption?

A priori Another Indie describe el título de Darkstar Games como un RPG de batallas de jefes, pero no he visto características de este género en Sinner, ya que en ningún momento podemos escalar en fuerza o habilidad, las armas so dos al principio del juego con la posibilidad de adquirir dos más  según el orden de elección de los bosses, y lo que llevamos equipado no varía en ningún momento de la partida. Es decir, al ser un Battle Boss solo habrá combates contra jefes finales, por lo que no habrá que recorrer ningún mapa para llegar a ellos, ni tendremos que acabar con soldados recogiendo ítems por el camino.

A su vez, pese a estar fuertemente inspirado en Dark Souls, no hay premio ninguno por derrotar a los enemigos. Esto conlleva lo que ya he comentado más arriba, donde decía que no hay progreso alguno en el personaje, por lo que tener un recipiente con almas o algo parecido no tiene razón de ser. Pero entonces, ¿qué pasa con Sinner?. Sinceramente lo que me ha ocurrido con este endiablado título es que no tenía miedo a morir, ya que no iba a perder almas, monedas o cualquier otro incentivo de hacer más poderoso a Adán. Lo que es más, cuando morimos se reinician todos los ítems que teníamos antes del combate, y por tanto, ¿qué más da si muero?, lo vuelvo a intentar (que está ahí al lado) sin problema.

Entonces en qué se basa Sinner para que sea un desafío digno de las joyas de From Software es en lo que voy a explicar a continuación:

Para enfrentarnos a nuestros pecados capitales y poder redimir nuestra alma inmortal, debemos hacer un sacrificio previo antes de combatir al jefe que elijamos. Si, da igual el orden, pues los bosses están disponibles para luchar cuando queramos y en el orden que prefiramos. El desafío te lo pones tú como jugador, pues estos sacrificios consiste en perder facultades de combate tales como salud, defensa, cantidad de ítems que podemos llevar, fuerza y otros handicaps voluntarios para poder derrotar a nuestros pecados internos.

sinner

Una vez derrotamos al pecado podemos redimirnos y expiar los pecados, pudiendo recoger el sacrificio (que apagará la luz del pecado) o mantener el sacrificio con nosotros para enfrentarnos a otro cualquiera. Tú decides, si quieres que el juego sea aún más desafiante el dejar los sacrificios en las runas de piedra uno a uno hasta derrotar al último enemigo habiendo perdido casi todas nuestras habilidades. De esto depende en gran medida la rejugabilidad de Sinner, pues si yo mismo que soy algo negado para este tipo de juegos he conseguido acabar con todos los jefes, el mantener nuestros sacrificios activos puede hacer que demos una segunda vuelta y descubrir otros finales alternativos y hasta un enfrentamiento final.

La duración en Sinner depende mucho de lo que hemos hablado en párrafos anteriores y del hambre de logros que tengamos, pues éstos van desde acabar con los bosses con cierto ítem o de alguna manera determinada, hasta por morir de una manera definida (esto a veces pasa sin más al morir tantas veces que ni recuerdo la cantidad).

En nuestro arsenal dispondremos de dos configuraciones de armas, una con espada corta y escudo, con el que podremos soportar algunas embestidas (esto minará nuestra resistencia) o realizar parry para golpear más duramente al rival. Otra configuración de ataque será un espadón que llevaremos a dos manos y que también permitirá defendernos de los ataques más débiles, pero que ademas de hacernos bastante lentos gastará mucha energía del personaje.

Los ítems que podremos usar serán pociones de vida (similares a los frascos estus), una pócima que encantará nuestras armas con fuego, lanzas arrojables y bombas de fuego. Éstas últimas solo tienen efecto sobre ciertos enemigos y apenas las he usado, pero sirven para desestabilizar al boss pudiendo ir a por él con todo golpeándolo sin piedad.

sinner

Gráficos y sonido

El diseño que ha empleado Darkstar es muy medieval, a la vez que oscuro y cargado de tristeza, mostrando parajes abandonados por unos gobernantes crueles, egoístas y cargados de odio. Se ve claramente que el reino tuvo días mejores y que seremos nosotros quienes tengamos que arrojar luz sobre estos escenarios.

A pesar de ser algo simples, consiguen recrear un mundo al más puro estilo Dark Souls, aunque evidemente más vacío y con menos detalles. Nuestro personaje se asemeja mucho al diseño de la clase caballero en los juegos de From Software, pero si nos fijamos en los jefes finales que tendremos que encarar vemos referencias de Miyazaki en cada píxel, lo que frenó la sorpresa al verlos porque me recordaban demasiado a los personajes de los creativos japoneses.

Dejando el diseño a un lado, gráficamente es lo que es: un título con presupuesto muy modesto que hace lo que puede para al menos cumplir en lo visual. Sin hacer mucho alarde de tecnología, lo poco que tiene es agradable a la vista y nos deja efectos de iluminación, sombras bien elegidas y algún recurso que mezcla cenizas con chispas que luce muy bien en pantalla. En cuanto al rendimiento puedo decir que no he sufrido grandes bajadas de frames ni nada por el estilo, aunque es lo normal al no tener una carga gráfica muy abrumadora en cuanto a enemigos en pantalla o elementos con los que interactuar.

En ocasiones fallan las colisiones y la detección de los golpes; algo que es particularmente frustrante cuando claramente has visto que no te han golpeado y te lanzan por los aires sin ser un golpe de aera. A su vez, los bosses pueden invocar criaturas para hacernos las cosas más difíciles, pero a su vez pueden ser golpeados sin querer por el pecado, salvo en algunas ocasiones que simplemente los golpes los traspasan, y otras veces sí que reciben  los impactos.

En cuanto al sonido, Sinner posee una banda sonora digna aunque tampoco será una de esas piezas que recuerde con el paso del tiempo, es decir que cumple en relación a lo que ofrece en su planteamiento. Los efectos de sonido siguen el mismo camino que la banda sonora, ofreciendo una buena combinación de sonidos que  no desentonan para nada.

El juego tiene pocos diálogos, que podremos escuchar bien en inglés, o si lo preferís podéis atreveros con el chino. Eso sí, los subtítulos que podremos leer en las pequeñas historias de cada pecado que redimirse están en perfecto español, por lo que no habrá problema para disfrutar de la aventura.

sinner

Conclusión

Si te gustan los juegos de Dark Souls y además eres amante de las épicas batallas contra los jefes finales, Sinner: Sacrifice for Redemption te ofrece una acción directa en este sentido, pues sólo encontrarás combates contra bosses sin preliminares ni hacer acopio de pociones o escalar al personaje en fuerza ni habilidad: acción directa para los impacientes.

Lo que tiene de bueno en cuanto a su parecido con los juegos de From Software, también lo tiene de malo al no tener personalización, ni miedo a morir perdiendo el avance o parte del inventario que poseamos en ese momento. Así que los fans de Dark Souls tienen que tener muy claro lo que Sinner ofrece antes de plantearse el adquirirlo.

Sinner Sacrifice For Redemption llegará el 18 de octubre a Xbox One, Nintendo Switch y Playstation 4.

 

Sinner: Sacrifice for Redemption

6.8

Gráficos

7.0/10

Sonido

7.5/10

Jugabilidad

6.5/10

Duración

6.0/10

Pros

  • Batallas desafiantes
  • Ambientación muy trabajada
  • Jefes Finales muy variados

Cons

  • Algo corto
  • El carácter RPG es inexistente
  • Es Complicado avanzar sin ninguna pista
  • Las colisiones están mal implementadas