Análisis de One Piece World Seeker para Xbox One

¡Ay, el oro, la fama el poder! Todo lo tuvo el hombre que en su día se autoproclamó el Rey de los Piratas… Con esta mítica frase empezaba una de las series más relevantes del panorama de la animación japonesa. Una frase por la cual era capaz de levantarme a las 7 de la mañana un sábado para poder escucharla allá por 2004. Hoy, 15 años después, os quiero traer un análisis, lo mejor llevado posible, sobre un juego que sigue las aventuras de la tripulación del Sombrero de paja. Pido perdón por cualquier desvío por mi parte, dado que hace años que dejé de ver One Piece y seguramente estoy muy desactualizado.

One Piece World Seeker, a priori, sigue el esquema estándar de cualquier saga de la serie. La tripulación llega a una isla nueva con un objetivo en mente. De buenas a primeras se ven cara a cara con el villano principal, el cual les vence y acaban desperdigados por la isla. Con esta premisa comienza nuestra aventura. Los compases iniciales sirven a su vez de tutorial mientras debemos empezar a conocer a los personajes relevantes en esta historia a la par que reagrupamos junto a nuestra tripulación tras el incidente.

El desarrollo de la historia se sustenta en misiones principales y secundarias repartidas por el mapa al más puro estilo Assassin’s Creed. Los iconos naranjas indican una misión principal, mientras que los azules una secundaria. Estas últimas, por desgracia, son misiones genéricas de recoger materiales de adquisición aleatoria por el mapa a cambio de algún objeto de equipo para Luffy. Las principales en cambio, avanzan la historia y ofrecen combates contra jefes.

El esquema por lo general implica resolver varias secundarias con sus pequeñas historias. Una vez completadas, la misión principal se da por concluida y accedemos a otra con alguna cinemática y más peso narrativo. Además, la resolución de cualquier misión conlleva puntos de karma con algún personaje o facción. Si se acumulan los suficientes se habilitan secundarias especiales que llevan hasta una cinemática oculta.

La información sobre la trama y su avance la recibimos mediante escasas cinemáticas y muchas conversaciones subtituladas en las cuales los personajes tan solo emiten onomatopeyas o expresiones conocidas. Esta parte resulta un poco menos cautivadora.

La historia se sustenta en misiones principales y secundarias repartidas por el mapa al más puro estilo Assassin’s Creed

Me gustaría detenerme a hablar del apartado visual y diseño general del título. Estamos ante un juego de acción en mundo abierto. Con lo que implica grandes escenarios por los que perdernos mientras corremos nuestras aventuras. El diseño de la isla en la que nos hallamos está distribuido en zonas interconectadas por puentes ya sean naturales o artificiales. El cómputo total comprende una serie de localizaciones verdosas y rocosas en contraste con aldeas, pueblos y ciudades. A nivel gráfico estamos ante un título que es resultón por los juegos de luces, partículas y colores usados. Podemos decir que cumple con lo esperado en un juego de estas características, siempre teniendo en cuenta que se basa en un anime. Por otra parte los personajes, aunque se ven bien detallados, podrían haber optado por aplicar más texturas que diesen profundidad a su caracterización, son quizás demasiado planos.

Sin embargo, podríamos hacer la vista gorda al diseño de personajes gracias a la cantidad de detalles y trabajo que hay en cada escenario. Las ciudades y pueblos cuentan con NPCs con sus pequeñas conversaciones cíclicas. Los tenderetes de las tiendas rebosan detalles y las casas y decoraciones varias de los asentamientos son dignos de pararse a admirarlos. Cada vez que llego a la ciudad de Metal veo detalles nuevos.

A nivel jugable, como he comentado anteriormente, estamos frente a un juego de acción en tiempo real. Probablemente aquí tengamos el mayor punto flaco de One Piece World Seeker. El juego parece estar a medio camino entre un hack n slash y un musou. No digo esto porque te rodeen centenares de enemigos de papel que masacres con solo respirar. Más bien es un tema de como se desenvuelve el combate. El sistema es sencillo, Luffy dispone de dos formas de lucha, haki de observación y haki de armamento. Con esto en mente nos encontramos con dos estilos orientados a la velocidad (observación) y al daño (armamento).

Pulsando la X, Luffy lanza ataques cuerpo a cuerpo contra sus enemigos. En el caso de observación son ágiles, mientras que en armamento un revestimiento de haki cubre sus brazos. Mediante la B podemos hacer fintas (observación) o bloquear (armamento). Cabe destacar que podemos usar un “modo detective” en nuestra forma observación para detectar enemigos y aliados a través de muros.

El juego parece estar a medio camino entre un hack n slash y un musou

Con estas opciones básicas parece que tenemos ya medio juego resuelto. Sin embargo, no reaccionan de forma cómoda o dentro de los cánones que considero óptimos. Como comentaba, los combos se realizan con X únicamente, además una vez un combo está desatado no se puede interrumpir para esquivar o bloquear. Por ende tiendes a quedarte vendido ante los ataques de los enemigos. Asimismo, una vez un enemigo cae al suelo no puedes hacerle daño hasta que se vuelve a levantar, lo que rompe mucho con la acción creando situaciones en las que te quedas esperando a que se pongan en pie para seguir.

Si a todo lo comentado sumas que, por lo general, nos veremos superados por mucho, en cuanto a número de enemigos. Es complicado entrar en la acción para despachar rivales, dado que constantemente nos derribarán a balazos (las balas son de piedra marina) o a golpes por la espalda. No pocas veces he tenido que huir a esconderme detrás de algún obstáculo para recurrir a la estrategia del samurai, a la espera de que me ataquen de uno en uno. Por suerte, aunque no podemos curarnos a voluntad, Luffy recupera salud gradualmente.

Mediante un sistema de habilidades adquiribles, Luffy tiene acceso a una serie de mejoras pasivas de daño, defensa, saludAdemás de habilidades activas que podemos usar en combate. Estas acogen movimientos conocidos en la serie, como el red hawk o la metralleta de haki, entre otros. Para poder usarlos debemos acumular tensión durante el combate. Una vez tengamos suficiente, pulsando LB accedemos a la selección de movimientos disponibles. De esta forma podemos lanzar alguno acompañado de su cinemática correspondiente. Me gustaría añadir que hay otra forma además de los haki de observación y armamento, pero no la desvelaré…(guiño, guiño, patada, guiño).

Asimismo podemos adquirir nuevas opciones para el desplazamiento. Como la capacidad de engancharnos a partes del escenario y propulsarnos o usar nuestras piernas como si de hélices se tratase y volar un rato. Cabe destacar que de forma normal ya es posible usar nuestros poderes de goma para agarrarnos a salientes y demás superficies, así como acceder a lugar elevados. El desplazamiento puede ser bastante satisfactorio una vez tengamos varias habilidades relacionadas. Al más puro estilo Spider-Luffy.

Resolviendo peleas o completando misiones adquiriremos los puntos para comprar habilidades. Cabe destacar que son bastante generosos otorgándolos, por lo que resulta bastante ágil ir mejorando al personaje. A estas alturas ya os habréis dado cuenta de que solo hablo sobre Luffy. Esto es porque es el único personaje jugable, y es una lástima dada la magnífica tripulación de la que dispone.

El resto de tripulantes participan de forma activa en la historia e incluso nos ayudan en algún que otro enfrentamiento. Más su rol principal radica en esperar en el barco a que usemos alguno de sus servicios. En el caso de Franky y Ussop podemos interactuar con ellos para fabricar equipo y atuendos, además de poder reciclar equipo viejo para recuperar materiales.

En cambio Sanji permite enviar a los miembros de la banda a reunir materiales que varían según el personaje. Además podemos darles de comer antes para que mejoren sus recompensar al terminar. En cuanto a los demás, se limitan a estar en el barco y darnos conversa y a veces materiales.

En definitiva, One Piece World Seeker dista mucho de ser el título perfecto para representar la serie. Aunque, dentro de sus problemas, resulta divertido e incluso adictivo seguir jugando para saber como sigue la historia y explorar cada rincón de la isla. No deja de ser un juego lleno de referencias y personajes icónicos. Una aventura protagonizada por nuestro pirata favorito, Monkey D. Luffy. Lo siento Capitán Jack Sparrow, pero solo puede haber un Rey de los Piratas.

One Piece World Seeker

69.99
7.4

Gráficos

7.0/10

Ambientación

9.0/10

Jugabilidad

6.5/10

Duración/Diversión

7.0/10

Pros

  • Monkey D. Luffy
  • Diseño de escenarios detallado
  • Historia original
  • Muchos personajes icónicos

Cons

  • Solo puedes controlar a Luffy
  • Los acabados de los personajes podrían ser mejores
  • Sistema de combate frustrante
  • Pocas escenas íntegramente dobladas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.