¡Bienvenidos a un nuevo mundo!

Teníamos muchas ganas de disfrutar de un nuevo juego de la saga Monster Hunter, y más aún de poder hacerlo en nuestra Xbox One, y por fin Monster Hunter World está con nosotros. ¡Y de qué manera! Tras más de 20 entregas en otras plataformas, Capcom ha sabido mantenerla viva hasta hoy en día, y esta vez trayéndonos una entrega de nueva generación, pero manteniendo todos los elementos que convirtieron a la franquicia en un clásico: batallas difíciles, sistema de progresión basado en las armas y armaduras, y sobretodo, monstruos gigantescos con unos diseños realmente fantásticos.

Y es que si bien Monster Hunter siempre ha ido enfocado a un público en concreto y el cual entrega tras entrega ya estaba familiarizado con la saga, Capcom no iba a dejar la oportunidad de crear algo más accesible para todos los públicos simplificando ciertos elementos para llegar a nuevos jugadores, e incluso otorgando al personaje más agilidad. Pero no os equivoquéis, el titulo sigue siendo un desafío para los más arraigados en la saga.

Con esto, las primeras horas de juego, con las misiones de rango de cazador bajo, los jugadores se encontraran cómodos, aunque puede de principio parecer apabullante por la cantidad de menús y submenús que posee. Lo primero que tendremos es que pensar que arma queremos escoger y probar con cual nos sentimos más cómodos.

Tenemos a nuestra disposición hasta un total de 15 tipos de armas, cada una con sus habilidades y combos únicos,  con lo que por supuesto también varia el modo de usarlas. Si usamos una gran espada o un martillo nos moveremos más lentos, pero haremos mucho más daño, al contrario que si usamos un glaive o unas espadas dobles, que nos moveremos muchos más rápido y asestaremos más golpes en el mismo tiempo. Como en todos los Monster Hunter el sistema de progresión del personaje, así como la defensa ataque y demás estadísticas van ligadas tanto a nuestra armadura como al arma que portemos en cada momento. Para poder mejorar toda nuestra equipación y  tendremos que recurrir a todo lo que nos ofrece tanto el entorno de los escenarios, de los cuales os hablaré, así como de los monstruos que cacemos.

Rastrea, sigue sus pistas y derrota a la bestia

En Monster Hunter World, como hemos dicho, se mantienen muchos de los elementos, incluso la botánica, con lo que podremos cultivar plantas, setas y otras cosas para realizar pociones, antídotos y demás, pero también lo más esencial de la saga, como el rastreo de las bestias a las que debemos derrotar. Este es uno de los aspectos que más llevadero se hace en esta entrega, ya que se han sustituido las marcas de pintura por los Lafarillos. Estas marcas de luz nos llevarán hasta el enemigo una vez hayamos logrado reunir las huellas, rozaduras o más pistas de la ubicación del mismo.

Una vez demos con él, ya sabemos lo que tenemos que hacer, atacar sus puntos débiles que tendremos que localizar y seguirlo. El monstruo intentará huir una vez que le hagamos mucho daño, momento en el que aprovechará para ir su lecho para intentar recuperar algo de energía.

Crea, forja y evoluciona

Al principio de nuestra aventura, de las 15 armas de estilo diferentes que podemos usar, cada una de ellas tiene dos variantes, de hueso y hierro. Lo mismo pasa con las armaduras y trajes. Si queremos evolucionar nuestro equipamiento tendremos que recurrir a recoger todo el material que deje el monstruo al ser derrotado como membranas huesos, vesículas  y un largo etcétera. Y es aquí donde entra uno de los elementos fundamentales de Monster Hunter World, la forja. Como en otros títulos de la franquicia, la forja será el lugar donde entregaremos los materiales para crear nuevas armas y armaduras en base a la bestia que hayamos cazado, y que a su vez nos otorgarán más ataque, defensa e incluso resistencia a ciertos elementos.

En el caso de las armas tendremos que movernos por un árbol de habilidades, pero como en el caso de las armaduras, necesitaremos derrotar a un mismo monstruo varias veces hasta conseguir todos los elementos que necesitemos. Pero esto de repetir no es malo, ya que el titulo invita a ello y a descubrir nuevas situaciones, además será esencial para elevar nuestro rango de cazador con el que acceder a nuevos mapas y enemigos.

Pero no solo es nuestro equipamiento es del que deberemos preocuparnos, ya que como en otras entregas, aquí también tendremos la ayuda incondicional de los simpáticos mininos, los llamados Felynes. Estos nos darán apoyo con elementos curativos u ofensivos, pero una vez más, con las habilidades en base armas y cachivaches que nosotros les otorguemos, también realizados a raíz de los monstruos derrotados y elementos recolectados.

Además Monster Hunter World cuenta con una vertiente realmente estratégica. Tendremos que ver a qué tipo de arma es inmune o cual más vulnerable cada tipo de monstruo y tener diferentes armas preparadas por si tienen que ser usadas en algún momento. Por suerte, tendremos a nuestra disposición un bestiario en el que poder consultar las debilidades de cada monstruo, así como sus hábitats y costumbres. Siendo este uno de los mejores aspectos del título, ya que lejos de quedar en algo anecdótico, este bestiario es útil y recurrente para todo el que decida salir de caza, ya que es de vital importancia salir con el equipamiento adecuado, si no nos costará más de la cuenta derrotar al objetivo. Eso si no se nos acaba el tiempo límite que tenemos o nos desmayamos una serie de veces.

Sí, en Monster Hunter World no dispondremos de todo el tiempo que queramos para salir de caza. Normalmente, tendremos un tiempo límite para acabar con nuestro objetivo, Pero también tendremos un límite de reapariciones, si nuestra vida llega a cero, volveremos al campamento y tendremos otro intento, así las veces hasta que no podamos seguir con la misión según sus condiciones.

No todo es cazar en Monster Hunter World, también tendremos multitud de misiones secundarias y de investigación que nos darán algunos personajes en el que el propósito de salir al exterior será el de recabar información o recolectar plantas y otros elementos del escenario.

Un mundo vivo, un poblado repleto de cosas que hacer y una historia sencilla pero efectiva

Tendremos diferentes entornos, desde frondosos bosques hasta parajes desérticos y rocosos o mundos que parecen sacados del fondo del océano. Pero lo que destaca de cada uno de ellos es que se sienten realmente llenos de vida, ya sea por la multitud de seres que puedes ver en ellos, cada uno de ellos con sus algoritmos de vida como beber, cazar o dormir, o por toda la vegetación autóctona de cada zona la cual parece tener vida propia. Incluso aunque no sean escenarios realmente gigantescos, en ocasiones tendremos la sensación de visitar nuevas zonas, ya que algunos de estos tienen varias alturas.

Y como he mencionado, no todo es cazar, si no que en los escenarios que visitemos también nos podremos encontrar con otras tareas que hacer como por ejemplo pescar o realizar misiones de búsqueda que nos otorgaran NPCs que nos encontremos, como por ejemplo cazar algún tipo de bichejo o pájaro con nuestra red de caza.

Por otra parte tenemos el poblado de los cazadores, Astera, será el lugar en el que tendremos la forja mencionada, pero también donde están la zona de cultivo o la cantina. En esta cantina podremos comer alimentos los cuales nos otorgarán efectos beneficiosos antes de salir de caza, una vez estemos de vuelta estos efectos desaparecerán. Ciertos elementos que recojamos del escenario, también nos valdrán para que los cocineros aprendan nuevas recetas.

Siempre tendremos algo que hacer en Monster Hunter World, aunque claro está, para poder ir desbloqueando monstruos a los que derrotar, así como escenarios, tendremos que avanzar en la historia principal. Este aspecto funciona, aportando un sentido al juego, y dotándolo de una epicidad que necesita. Una vez más con los Dragones Ancianos como teloneros de la misma. Y pese que al final es lo que menos le podamos dar importancia, es algo totalmente necesario y que además nos ofrece unas cinemáticas de lo más molonas mientras encarnamos a un cazador recién llegado a la 5ª flota. En su piel tendremos que limpiar la zona de los monstruos que amenazan con la destrucción de la isla.

Esta campaña no llevará completarla más de 50 horas según nuestra habilidad, sin embargo el juego se alargará hasta las más de 100 horas si queremos realmente ser completistas.

Mejor cazar en compañía

Monster Hunter World es divertido en solitario, pero mejor y más divertido es en compañía, y pesar de haber atravesado una serie de problemas, hasta hoy, día en el que cerramos este análisis. Capcom ha estado trabajando para ofrecernos un online que funciona, y es que si algo tiene Monster hunter World, es la diversión de compartir las cacería con otros del gremio. Tendremos varias opciones para jugar en línea, accediendo a una sesión online de 16 jugadores o creando una, estas sesiones aunque sean de hasta 16 personas, las cacerías se podrán afrontar entre 4. Para ello tendremos a disposición un tablón de anuncios en los que ver que misiones están en proceso y cual nos conviene afrontar en determinado momento para dar caza a algún monstruo en particular. El título también nos otorgará una clave ID con la que otros jugadores pueden acceder a la misma sesión de forma más directa.

También tenemos la opción de lanzar una bengala durante las misiones con las que podremos pedir socorro a otros cazadores de la misma sesión online para que acudan en nuestra ayuda accediendo desde el tablón a responder a SOS. De la misma manera que lo podemos hacer nosotros.

Por último, tenemos la opción de crear Brigadas (clanes). Con esta opción podremos crear grupos de cazadores con los que accederemos a la misma sesión una vez iniciemos Monster hunter World y accedamos a la opción online.

No suele tener demasiados problemas en cuanto a lag, en mi experiencia, apenas nulos. Además la experiencia cooperativa le da otra pincelada al título y una vuelta de tuerca, aparte de ser más divertido y poder trazar diferentes estrategias en cuanto armamento y demás, las bestias que deberemos derrotar también tendrán más salud, convirtiéndose en un verdadero desafío, y habrá que tener en cuenta que el número limitado de desmayos, así como los elementos que tengamos en el baúl de suministros serán comunes al grupo.

Un apartado gráfico bello y una épica banda sonora a la altura ¡Y doblaje al castellano!

La saga Monster Hunter nunca se ha definido por tener unos gráficos apabullantes, y en esta versión tampoco. Hay ciertos aspectos que han sido más cuidados como la estética de las bestias o de los diferentes entornos que nos encontramos en el juego. Sin embargo, las texturas, sobre todo de cerca no están del todo definidas, siempre y cuando nos fijemos mucho, eso sí. Pese a lo comentado el juego luce de una manera realmente espectacular y efectiva. Si somos poseedores de una Xbox One X, podremos elegir entre tres configuraciones distintas con los que mejorar distintos aspectos, una que prioriza la resolución, otra que prioriza la tasa de frames y otra que prioriza los gráficos.

Otra de las bazas importantes se encuentra en un completo editor de personajes en el que podemos cambiar no solo nuestro aspecto con todo tipo de elementos, sino también la de nuestro felyne, pudiéndole elegir hasta el grosor del pelaje.

En cuanto al apartado sonoro nos encontramos una banda sonora épica y acorde a la saga. Unos temas que funcionan perfectamente con cada escenario en el que peleemos, pero dejándonos en todo momento también disfrutar de los sonidos que nos ofrece la fauna autóctona. Con esto, la mayoría de las veces solo se activará la música una vez entremos en enfrentamiento o en algún momento clave de la trama. Cabe destacar y agradecer el total doblaje tanto en texto como voces al castellano, algo inédito en un título de la saga.

Puntuación
Gráficos
80 %
Sonido
95 %
Jugabilidad
90 %
Diversión/Duración
97 %
Compartir
Artículo anteriorLa última actualización de GTA Online introduce el modo Adversario
Artículo siguiente¿Un nuevo Batman Arkham podría estar de camino?
Para mí el 50% de lo que hace bueno algo es su BSO. Desde mi Atari 1040ST que entiendo los videojuegos como una forma de vida. SEGA mi amor de la juventud, Sony mi amor de aquel verano y XBOX mi presente y espero que mi futuro. Los JRPG y los Fighting Games están a otro nivel.