Análisis de One Piece Pirate Warriors 4 Para Xbox One

Vuelvo a la carga con otro análisis más. Esta vez nos toca conocer la nueva propuesta de tipo musou de los piratas del sombrero de paja, pues Luffy y amigos(y no tan amigos) unen fuerzas en One Piece Pirate Warriors 4, donde las tortas y las hordas de peleles están aseguradas.

Hay que tener claro que estamos ante el enésimo juego de corte muso. Esto implica ciertas mecánicas inamovibles y la sensación de jugar a lo mismo de siempre pero con una nueva apariencia. Aunque no tiene porque ser algo malo, dado que unos pequeños giros de tuerca pueden conseguir un producto fresco dentro de sus limitaciones.

Lo primero que quiero destacar es el apartado visual. One Piece Pirate Warriors 4 sabe añadir las texturas adecuadas para dar un nuevo nivel de vida a los gráficos basados en anime. Realmente se siente vívido y atractivo a la vista con sus colores pastel pero brillantes con texturas más “realistas” en ropa y pelo. Un deleite visual para los fans de One Piece.

A nivel jugable tenemos un juego rápido, ágil y con una personalización que genera cierta variedad. Los personajes se agrupan en categorías como poder, velocidad o técnica; entre otras. Cada categoría ofrece variaciones en la velocidad o daño además del tipo de movimientos que pueden usar. Es decir, mientras Ussop se centra en las trampas y triquiñuelas, Luffy apuesta más por el ataque directo.

El tipo de personaje no necesariamente es fijo, algunos pueden cambiar durante el combate gracias a técnicas concretas. Un ejemplo claro es nuestro futuro Rey de los Piratas que puede cambiar de poder a velocidad mediante el Gear Second. Asimismo, los usuarios de frutas de elemento cambian al activar sus poderes especiales.

En combate cada personaje ofrece sus peculiaridades según los comentado. Cuando alguien como Crocodile activa sus poderes pasa a ser invulnerable hasta que sobrepasemos su escudo. El escudo es una protección adicional ante el daño, por lo general reduce la pérdida de salud mientras está activo, pero con usuarios como Crocodile además anula todo el daño mientras usa sus poderes.

Derribar el escudo no solo incrementa el daño, también aturde al enemigo y permite hacerle combos más largo o elevarlo en el aire para ejecutar combos aéreos. El juego ha apostado fuerte por el combate aéreo. Es clave acabar con el escudo para hacer frente a los jefes más duros, sobre todo si nos atacan en grupo, una muy mala costumbre que tienen en este juego.

Para lograr acabar con todos estos duros, e icónicos personajes, disponemos de una progresión de estilo rpg, done podemos invertir las ganancias en nuevas habilidades, mejoras de estadísticas y nuevas técnicas. Este árbol de mejora ofrece una página común para todos los personajes y otras específicas para cada uno.

El hecho de disponer de una genérica evita toparnos con el muro de un personaje obligatorio recién desbloqueado. Por lo demás basta con mejorar lo que más nos convenza según nuestra forma de jugar. Realmente se nota la diferencia con cada mejora ligera aplicada. Es ese punto en el que te sientes más poderoso a cada pantalla que juegas.

No solo necesitamos dinero para el árbol de mejoras, además debemos invertir medallas. Cada misión superada otorga medallas sobre objetos o personajes de la serie. Estas se usan como tributo para el árbol. La complejidad llega cuando necesitamos ciertas medallas para esa ranura que tanto deseamos. El farmeo es un hecho tangible.

Dentro de lo que es un musou tenemos los elementos de siempre: hordas de enemigos de paja, otros más poderosos a modo de micro jefes y enfrentamientos contra jefes más duros. Estos últimos pueden formar parte de una batalla campal o tener su propio escenario y ser aun más resistentes.

A la práctica tenemos la fórmula de siempre donde recorremos un escenario ambientado en la serie cumpliendo objetivos. Desde conquistar zonas a derrotas micro jefes para ir desvelando la trama, con escenas muy bien representadas de los momentos más míticos de la serie. Es todo un gozo ver esos momentos que marcaron una época con el motor gráfico del juego.

One Piece Pirate Warriors 4 también ofrece objetivos secundarios durante las misiones. Estos nos llevan de un lado a otro ayudando a otros héroes o enfrentando enemigos opcionales para mejorar las recompensas a posterior. Es lo suficiente variado como para no resultar monótono, aunque obviamente no es un juego para estar toda la tarde.

Si bien los combates son entretenidos con los combos y técnicas, las mecánicas caen en lo repetitivo, a la práctica es un juego para jugar un rato y pasar a otra cosa. No significa que sea un mal título, tan solo que el género tiene ya ciertas anclas que limitan su originalidad desde hace años (y entregas). Aun y todo es un género disfrutable gracias al factor fanservice que acompaña cada título.

El modo historia, o dramático, ofrece un paseo por la historia de One Piece desde “sus inicios”, aunque a la práctica los arcos jugables son pocos. El resto de historia se explica mediante cinemáticas o recortes ligeros. La forma de rememorar capítulos intermedios solo es efectiva si ya conocemos la historia de los sombreros de paja.

Por suerte, cada arco jugable ofrece una representación muy competente de la historia. Escenas elaboradas, diálogos durante la acción y una coherencia estable entre las misiones y el vaivén por el mapa. Desde Alabasta a Shabaody, pasando por Marine Ford; One Piece Pirate Warriors 4 da un repaso a los puntos clave del famoso manga de Eiichiro Oda.

No solo hay arcos e historia, también podemos jugar en modo libre cada arco una vez completado. Asimismo, desde el Diario de Tesoros tenemos acceso a misiones alternativas con retos y personajes dispares. Estas ofrecen medallas específicas como recompensa, de cara a mejorar nuestros árboles de personajes, como también la posibilidad de desbloquear otros personajes.

One Piece Pirate Warrios 4 ofrece un modo multijugador para hasta 4 piratas. Si nos reunimos con amigos, o desconocidos, podemos hacer frente a las misiones del Diario de Tesoros y a sus jefes de gran tamaño. ¿Quién no ha querido nunca demostrar su valor contra gigantes de la Grand Line como Sengoku?

En definitiva, One Piece Pirate Warriors 4 es un gran juego para los fans del musou y One Piece. Un título que no innova especialmente, pero que sabe ofrecer una experiencia divertida y entretenida mientras rememora grandes momentos del anime “que nunca llega a su fin”. Como es de esperar en el género, la sensación de hacer lo mismo en bucle está presente y los enemigos pocas veces ofrecen un reto más allá de los grandes rivales. Aunque el apartado visual es sorprendentemente bueno.

One Piece Pirate Warriors 4

69.99
7.8

Nota

7.8/10

Pros

  • Fanservice
  • Es divertido y ágil
  • Gráficamente llamativo

Cons

  • Puede resultar repetitivo
  • Recorta mucho en arcos narrativos
  • Es imposible seguir el hilo sin haber visto la serie

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.