Little Big Workshop es un juego adictivo y divertido, conviértete en el mejor patrón de este pequeño gran mundo capitalista.

Cómo si de “Charlie y la Fábrica de Chocolate” se tratara, en Little Big Workshop tendremos que gestionar una fábrica en miniatura con unos adorables currantes con un parecido razonable a los umpas lumpas de la película protagonizada por Johnny Deep. Pero esta vez no fabricaremos chocolate, sino todo tipo de cachivaches. Desde mesas, taburetes o tablas de snowboard hasta guitarras eléctricas, cachiporras para orcos o gnomos de jardín. Un simpático a la vez que exigente juego de gestión que nos hará estrujar los sesos en más de una ocasión.

Lo primero que veremos al empezar es la mesa de trabajo de alguien que no sufre de TOC, ya que estará llena todo tipo de herramientas desparramadas por doquier. Pegamento abierto derramado, varias chocolatinas a medio comer, una taza de café bien llena para aguantar la dura jornada laboral y cómo no, el cerco que ha dejado en la mesa la que presumiblemente haya sido la primera de esas tazas. Antes que nos demos cuenta, ¡ring, ring! Ya suena el teléfono. Nuestro primer cliente, quién nos lleva de la mano por el tutorial, nos hace nuestro primer encargo, unos gnomos de jardín.

Ha llegado nuestro momento, ¡manos a la obra!

A la hora de realizar los encargos el planteamiento es sencillo, veremos el plano a realizar dividido en tres nodos. Primero los materiales que nos harán falta para llevarlo a cabo. En segundo lugar, escoger la mesa de trabajo adecuada donde se realizará la tarea y por último, una descripción del producto final. Una vez ejecutado el proceso, nos pondremos a elaborar nuestra primera creación. Recogeremos los materiales en el muelle de carga y nuestros empleados se encargarán de llevarlo a cabo. Una vez realizado el proceso, será hora de entregar nuestro primer pedido. Cuando el repartidor llegue a nuestro muelle, le echaremos una mano para cargar la mercancía en su camión.

Después de realizar y cobrar por nuestro primer pedido, llega el momento de pagar salarios a nuestros empleados. Aunque más adelante entraremos en la sección de economía que nos presenta el juego, sigamos con la expansión de nuestro negocio. Nuestra siguiente tarea a realizar, debido al gran éxito de nuestros gnomos de jardín, será creas unas estanterías dónde almacenar nuestro producto. En el proceso de cada creación, según la calidad de los materiales que escojamos, tendrá una mejor o peor aceptación de cara al cliente.

Cuida y mima a tu plantilla si quieres que rindan como es debido

Pronto nos daremos cuenta que debido a la sobreexplotación de nuestros queridos trabajadores, caerán desmayados ante tal mala práctica. Es hora de darles una sala de descanso. Como debería ser en todos los lugares de trabajo, no basta con poner una distracción pegada a su puesto de producción. Para ello deberemos habilitar una sala de descanso dónde puedan ir a tomarse un café, desayunar algo y despejar la mente.

Una parte muy acertada de Little Big Workshop, es la dar nombre y apellido a cada trabajador que contratemos. Se pueden editar fácilmente desde el menú de los trabajadores, permitiéndonos crear un vínculo más profundo con ellos. Podremos recrear a nuestra cuadrilla de amigos o vengarnos de algún antiguo jefe malhumorado haciéndole realizar las peores labores del taller.

Es el mercado, amigo

Como era de esperar, no sólo vamos a dedicarnos a la construcción de gnomos y estanterías para ganarnos el pan. Así que es hora de expandir nuestro mercado. En la sección “Mercado” encontraremos todo tipo de productos en los que enfocar nuestro taller. En ella podremos ver tanto la demanda de los productos en cuestión como el precio que tienen en el mercado en cada momento. Para saber qué producto escoger y triunfar como empresa, deberemos fijarnos tanto en el esfuerzo que nos llevará a cabo realizarlos como lo facilidad de salida que tendrán de cara a nuestros estimados clientes.

Cuando ya hemos descubierto cuál va a ser nuestro próximo producto para dar el pelotazo, recibimos otra llamada. Nuestros gnomos han sido un éxito, hay que construir más y lo más rápido posible. A través de esta mecánica, habrá momentos en los que tendremos que priorizar entre la creación de unos productos sobre otros. El mercado manda y aquí hemos venido a triunfar.

Hablemos de la economía de Little Big Workshop

Sin duda, la parte más dura y exigente del juego, ya que es esencial mantener nuestras cuentas en positivo para que no tenga que cerrar la empresa, si eso pasa, el juego habrá terminado. En Little Big Workshop serán muchas las veces que rondemos los números rojos, pero no pasa nada, podemos asumir una deuda de hasta 5.000 monedas antes de que bajemos la persiana definitivamente. Ahí entra en juego nuestra capacidad de gestionar nuestros fondos. Es recomendable no excedernos en las compras de maquinaria que no vayamos a necesitar ni en contratar a demasiados empleados. Un buen consejo es ir realizando puntos de guardado por si alguna vez nos equivocamos, para no tener que empezar de cero otra vez.

Según vayamos realizando los diferentes hitos que nos propone el juego, expandiremos nuestro mercado hacia productos mucho más elaborados para fabricar. Ahí es cuando la dificultad aumenta en gran manera. Deberemos ampliar nuestro taller, mantener una distancia cómoda entre los pasillos de las distintas estancias y cuidar el estado de nuestras máquinas para que no paralicen la cadena de producción. Este último punto es muy importante. Ya que los pedidos que nos pidan expresamente nuestros clientes tendrán un tiempo estipulado para su entrega. En caso de no lograrlo, podremos acabar la parte que no terminamos y guardarla por si en un futuro tiene salida o deshacernos de ella para ahorrar espacio.

Hay que mantener la empresa a flote y tener a nuestros clientes contentos

No hay nada más satisfactorio en Little Big Workshop que ver las arcas rebosantes de dinero y que nuestros clientes no paren de alabar nuestro buen trabajo. Para ello deberemos encontrar el equilibrio entre realizar los retos que nos pidan nuestros clientes y buscar productos en el mercado que tengan buen precio y no sean complicados de realizar. Ya que algunas veces, los pedidos especiales de nuestros clientes no nos reportarán muchos beneficios, pero servirán para mejorar nuestra relación con ellos. Hay que tener visión de futuro en esto de los negocios.

A medida que vayamos realizando misiones y ganando experiencia podremos desbloquear con puntos de habilidad más maquinaria para nuestro taller, mejorar nuestras habilidades de marketing y también podremos especializar a nuestros trabadores para que rindan mejor en determinadas áreas. También aparecerán a lo largo del juego diversos eventos aleatorios que deberemos atender. Espías corporativos, ratas en al almacén, moho, no serán pocas las adversidades a las que nos tendremos que enfrentar. Como podéis ver, no le falta detalle a en cuanto a gestión se refiere a Little Big Workshop. Dónde podremos invertir una cantidad de tremenda cantidad de horas en un juego casi “infinito”.

Conclusiones finales de Little Big Workshop

Poco más queda que añadir al sistema de mecánicas más importantes del juego. En el aspecto artístico, gráficamente es un juego muy resultón con un diseño de objetos y maquinarias de lo más gracioso. La música se limita a ser un agradable sonido de ambiente que no molesta pero tampoco aporta demasiado, creo que cumple su función perfectamente. Los diálogos y expresiones de nuestros trabajadores son graciosos, vocecillas agudas que parlotean un idioma inventado.

El único “pero” que le pongo al juego es que en su versión de Xbox One X, donde he analizado el juego, ha tenido varias caídas de frames y se ha congelado momentáneamente en alguna ocasión. Quitando esos problemillas técnicos que tampoco han arruinado la experiencia en absoluto, me ha parecido un juego muy divertido y en el que volaban las horas a medida que lo jugaba, siendo a veces difícil encontrar el momento de cuando parar. Si os gustan este tipo de juegos de gestión, cómo por ejemplo Two Point Hospital, no puedo hacer otra cosa que recomendarlo para que le deis una oportunidad.

Little Big Workshop

19,99€
7.5

Nota

7.5/10

Pros

  • Divertido y adictivo sistema de gestión con miles de recursos
  • Curva de dificultad bien medida que no decae tras largas horas de juego
  • Sistema de progresión con los clientes y evolución del taller

Cons

  • No cuenta con la mejor optimización técnica en su lanzamiento
  • El tutorial puede quedarse algo corto para hacer funcionar debidamente todos sus apartados mecánicos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.