Me la he pasado muy bien jugando a Alien Cruise, ¿que si lo recomiendo?… no estoy muy seguro.

¡Sin preguntar!, cuando eres una criatura alienígena que llega a un planeta desconocido bien es conocida la regla número uno para sobrevivir en el universo, dispara y luego pregunta, Alien Cruise es lo nuevo del estudio Cotton Games, un shoot’em up que pretende ir a todo el público y en el que debo de mencionar que cada partida ha sido toda una gozada. Sin embargo al momento de valorar la totalidad de la experiencia nos encontramos con un producto al que resulta difícil colocar el sello de recomendable y que espero el texto a continuación te sirva para saber si deberías pensar en adquirirlo.

“En un futuro próximo…” sí, que una corta descripción no queda mal para ponerla en la tienda pero sin mucho por comentar sobre su argumento, que aquí no tiene ningún peso ni se pretende que así sea, en Alien Cruise lo importante es que sepas que controlas a una criatura que va sobre su nave disparando a todo lo que se interponga en su camino.

Primer nivel completado, ¡A por el resto!

El videojuego tira completamente por su apartado jugable no intentando irse del lado más hardcore en el cual calcular cada movimiento con extrema precisión sino permitiéndose ser una aventura que con excepción de los últimos compases de cada nivel no debería ser demasiado desafiante para el jugador promedio. El videojuego también contempla el hecho que haya quien desee un poco más de reto y es por este motivo que también cuenta con un modo difícil. Una aventura que va aumentando su dificultad gradualmente aunque sin llegar a ser una barrera para nadie, un producto redondo ¿verdad? lastima que esto no sea así y termine por ser en los pequeños detalles que como si de una mesa se tratase las mecánicas de juego de este Alien Cruise empiecen a tambalear.

El avance de nuestro personaje es en sentido horizontal gran parte del tiempo mientras la pantalla de juego nos va empujando poco a poco a seguir avanzando pero es en este camino que junto a los enemigos que nos vamos topando empiezan a aparecer obstáculos, no de esos colocados allí con intención sino que son las mismas paredes de gran parte de los escenarios las que confunden, jugando su apartado visual un arma de doble filo que hace que no sepas si un elemento te dañará, y en más de una ocasión harán que pierdas sin sentido. La única manera en que esto se soluciona es luego de estar mucho rato en un mismo nivel, y es que tras toparte varias veces con el mismo problema habrá una en la que salgas victorioso.

Vale, que puede ser que esté pensado así para que haya más elementos a los cuales tener que prestar atención, sin embargo es en la esencia del videojuego, su control, donde por tratar de no exigir mucho al jugador terminamos por obtener un movimiento torpe que no en todas las ocasiones será lo que te haga perder, quedando muy claro cuando es por culpa del control y no de tu habilidad.

Al momento de recorrer los diferentes planetas en nuestra nave espacial el videojuego ofrece diferentes personajes, cada uno con su propia nave. Las mejoras y corazones de vida que iremos obteniendo a lo largo de los niveles permanecerán con nosotros, si nuestro personaje no es derrotado claro esta. Al momento de perder un corazón volvemos al instante para tener la oportunidad de recoger las mejoras obtenidas por el camino y así no quedarnos sin nada. Esto añade un punto de riesgo y recompensa, meterse en una lluvia de proyectiles por un escudo para la nave o esquivarlas y evitar la derrota. Cada nivel se divide en tres partes, dos en las cuales enfrentar a un montón de enemigos y una con el jefe final, cada una de estas cuenta con un punto de guardado al cual regresar en caso de perder todos los corazones.

A disposición de nuestro personaje también estará un ataque especial que se realiza pulsando el botón B y la posibilidad de esquivar más rápido al presionar RT o LT, ambas habilidades se van desgastando entre más se utilizan aunque puedo decir que rara vez son necesarias y es que si bien resultan útiles no motivan demasiado el usarlas frente a simplemente mantener pulsado el botón A para continuar disparando. Están allí pero aportan tan poco, que en más de una ocasión olvidarás que podías hacer uso de estas.

La rejugabilidad es un punto a destacar dentro de Alien Cruise, siendo el videojuego muy permisivo al momento elegir qué nivel encarar lo que significa que cada vez que regreses puedas elegir el seguir dándole a ese nivel que estás a punto de terminar o aventurarte en uno diferente. No solo hay un cambio estético de nivel a nivel sino que cada uno nos ofrece enemigos con patrones de ataque muy distintos y presentan pequeños giros frente al cómo deben ser afrontados. Lo que no resulta por ser tan positivo es el hecho de que sea el jugador quien de paso a esa rejugabilidad pues aparte del modo difícil o contar con un marcador de puntuación global en el menú principal no hay mucho más aliciente para una segunda partida.

Alien Cruise es luces y sombras y en cuanto a duración me parece que quien desee exprimir el videojuego podrá hacerlo, incluso pudiendo sumar a un amigo a la partida gracias a su modo cooperativo local. Si con algo me pudiera quedar de este videojuego es con su precioso apartado artístico el cual gracias a su sencillez enamora desde el primer minuto y es como si los dibujos que todos hacíamos de pequeños tuviesen vida. La banda sonora de Alien Cruise sin ser nada de otro mundo debo decir que acompaña perfectamente al videojuego y anima bastante a tomarse en serio cada partida. Algo que sienta de maravilla es que junto al cambio estético y de enemigos que tiene cada nivel estos también se acompañen por una melodía que se diferencia completamente de las otras y que ayuda mucho a no caer en la monotonía.

No sé si sea un problema generalizado y es que tras mirar por foros no he encontrado algún otro reporte pero por lo menos en mi caso, jugando el título en una Xbox One S ha habido un par de ocasiones en las que este se ha cerrado sin explicación alguna. Las caídas en la tasa de imágenes por segundo quedan muy bien en Metal Slug para darle ese punto vintage pero en un videojuego que no debería exigir demasiado me parece increíble que haya momentos en que la pantalla llegue a quedarse congelada por un periodo de tiempo que no es escandaloso pero si se nota cuando sucede.

A modo de conclusión me sale mal que lo que se podía quedar en un divertido videojuego sin mayores pretensiones no termine por pasar el filtro para cumplir o mucho menos sobresalir, no lo digo por precio o duración sino por la experiencia de juego, una que otorga buenos momentos pero que no queda bien parada cuando se pone en la balanza sus múltiples desaciertos. El comprar o no Alien Cruise es una decisión que recae sobre vuestras manos, por mi parte seguramente lo mantenga en mi biblioteca durante un par de meses para cuando quiera escuchar Spotify y desconectar por un rato, más allá de esto el videojuego no ofrece mayor aliciente para regresar.

9,34 €
6.9

Gráficos

7.4/10

Sonido

7.0/10

Jugabilidad

6.5/10

Duración/Diversión

6.5/10

Pros

  • Su apartado artístico es sencillo pero atrapa desde el primer minuto
  • La banda sonora pega a la perfección con cada nivel del juego
  • Se puede jugar en cooperativo local
  • Sin relleno, aquí estás para acabar con todo lo que se atraviese en tu camino

Cons

  • Presenta problemas de rendimiento y puede cerrarse repentinamente
  • El control no está demasiado pulido
  • Será el jugador quien se proponga el exprimir el videojuego pues este no anima demasiado a hacerlo