Electronic Arts y Maxis nos traen un port directo de su versión en PC, pero con limitaciones en su control.

Todo el mundo alguna vez en su vida ha visto o probado una entrega de Los Sims. Cuando Maxis, su desarrolladora, lanzó en 2010 Los Sims 3 para Xbox 360 muchos vimos la oportunidad por fin de jugar a una entrega en consola, pero por desgracia no estaba lo completamente optimizado eliminando muchas cosas que sí tenía la versión de PC. Sin embargo ahora, después de tres años, Maxis nos sorprende de nuevo con un port directo de Los Sims 4 lanzado en 2014. Y digo directo, porque este sí es un calco de su versión en PC, además de incluir todas las actualizaciones hasta la fecha, pero sin sus expansiones, tan solo añadiendo una de ellas, la de Felices Fiestas, quedándose otras fuera y vendiéndose por separado.

Pese a esto, no es algo que podamos echar del todo en cara, ya que por fin los amantes del simulador de vida, y a su vez del juego en consola, pueden disfrutar del juego en toda su plenitud. Pero que viene lastrado por el uso del mando, quedando totalmente en desventaja al pack teclado y ratón, convirtiéndose en tosco y sin motivar mucho a la construcción por el uso desacertado de este.

Pero si quitamos el tema del control, que es sin lugar a dudas el lastre de esta entrega, nos encontramos antes el Sims más novedoso, ya que dispondremos de un nuevo vecindario entre diferentes entornos que elegir, la ciudad, una zona más boscosa u otra más montañosa como si de un paisaje del oeste se tratase. En cuanto a la creación de nuestro personaje principal, nuestro Sim, la customización está mucho más mejorada, pudiendo elegir también sus aspiraciones, profesión y hobbies. Además se han añadido nuevos tipos de Sims con los que jugar, los infantes, que están entre bebes y adolescentes.

Una vez creado nuestro Sim, y elegido la zona donde queremos vivir y evolucionar, toca construir. Y es aquí, donde personalmente no me sentí realmente cómodo a la hora de moverme por los menús, ya que al usar el stick me pasaba el botón a elegir, por suerte hay una opción de moverse por los menús con un botón, pero no llegándola a encontrarla todo lo útil que quisiese. Sin embargo, nos encontramos ante un sistema que nos pondrá las cosas algo más fáciles, como la nueva opción de habitaciones predefinidas, y el sistema que nos permite poner una gráfica cuadricular para poder poner los muros sin margen al error.

Como el buen simulador de vida que es y sin límites de ningún tipo, sin tan ni siquiera tener un fin del juego, sino que los pone el propio jugador, nuestro avatar podrá relacionarse, tener una familia, o incluso morir, apareciendo la parca como de costumbre. La necesidades básicas de nuestro Sim serán de las primeras que nos tendremos que preocupar, antes de cualquier cosa, incluso antes de amueblar nuestra casa. Encontrar un trabajo será primordial para generar dinero, y entonces sí, empezar a crear nuestra, a principios, humilde vivienda. Eso sí, no podremos dejar en ningún momento de alimentar a nuestro avatar, por lo que en primer instancia una nevera será primordial, así como una cama en la que descansar.

Por otra parte tendremos que realzar las emociones de nuestro avatar y mantener contento, al menos al primero, y más tarde toda una familia, divirtiéndole, relacionándolo con otras personas, con las cuales tendremos que medir nuestras palabras si queremos caerles bien, o no. Y por supuesto disfrutar del tiempo libre, ya que tendremos a nuestra disposición gimnasios, karaokes, cafeterías o incluso museos, entre otras tantas cosas.

Pese a parecer básico, Los Sims 4, como sus antecesores, es mucho más que vivir, ya que se nos abre todo un abanico de posibilidades, como por ejemplo, si queremos arriesgar más descuidando ciertos aspectos de la vida cotidiana, despreocupándonos del avatar, y por qué no provocando algunos accidentes, y de esta manera viendo algunas situaciones bastantes graciosas. Pero donde si destaca el título, y donde realmente nos encontramos cómodos, es pudiendo elegir entre la amplia cantidad de muebles, puertas, ventanas y demás trastos con los que construir la vivienda de nuestros sueños, o al menos creándola según nuestros gustos personales reales.

Al fin y al cabo todo el mundo conoce Los Sims, pero si nos ceñimos a los que nos atañe, que es la versión en consola del título, echamos algunas faltas, como la posibilidad de usar peinados, ropa o personajes creados por la comunidad de jugadores, aunque no se descarta que Electronic Arts lo incluya en un futuro, y por qué no, también el uso de mods, teniendo Los Sims una de las comunidades más activas en este tipo de cosas. Otra de las cosas de las que se pueden echar en cara es la poca inclusión de elementos extras, ya que si bien, como he comentado, incluye el pack felices fiestas, han dejado otros 3 vía DLC y que realmente podían haberlos incluido con el juego principal, si no que han preferido vendérnoslo por separado o bien en u pack casi por el mismo precio que el juego principal.

Gráficamente el juego luce bonito, manteniéndose gráficamente al igual que su versión de PC, ofreciendo unos detalles cuidados en todos y cada uno de los aspectos del juego. Y en cuanto al sonido y su música, mantiene el aire simpaticón y juvenil que caracteriza a la saga, por supuesto con el clásico idioma Sim.

Puntuación
Gráficos
80 %
Sonido
85 %
Jugabilidad
60 %
Diversión/Duración
90 %
Compartir
Artículo anteriorUnboxing cascos Turtle Beach Stealth 600
Artículo siguientePrimeras capturas de Gohan, Kid Buu y Gotenks en Dragon Ball FighterZ
Para mí el 50% de lo que hace bueno algo es su BSO. Desde mi Atari 1040ST que entiendo los videojuegos como una forma de vida. SEGA mi amor de la juventud, Sony mi amor de aquel verano y XBOX mi presente y espero que mi futuro. Los JRPG y los Fighting Games están a otro nivel.