¿Quién no ha querido ir montado en un WC mientras disparas naves espaciales a diestro y siniestro, para terminar midiéndote al peluquín de Trump?

El género de los “matamarcianos” es probablemente uno de los más antiguos de la historia de los videojuegos. Títulos como Space Invaders o Ikaruga fueron sin duda dos de los precursores de este género que triunfaba en los 80 y 90, siguiéndoles después una legión de títulos que se apuntaron a esta tipología. Todos compartían la misma seña de identidad: desplazamiento vertical en 2D, disparos a mansalva, explosiones, enemigos gigantes y la misma duración que un fin de semana.  Pues bien, parece que ahora tenemos otro nuevo contendiente que se suma a esta larga lista: Rainbows, Toilets & Unicorns.

Nos encontramos ante un clásico “matamarcianos” o shoot ’em up de desplazamiento vertical que adopta un aspecto colorido y muy influenciado por la cultura pop.  El juego es sumamente básico, ya que se compone de cinco mundos y cada uno se divide en cinco fases.  Eso sí, si mueres en cualquiera de las fases, volveremos a la primera de ese mundo en particular, lo que hace que el título sea en ocasiones ridículamente complicado. 

La jugabilidad también es sumamente simple, ya que como es de esperar en este tipo de juegos, controlaremos un “muñecajo”, que podrá moverse hacia los lados o hacia arriba y abajo, mientras disparamos los “rayos láser básicos” o activamos un ataque especial que elimina a varios enemigos a la vez. 

Cada nivel, aunque tiene un tema y estilo visual diferente, se juega de la misma manera.  Los enemigos bajan de la parte superior de la pantalla y les disparas. De vez en cuando, nosotros podremos lanzar un power-up temporal de potencia de fuego o un escudo que nos protegerá de los ataques. Eso sí, nosotros solo tendremos una vida, lo que significa que si nos golpean una vez acabará la partida, algo que llevará a más de una frustración

Los niveles son finalizados con la batalla contra el jefe de turno, los cuales están basados en referentes de la cultura pop, como un Homer Simpson demigrante o el ya comentado peluquín de Trump. Estos establecen patrones de ataque, que obviamente varían bastante, aunque no dejan de darnos un regusto extraño a “copia y pega”

La falta de vidas hace que el juego parezca bastante desafiante al principio. Los gráficos son muy coloridos, pero muy básicos, dejando un regusto a juego de móvil que tira para atrás. Junto a esto, los controles son bastante imprecisos, lo que nos llevará a morir muchas más veces de lo que nos gustaría. 

El juego sería un gran desafío si no fuera tan generoso con sus potenciadores de escudo, pero sin duda alguna será un título muy difícil para jugadores no acostumbrados a este género. Por si esto fuera poco, la curva de dificultad está bastante fuera de lugar. Por ejemplo, mientras que el primer nivel fue bastante fácil, el segundo de repente se convirtió en un modo casi imposible. Y así con varios niveles más y de la manera más random posible.

Como ya dijimos de este género, este juego también hace gala de ser bastante corto, lo cual te puede llevar a acabarlo en una tarde. En cuanto al sonido, hereda el estilo de los clásicos matamarcianos, sin resaltar para nada. El juego está completamente en inglés.

La presentación del título, acudiendo al estilo retro es bastante básica, pero esto se tapa añadiendo muchas referencias a la cultura pop, con especial atención a los memes. Los gifs, los emojis de las redes sociales, referencias a películas y personajes famosos son constantemente referenciados como si este juego hubiera sido hecho por y para la gente que vive en Twitter.

Como conclusión, tras una hora de juego (lo que te da para acabarlo), podemos decir que pese a sus muchos fallos, Rainbows, Toilets & Unicorns es más o menos divertido, pero hay que ser un gran fan del género y a la vez no ser muy purista para poder meterse de lleno en él.

Rainbows, Toilets & Unicorns

5.4

Gráficos

5.5/10

Sonido

5.0/10

Jugabilidad

5.0/10

Duración/Diversión

6.0/10

Pros

  • Si te pasas la vida en Twitter, es tu juego
  • Perfecto para echar un rato muerto mientras juegas a otra cosa
  • Pese a sus fallos, divierte por un rato

Cons

  • Más corto que el periodo de prueba de Disney+
  • La curva de dificultad es lo más rídiculo del mundo
  • Controles imprecisos
  • Los niveles parecen un copia y pega
Anuncio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.