Analizamos Gods Will Fall, un juego en el que deberemos vengarnos de los dioses celtas que han puesto contra las cuerdas a la humanidad

La mitología celta es una de las más difusas debido a la falta de escrituras originales, ya que esta no logró sobrevivir al Imperio romano y sus idiomas originales se perdieron. Gods Will Fall reúne a varios de sus dioses más reconocidos en una historia de crueldad y rebelión. Dónde un puñado de hombres y mujeres, cansados de sufrir bajo el yugo de unos dioses despiadados, deciden enfrentarse a ellos.

Gods Will Fall, desarrollado por Clever Beans y editado por Deep Silver, es un título que bebe de distintos géneros. Mezcla un sistema de combate del tipo soulslike con toques de aleatoriedad típicos de los roguelike. Todo es a través de un clásico sistema de RPG dónde nuestros personajes suben de nivel, aprenden habilidades y pueden equiparse con distintas armas y objetos. Pero no lo hace de una forma convencional, han conseguido crear una fórmula que mezcla bastante bien todos estos conceptos, dándole un gameplay divertido y una rejugabilidad inusual. No será fácil superar esta aventura, dónde seguramente necesitaremos varios intentos y algo de suerte para poder ver los créditos finales.

El naufragio de una rebelión

Gods Will Fall arranca con la rebelión de la humanidad en contra de sus dioses. Tras reunir en una flota a todos los humanos capaces de blandir una espada, los dioses muestran su ira en una tormenta marítima. Tan sólo un puñado de supervivientes consigue llegar a la isla dónde estos habitan para acabar con ellos.

Con tan sólo ocho guerreros, deberemos adentrarnos en una isla en la que encontraremos diez mazmorras. Hay distintos tipos de guerreros, unos fornidos con más vitalidad y otros más ligeros que disponen de una mayor movilidad. Cada uno de ellos vendrá equipado con un tipo de arma que ofrece un set de movimientos distintos. Cabe decir que cada vez que iniciemos partida, estos se generarán de forma totalmente aleatoria. Nos moveremos a través de la isla con nuestro grupo de supervivientes, aunque sólo uno podrá entrar dentro de cada mazmorra.

Tras superar una primera mazmorra a modo de tutorial, seremos libres de ir a investigar cualquiera de las diez mazmorras dónde habitan los dioses. Cada mazmorra tendrá un nivel de dificultad aleatorio, que no podremos saber hasta que no escojamos a un guerrero para adentrarnos en ella. Si uno de nuestros guerreros muere dentro de una mazmorra, este quedará atrapado en ella y no conseguiremos liberarlo hasta que otro de nuestros combatientes logre superarla.

Estos dos puntos de aleatoriedad mencionados, son la parte roguelike de Gods Will Fall. Aunque la estructura de las mazmorras no varía en ninguna partida, sí lo hacen los enemigos que encontraremos en ellas. También lo será la vida de los dioses a los que nos enfrentaremos al final de cada instancia. Así que nunca sabremos que dificultad tiene una mazmorra hasta que nos adentremos en ella. De tal forma que si todos nuestros guerreros mueren o quedan atrapados dentro una mazmorra nuestra partida habrá acabado.

El combate de God Will Fall

El combate de Gods Will Fall tiene casi todos los ingredientes que encontraríamos dentro de la saga Souls: ataque débil, ataque fuerte, esquiva y contraataque. Todo ello acompañado de distintas armas que ofrecen un moveset totalmente distinto con el que deberemos adaptar nuestro estilo de combate en cada situación. Espadas, hachas duales, mazas pesadas o lanzas de varios niveles de fuerza que se aplican al daño que ejercen sobre nuestros rivales.

Encontraremos una gran variedad de enemigos con distintos patrones de ataque, además de una cantidad de salud variable dependiendo de la dificultad de la mazmorra. Los jefes que nos encontraremos al final de cada mazmorra también tienen un diseño y patrones de ataque únicos. La salud de los jefes también será variable según la dificultad, aunque podremos menguar la salud de éstos derrotando a tantos enemigos básicos cómo podamos.

Otra variable muy importante del sistema de combate tiene que ver con nuestra salud. Nuestros guerreros cuentan con un sistema de sed de sangre que nos permitirá recuperar la vitalidad perdida. Cuando resultemos heridos, nuestros golpes contra los enemigos generarán furia, que irá rellenando nuestra barra de vida. Pero no podremos hacer efectiva la regeneración de salud hasta que no activemos esta habilidad a través del bóton LT. La sed de sangre también aumentará nuestra fuerza en combate, pero lo hará en mayor medida si la activamos cuando tengamos poca vitalidad y mucha furia generada. Si apuramos nuestra salud para recuperar varias barras de golpe, durará varios segundos, proporcionándonos una buena ventaja en combate. Un muy buen sistema de riesgo recompensa.

Por último, también encontraremos distintos objetos consumibles dentro de cada mazmorra que nos ayudarán a superarla. Desde mejoras de salud o velocidad de movimiento, hasta arcos, escudos y cuchillos arrojadizos que desaparecerán tras unos pocos usos.

Progreso, mejoras y desventajas

La vertiente RPG de Gods Will Fall está implementada de una forma original. El sistema de progresión también tiene una parte aleatoria dentro de este título. Las primeras ventajas o desventajas a las que nos enfrentaremos estarán ligadas al pasado de nuestros personajes. Ciertas mazmorras otorgarán beneficios o debilidades a algunos guerreros, puede ser por algún recuerdo traumático o por su sed de venganza.

Nuestros guerreros cuentan con tres parámetros variables: salud, fuerza y velocidad. Además de habilidades únicas que irán ganando a medida que vayamos derrotando a los distintos dioses. Cada vez que superemos una mazmorra, casi todos nuestros héroes sufrirán alteraciones en sus estadísticas y habilidades. Normalmente irán ganando puntos de salud o fuerza, aunque también pueden sufrir lesiones que menguarán sus atributos temporalmente.

Cada vez que salgamos victoriosos después de enfrentarnos a un dios celta ganaremos varios objetos y armas. Podremos equipar las armas que encontremos entre nuestros supervivientes, pero deberemos desechar el resto. De tal forma que los guerreros atrapados en otras mazmorras nunca podrán mejorar su equipamiento ni subir de nivel. Los objetos consumibles que obtengamos, irán a parar a nuestro inventario y podremos equipárselos a cualquier guerrero antes de entrar a una mazmorra.

Diseño artítico

Gods Will Fall tiene un diseño artístico muy colorido y variado. Aunque no disponga de los modelados más punteros, son muy resultones y no afectan en nada a la jugabilidad. El diseño de niveles es muy variado, en algunas mazmorras es muy vertical e incluso algo laberíntico. Gracias a la mecánica del juego de reducir la vida del jefe derrotando enemigos, hacen de la exploración algo casi obligatorio.

La banda sonora y los efectos de sonido está muy bien, con una música ambiental de los más lúgubre que consigue crear una atmosfera muy inmersiva. Nuestros personajes carecen de diálogos, tanto escritos como hablados. Toda la narrativa corre a cargo de una voz en off que narra la historia de todos los hechos sucedidos en un idioma presumiblemente inventado, pero con un tono de voz gutural que aporta un ambiente más tétrico al juego aún si cabe.

Conclusiones finales

En general Gods Will Fall me ha gustado bastante, aunque he tenido mis momentos. La parte de aleatoriedad ofrece una rejugabilidad casi infinita al juego, haciendo cada run totalmente distinta al resto. Lo más probable es que necesitéis varios intentos para lograr acabar con tan sólo un dios. El hecho de no conocer la dificultad de las mazmorras hace del factor suerte una variable muy importante, quizás demasiado. Un buen indicador para hacernos una idea de la dificultad suele ser la cantidad de vida de los jefes, en las mazmorras más asequibles suelen tener alrededor de 30 puntos de salud. Así que si veis a un jefe con unos 60 puntos de salud y unos enemigos muy duros, será mejor probar suerte en otra instancia para poder equiparnos mejor y subir nivel.

En términos de jugabilidad es muy divertido y engancha bastante. El sistema de progreso le da mucha variedad a cada run. En mi caso jugué alrededor de cinco partidas en las que fui conociendo todas las mazmorras. Cada una de ellas con resultados parecidos, la pérdida de casi todos mis guerreros hasta encontrar una mazmorra asequible. Seguramente gracias a la suerte, conseguí hacer una partida en la pude acabar con los diez dioses. Esto me llevó a descubrir que si tienes suerte con las mazmorras que escojas de inicio, a partir de la tercera o cuarta la dificultad de casi cualquier mazmorra se vuelve mucho más asequible debido a las mejoras de equipos y habilidades de nuestros guerreros. Por lo que ese exceso de factor suerte puede convertirse en algo frustrante en nuestros primeros intentos.

Gods Will Fall

24,99€
8

Nota

8.0/10

Pros

  • Buen sistema de combate y progresión
  • Gran diseño de niveles, enemigos y jefes
  • Variedad de guerreros, habilidades, armas y objetos que hacen cada partida totalmente distinta

Cons

  • Exceso de factor suerte, además de la aleatoriedad que puede resultar frustrante en las primeras partidas
  • Aunque el control es satisfactorio, a veces resulta molesto combatir en algunas zonas por no ser todo lo preciso que debería
  • La curva de dificultad desciende bastante a medida que progresamos en la partida

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.