Una pixelada y desafiante oda al ingenio usando mecánicas simples

De la mano de Potata Company, un pequeño estudio ruso compuesto por solo 2 personas, nace Gravifire, un desafiante juego de puzles donde nuestra aliada, a la vez que enemiga es la gravedad. Láseres asesinos nos pondrán a prueba para colocar cada cosa en su lugar.

Somos la llama verde, abducida por alienígenas, que nos someterán a innumerables tests sus maquiavélicos experimentos, y hasta que no los solucionemos todos no podremos volver a casa. Nuestra única herramienta, a parte de ingenio, es poder controlar la gravedad de algunas salas.

Nos centraremos primero en el diseño artístico, donde Potata Company echa mano del pixel de toda la vida con unos escenarios bastante simples y sin muchos detalles en los que fijarnos. Las animaciones son las justas, tanto del personaje como la de los elementos móviles de los distintos niveles.

gravifire

Siempre en pantalla tendremos la disposición de los distintos elementos que forman parte del desafío, usando formas y colores que no destacan demasiado. Unas cajas, unas rocas cuadradas y las zonas objetivo con pocos colores, ademas de los indicadores de gravedad en los 4 puntos cardinales, que se iluminan y se animan de la manera más básica.

Dado que estamos ante un juego de puzles, la música debería ser el perfecto acompañamiento a los quebraderos de cabeza (benditos sean) que nos proporciona Gravifire, pero tan solo escuchamos unos segundos o un fragmento de tema que se repite sin cesar en cada uno de los 50 niveles del juego.

Hay pocos efectos de sonido en sí, que cumplen sin más, pero que tampoco influyen mucho en la jugabilidad, aunque el poco texto que encontramos tanto en las 2 escenas que nos cuentan algo de la corta historia y los menús la encontramos en español neutro.

Cada vez que cambiamos de tercio en cuanto a mecánicas de rompecabezas, tenemos un pequeño (inciso en lo de pequeño por que apenas se ve) gif a modo de tutorial, mostrando las novedades jugables de nuevos elementos con los que lidiar. Así, el juego se centra en la resolución de puzles.

gravifire

Nuestro protagonista deberá colocar las cajas necesarias en sus plataformas destino ya sea empujándolas o moviéndolas usando la gravedad, que desplazará todos los elementos móviles excepto a nosotros. Podemos activar la tracción hacia arriba, abajo, derecha o izquierda, aunque no en todos los niveles estarán las 4 disponibles.

Hemos de tener cuidado, porque no podemos empujar dos bloques a la vez, ni tampoco tirar de ellos, solo empujar, así que la gracia del título radica en pensar bien nuestros movimientos antes de quedar bloqueados. Aún así, no hay límite ni de tiempo, ni de movimientos, por lo que tenemos libertad para pensar bien nuestra estrategia.

Cuando se añade alguna mecánica nueva, como esquivar los láseres fijos que nos matan al contacto o rompen las cajas teniendo que reiniciar el nivel, o pinchos en la pared donde se incrustan las cajas, se añade un incentivo más. Hay también otros bloques que se mueven a través de un tubo y que pueden tanto ayudarnos como entorpecernos.

A veces habrá varias habitaciones, pero nosotros solo nos podremos mover por una, así que la única manera de interactuar con esa parte del nivel será la gravedad. Estos rompecabezas está muy bien pensados, pese a la simpleza de las mecánicas, y algunos, como el nivel 40, serán un auténtico dolor de cabeza.

No hay una única manera de completar los niveles, ya que como comenté, no hay límite de movimientos o tiempo, pero tampoco agrega mayor jugabilidad, ya que prácticamente siempre es lo mismo; llevar unas cajas a unas plataformas. Se echa en falta algún tipo de mecánica más, o incluso algo más de desafío que no sea el de pensar en la posible solución.

Además de echar de menos algún desafío extra (los logros se consiguen al completar los 50 niveles sin más), quizás hubiera sido un aliciente extra, aunque artificial, recoger algún tipo de coleccionable o ítem (como las fresas de Celeste), algún potenciador o desbloquear partes de historia (de haber querido escribirla) y darle algo de vidilla al título.

La única rejugabilidad de Gravifire es resolver de nuevo los puzles, pero sin premio extra en forma de ilustraciones, logros, puntos o cualquier forma de recompensa por darle otra vuelta al título. Aunque si te gusta estrujarte el cerebro un poquito, aquí tienes a un buen candidato para pasar unas pocas horas dándole al coco.

gravifire

En conclusión, con Gravifire tenemos ante nosotros el típico juego de puzles que podemos encontrar en teléfonos móviles, aunque sin ninguna limitación de tiempo, movimientos o desafíos extra. El juego hace bien lo que ofrece, pero más bien nos sabe a poco en cuanto lo terminamos (si es que no se te acabe la paciencia); aunque si miramos el precio, es recomendable.

Las sensaciones a los mandos son buenas, pero apenas usamos un stick para movernos y el otro para dirigir las partes móviles usando la gravedad, más el botón A para reiniciar el escenario. Aún así, los 50 niveles son siempre los mismos, y creo que le ayudaría para otras vueltas o bien más escenarios, o bien un modo extra con desafíos de tiempo y generación de nivel aleatorio.

Gravifire estará disponible el 3 de marzo en Xbox One, Playstation 4, Nintendo Switch y desde el 25 de noviembre de 2020 está disponible en PC vía Steam.

Gravifire

4,99€
7

Nota final

7.0/10

Pros

  • Puzles ingeniosos
  • La mecánica de la gravedad
  • Dificultad ajustada

Cons

  • Poca variedad
  • Banda Sonora de 30 segundos
  • No hay Re-jugabilidad
  • Falta algo como coleccionables o incentivos extra

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.