Análisis de Relicta para Xbox One

Vuelvo a ponerme a los mandos, y al teclado, para analizar y redactar otro título de cortex cerebral (con estos juegos de palabras me juego el despido a diario). Esta semana he tenido entre mis manos Relicta, el nuevo título de Mighty Polygon. Un juego que es capaz de llevar la paciencia y la creatividad a límites insospechados, al menos si tratáis de superarlo en seco en poco tiempo como yo (maldita vida de analista donde todo debe ser exprés). Entre físicas, gravedad alterable y puzzles de colores la diversión está servida para todo aquel que busque un reto mental sin violencia.

La Doctora Patel se halla haciendo sus experimentos habituales en los simuladores a bordo de la estación espacial. Cuando de repente parece que el sistema cae y todo queda aislado por unos momentos. Cuando las comunicaciones vuelven, los diferentes investigadores se comunican para ver si todo está correcto, pero parece que hay problemas, así que tocará visitar las demás instalaciones para ver que ha pasado. Al final la historia es un hilo narrativo que nos acompaña mediante conversaciones por radio de cara a crear un misterio. Cabe decir que no le he prestado atención en exceso a este punto y me he centrado en los retos jugables.

En un mundo de cubos magnéticos

A fin de cuentas, Relicta es un juego de puzzles y tortura mental(en serio, no juguéis demasiadas horas seguidas a este tipo de títulos), por ende sabe ofrecer todo tipo de retos que van en aumento. Desde un pequeño tutorial donde se nos explica lo más básico, hasta retos complejos que deben resolverse en un orden específico. Todo este pastel viene cocinado en cubos, si cubos, pero no de minecraft. Cada escenario ofrece una serie de cubos a los que aplicar ciertas físicas, tales como antigravedad o magnetismo. Con estas herramientas simples deberemos mover los cubos de un lado para otro con tal de activar los switches o incluso desplazarnos como Aladdín en la alfombra mágica.

Cada cubo permite, con los gatillos, activar o desactivar la gravedad o poner una polaridad. Las polaridades vienen indicadas como campos de fuerza rojo y azul. Como es de esperar, dos iguales se repelen mientras que dos diferentes se atraen. Combinando las polaridad y la gravitación (esta palabra existe?) podemos hacer que los cubos se muevan sin tocarlos, lo cual es necesario cuando no tenemos acceso físico a ellos o, literalmente, no podemos seguirlos hacia donde deben ir. No obstante, nunca es tan fácil el tema. A todo esto hay que añadir botones de presión y muros de colores que limitan nuestro movimiento. Pues cada muro tiene sus propiedad, por ejemplo los morados no dejan pasar los cubos, pero si a nosotros; mientras que los amarillos están bloqueados hasta que activemos los botones necesarios.

De arriba a abajo

La verticalidad juega un rol importante. Las paredes del escenario también ofrecen paneles magnetizables, por lo que podemos enganchar cubos para después dispararlos o incluso crear ascensores para acceder a nuevas alturas. La diversión está servida en el momento en que todo se combina y debemos desplazar un cubo por diferentes alturas y distancias a la par que le perseguimos, aunque sea montados encima cual nube kinton. Sin olvidar que no basta con orquestar los pasos y mirar como se resuelve el puzzle, sino que muchas veces es necesario interactuar a tiempo real y coordinar correctamente nuestros movimientos. Es tan divertido como pesadillesco.

#FotoConFísicas

A día de hoy me cuesta asimilar un juego nuevo que no incluya un modo foto, por eso es una alegría informaros de que Relicta dispone de dicha capacidad. Con un sencillo menú podemos eliminar la interfaz, mover el ángulo, reposicionar la cámara y aplicar algunos filtros de cara a sacar las fotos más atractivas de cada escenario. Porque, en efecto, los escenarios varían y ofrecen biomas variados. Aunque a la práctica tampoco es que vayamos a ver vida animal, el pasear por paisajes que van cambiando siempre es agradable, y más si podemos sacar algunas fotos de recuerdo de nuestra visita a las cuevas de hielo o a los verdes pastos. La ventaja de las simulaciones virtuales y los laboratorios espaciales es que todo es posible. Y esto se demuestra con los diferentes paisajes que podemos vivir en Relicta. Cabe destacar que a nivel gráfico es un título bastante atractivo.

La física no lo es todo

Por suerte o por desgracia, este año he asumido varios títulos de esta índole. Relicta ofrece un buen elenco de escenarios y puzzles que resolver. Además, muchas veces los desafíos se sienten como si colocásemos piezas de domino o naipes. Pues si orquestamos adecuadamente cada movimiento a realizar, las piezas caen una a una de forma muy satisfactoria. Prácticamente es como si compusiésemos una canción para deleitarnos con la melodía resultante. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce, y el título nos pasea mucho tiempo por escenarios muy parecidos antes de saltar al siguiente bioma. Además, si bien la dificultad se hace latente, no deja de ser un juego lineal que nos obliga a avanzar sin parar.

En definitiva, Relicta sabe contentar a los fans del género mientras añade su granito de arena con una historia de ciencia ficción y el modo foto como guinda. A nivel jugable tenemos unas serie de mecánicas muy interesantes y, una vez más, siento que no hay una solución única a los puzzles, sino que la creatividad es un factor importante. No obstante, la sensación de repetición se hace latente y la historia tampoco es demasiado atractiva. No es un título que recomiende jugar demasiado tiempo seguido al día, es mejor disfrutarlo en pequeñas dosis.

Relicta

19.99
7

Nota

7.0/10

Pros

  • Visualmente atractivo
  • Mecánicas con mucho juego
  • Variedad de biomas

Cons

  • Se hace repetitivo en sesiones de duración media
  • La historia no es especialmente interesante
  • Secciones de caminar sin más mientras te cuentan la trama

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.