Análisis de Monster Truck Championship para Xbox Series X

Hago un doble análisis esta semana para traeros otro juego de conducción. Ya sabéis lo que dicen: ¡doble o nada! Por ende, vamos a conocer la propuesta de Teyon; distribuida por Nacon, Monster Truck Championship. Un juego de carreras con coches un tanto extremos que nos llevará a conocer el mundillo de los Monster Truck y sus ruedas de tamaño familiar. Entre físicas un tanto impredecibles y pruebas variadas, pondremos a prueba nuestro temple como pilotos de “coches”.

Arcade, pero no tanto

Lo primero que me pasó por la cabeza al ponerme con este análisis fue: arcade sencillito. Sin embargo, lejos de ser un juego plano y simplón, me he encontrado con un divertido título de conducción y simulación, no demasiado exigente, que me ha enganchado durante la última semana. Al más puro estilo simulador de conducción, tenemos un modo carrera donde avanzar por las diferentes ligas y gestionar nuestro equipo y patrocinadores. Lejos de ser un tedioso “excel” donde medir los gastos y los beneficios y sopesar a que eventos nos podemos permitir inscribirnos, Monster Truck Championship nos ofrece una versión más amigable de todo esto.

El menú se divide en los eventos de liga, el taller, el entrenamiento y la administración del equipo. El entrenamiento, como dice su nombre, nos ayuda a entender las mecánicas y las diferentes modalidades del juego. Es un modo importante teniendo en cuenta que no es moco de pavo conducir coches donde las ruedas ocupan más que la cabina. En cuanto al taller, es donde podremos adquirir mejoras, personalización estética y similares. La administración, por su parte, nos da un menú amigable y muy sencillo (gracias, de verdad, gracias) donde escoger a los miembros de nuestro equipo y al patrocinador.

Es importante el menú de administración, porque invirtiendo un poco nuestros beneficios, conseguimos mecánicos, gerentes y otros perfiles que aplican mejoras a nuestro vehículo y otros temas a cambio de sacrificar beneficios en las carreras. Aquí está el punto diferenciador con otros modos carrera de juegos de simulación, pues no hay un calendario mensual que nos resta dinero constantemente, sino que pagamos el porcentaje contratado al final de cada evento. El tema patrocinadores es más simple si cabe, tan solo escogemos un patrocinador y si superamos sus exigencias, nos paga un bonus. Aunque con cumplirlas parcialmente también ganamos un porcentaje del bonus. Todo son victorias.

Ascender por las ligas hasta la cima

La joya de la corona del modo carrera radica en los eventos de liga. Partiendo del nivel más bajo, el barro, participamos en eventos por todo Estados Unidos para ganar renombre y dinero. Cada vez que superamos eventos sumamos clasificación, lo cual no abre el acceso a nuevos eventos hasta llegar al final de la liga; una consecución de pruebas donde podremos clasificarnos para la liga siguiente. Cada evento pide una cuota de inscripción (dineros amigo) y ofrece un premio máximo según la clasificación final. Asimismo, cada evento tiene de 2 a muchas pruebas a superar. De esta forma podemos ver carreras drag, carreras de circuito, destrucción y estilo libre; con sus particularidades cada una.

Los circuitos como tal, son las carreras de toda la vida donde debemos quedar el primero al completar todas las vueltas. Los drags son carreras cortas del punto A al punto B donde nos enfrentamos cara a cara a otro corredor en una serie de carreras de eliminación hasta que nos descalifiquen o ganemos, particularmente me han parecido las más divertidas, pues cualquier error implicar perder. Las pruebas de destrucción y estilo libre son muy similares, se basan en hacer trucos y piruetas en un estadio cerrado para sumar más puntos que nadie. Es divertido probar hasta donde puede llegar un monster truck dando saltos y haciendo el caballito.

En este punto es el momento adecuado para hablar de físicas y conducción. Monster Truck Championship tiene un sistema de manejo que simula en cierta medida lo que es llevar un vehículo de estas características. Pues un mal giro, un acelerón inadecuado o un desnivel en el terreno pueden llevar a volcar el coche o a dar vueltas como una peonza. A todo esto se le suma el simulador de daños sobre el vehículo; el cual es personalizable según cuánto queramos sufrir al volante. El motor, las ruedas (individualmente), los frenos y la carcasa sufren daños. Es posible terminar la carrera sin la carrocería, pero la cosa se complica si el motor está dañado o los ejes de las ruedas tambaleantes. Desde la velocidad y la aceleración, hasta la dirección pueden verse gravemente afectadas cuando los daños se acumulan.

No es la primera ni la última carrera que termino con el motor en llamas. Las físicas por lo general cumplen con lo esperado reaccionando ante los impactos o irregularidades del terreno. No obstante, en algunas situaciones, las físicas han resultado erráticas y poco precisas. En más de una ocasión el motor ha pasado a estar en llamas por tocar con la rueda a otro vehículo, pura magia. En el modo destrucción o libre también resulta impredecible la resistencia del coche. Un salto alto puede terminar sin daños, mientras que caerse de lado haciendo la bicicleta te puede dejar con los ejes de las ruedas dañados. Conducir es toda una aventura en Monster Truck Championship.

Modos para todos

Fuera de los eventos de liga están las típicas carreras rápidas donde escoger circuito y coche libremente. Así como el indispensable modo online para batirnos contra corredores de todo el mundo. Lo que se echa en falta en un juego de este tipo es un modo pantalla partida donde compartir el juego con amigos y familia en nuestro salón. Por lo demás, como propuestas de carreras de Monster Truck, me parece un juego bastante redondo y sorprendentemente bonito a en cuanto a gráficos. No estamos ante un título de fotorrealismo extremo con ray tracing, no obstante cumple gráfica y técnicamente en su versión de Xbox Series X.

En definitiva, Monster Truck Champioship es un divertido simulador con el suficiente componente arcade como para gustar a cualquier que sea fan de los juegos de conducción. En cuanto a modos dispone de un repertorio suficiente, aunque se siente algo escaso de circuitos a nivel general. Supongo que tampoco es que haya demasiados circuitos en el mundo real como para traerlos al juego.

39.99
8.5

Nota

8.5/10

Pros

  • Conducción divertida y desafiante
  • Personalización llamativa de los coches
  • Un modo administración de equipo amigable

Cons

  • Pocos circuitos
  • Algunas físicas erráticas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.